Inauguración de la exposición que conmemora los 50 años de Altair
Inauguración de la exposición que conmemora los 50 años de Altair - VANESSA GÓMEZ

Espadas: «Altair es algo más que un centro educativo»

Fotografías, libros, revistas, enseres o vídeos se recogen en una exposición sobre los 50 años del centro inaugurada este martes

SEVILLAActualizado:

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, inauguró ayer ante doscientas personas la exposición que conmemora el 50º aniversario de Altair, tercero de los grandes eventos que se celebran para conmemorar esta efemérides tras la misa del arzobispo del mes de octubre y la presentación del libro «Altair, medio siglo con sus barrios. Un compromiso social» escrito por Luis Augusto Pascual y presentado en noviembre y de cuyo contenido también se hace eco uno de los paneles de la exposición ayer inaugurada.

El acto comenzó con la intervención de Ángel Medina, alumno de la segunda promoción del centro que enumeró «los pequeños detalles que hacen grande a los profesores y a los alumnos del colegio Altair». Mencionó también las palabras de San Josemaría al recordar que «se trata de hacer lo ordinario extraordinariamente bien», y agradeció a los padres y profesores que «el espíritu de los comienzos siga adelante». A continuación tomó la palabra el presidente del consejo de administración de Safes-Altair, Pedro Jiménez, quien recordó que «hemos procurado inculcar a casi 10.000 estudiantes valores permanentes, ciudadanos honestos y honrados para que puedan hacer una sociedad más permeable, equitativa, justa, y una Sevilla más grande y más próspera», dijo al agradecer al alcalde su presencia y cederle la palabra.

Juan Espadas quiso compartir con los presentes sus catorce años de formación en un centro educativo que cumple 75 años como son los Salesianos de la Trinidad. «Creo que esto es algo más que un colegio o un centro educativo para este barrio y para la ciudad de Sevilla», añadió. Además de lo que hace, «sin duda esos 50 años se han unido a un barrio de gente trabajadora, sacrificada, que con esfuerzo ha conseguido encontrar un futuro mejor», dijo. Sus alumnos son «10.000 historias que forman un enorme tesoro en torno al cual se configura una gran familia». «La historia de las personas es lo que al final construye y hace ciudad y a la gente creíble», añádió.

Espadas y Juan Manuel Flores recorren la exposición
Espadas y Juan Manuel Flores recorren la exposición - VANESSA GÓMEZ

«Se construye desde los valores»

«Solo se construye desde los valores como seguro son los que se imparten aquí cada día. Con humildad, pensando en el futuro y pensando en que sois para esta ciudad una parte importante de su presente, lo fuisteis de su pasado, pero también de futuro», dijo antes de visitar la exposición. El acto contó con la presencia, además de padres, amigos, entidades vecinales y antiguos alumnos, del delegado del Distrito Cerro Amate, Juan Manuel Flores; el actual director del centro, Javier Delgado; el subdirector, Juanjo De Paiz; el primer director, José María Prieto; el presidente de Safes, Pedro Jiménez y la presidenta del Ampa, Gema García.

Para el director del centro, que actualmente cuenta con 1.200 alumnos, Javier Delgado, esta esposición «es uno de los actos más significativos del 50 aniversario junto a la presentación del libro y la misa celebrada por el arzobispo en el mes de octubre», dijo. Como comentaba el autor del libro conmemorativo, Luis Augusto Pascual, y se puede leer en uno de los paneles de la exposición «cuando en 1965 se imprimió la edición para bibliófilos de "Camino", por deseo expreso de San Josemaría dispuso que los beneficios de esta edición especial se destinaran al "Centro Cultural Obrero Altair de Sevilla"», dijo.

«Una experiencia de libertad»

Su primer director, José María Prieto, comentaba como «esta exposiciónj es como volver a recordar aquellos años del comienzo de Altair, colegio del que oí hablar por primera vez en 1960 y proyecto que hicimos con Miguel Ferré y Alberto de la Lastra en Trianahasta 1967», dijo. «Mi impresión a lo largo de los años es que Altair es una experiencia de libertad. Desde el primer momento quisimos dar a conocer la importancia de desarrollar la libertad que tenemos dentro para ponernos al servicio de los demás. Sin esa sensibilidad no es posible ningún acto educativo. El valor que existía era la pobreza, sin ella no es posible construir nada. El otro basamento es el esfuerzo, ya que en aquellos años todos los alumnos tenían que hacer un gran esfuerzo, que es una ganancia porque nos ayuda a conseguir cosas», señaló. «Es preferible tener muchas ideas aunque se tenga poco dinero», comentaba para concluir quien fuera director cinco años de Altair antes de pasar a la Facultad de Filosofía, donde fue nombrado profesor emérito.

Para la directora del Ampa, Gema García, esta exposición «es el reconocimiento a la gran labor que ha hecho Altair durante estos años en el barrio. El agradecimiento a profesores y directivos que han luchado por hacer realidad un sueño que tuvieron hace cincuenta años», señaló.

«Huella en el barrio»

«Son cincuenta años de trabajo de mucha gente que ha dejado huella en el barrio. Familias desfavorecidas que han tenido una oportunidad única de una educación de calidad con una tasa de fracaso escolar muy baja», comentaba el gerente del centro, Esteban Guerrero.

Por otro lado, Miguel Mora (alumno de la segunda promoción y actual director de la escuela deportiva) «guarda recuerdos entrañables de aquellos años porque prácticamente vivía aquí. Al vivir en Madre de Diós, estaba aquí todo el día. Los amigos los hemos hecho aquí. Ahora soy director de la escuela deportiva que este año cumple también 43 años», recuerda.

La exposición, que incluye boletines, el listado de los 500 profesores que han pasado por el centro, banderines de las primeras promociones, libro de firmas, y demás enseres utilizados durante los últimos cincuenta años, podrá visitarse en el hall del Edificio Central durante los horarios en los que permanece abierto el colegio hasta el próximo mes de marzo incluido.