Javier Lasarte en el Colegio de Abogados
Javier Lasarte en el Colegio de Abogados - Raúl Doblado

Javier Lasarte: «Con Franco apenas se pagaban impuestos»

El catedrático de Derecho Tributario Javier Lasarte se muestra contrario a las amnistías fiscales y dice que sólo en «casos excepcionales se podría hacer alguna pero pagando lo que le corresponde»

Jesús Álvarez
SevillaActualizado:

Javier Lasarte Álvarez es catedrático emérito de Derecho Financiero y Tributario en la Universidad Pablo de Olavide. Ganó su cátedra en Granada y fue catedrático en la Universidad de Sevilla hasta 1999. Por esa época dos partidos le ofrecieron formar parte de sus listas al Parlamento pero prefirió no meterse en política. Ha sido profesor invitado en la Universidad de la Sorbona de París, Estrasburgo y Bolonia, a cuya comisión de Doctorado en Derecho Tributario pertenece.

Es académico de número de la Real Academia Sevillana de Legislación y Jurisprudencia y autor de numerosas publicaciones trabajos científicos por los que ha obtenido, entre otros, el premio del Instituto de Estudios Fiscales. Se jubiló a los 70 pero sigue investigando y colaborando con la institución que fundara Rosario Valpuesta.

¿Con Franco se pagaban impuestos?

Muy pocos. La última gran reforma se hizo en 1964 y luego se pusieron algunos parches. ¿Pero qué servicios se recibían?

¿Tiene amigos o conocidos que no paguen el IVA a un fontanero?

Si alguien le dice que no conoce a nadie que trate de no pagar el IVA le está mintiendo.

¿Qué le parecen las amnistías fiscales? ¿Tenían sentido cuando se hicieron?

Se han hecho tres amnistías fiscales en España, una con Felipe González, otra con Zapatero y otra con Rajoy. Yo estoy en contra de ellas, en general; en los casos excepcionales en que sea necesaria, considero que habría que pagar porcentajes fiscales que estén mucho más cercanos de los que pagamos los demás contribuyentes. Insisto, en casos excepcionales. Y lo que haría es no sancionar si paga lo que le corresponde. Pero no menos.

Lo que pasa es que casi nadie lo haría.

Bueno, relativamente. El que lo tenga en un paraíso fiscal no lo va a sacar de allí nunca y en Europa no hay tanta posibilidad de ocultar fondos.

¿Hay un poco de escarmiento fiscal en algunos casos de famosos, futbolistas, por ejemplo?

Sin lugar a dudas. Y los escarmientos no me gustan, aunque sí me gusta que se sepa que Hacienda funciona.

¿Es posible que ocurra algo ahora así?

No. Y en esa época las sanciones eran del 300 por ciento, lo cual me parece exagerado. Ahora es del 150 por ciento y se considera bastante duro.

¿Le han hecho a usted alguna vez alguna investigación paralela?

Sí. Tres: en dos, por errores de la propia Hacienda, y en una por un error mío. Se corrigió y no hubo más.

¿Cree que Maxim Huerta, que dimitió como ministro de Cultura, obró mal cuando recurrió judicialmente la sanción a Hacienda por tributar ingresos a través de una sociedad instrumental?

Si esa sociedad, que es perfectamente legal desde los años 80 del pasado siglo, no tenía actividad alguna, mi opinión sería que podría haberse constituido de forma fraudulenta para reducir el pago de impuestos.

Los asesores fiscales ganan mucho dinero, ¿con lo que sabe de impuestos no ejerció nunca como tal?

Sí, durante trece años.

Los fiscales ya dirigen sus acusaciones contra los asesores fiscales. Por ejemplo, en los casos multimillonarios de Messi y Ronaldo.

Sí, porque ninguno de los dos futbolistas sabe nada de impuestos. Las leyes admiten a veces interpretaciones fiscales diferentes y eso genera controversias jurídicas. De todas maneras, yo he conocido a dos tipos de asesores: los prudentes, que nunca meten en un lío a sus clientes; y los osados, que tienen un atrevimiento asombroso.

¿Y quienes ganan más dinero: los prudentes o los osados?

Los asesores prudentes permanecen mucho más tiempo asesorando a los contribuyentes y los arriesgados suelen acabar perdiendo a sus clientes.