La Policía Nacional permanece custodiando la casa donde se produjeron los hechos
La Policía Nacional permanece custodiando la casa donde se produjeron los hechos - V. E.
Tiroteo en Écija

Tiroteo en Écija: los sospechosos son un padre y su hijo dueños de la vivienda donde «El Pelúo» fue tiroteado

La Policía Nacional permanece custodiando la casa donde se produjeron los hechos, que se barajan como un ajuste de cuentas por el contrabando de tabaco

ÉcijaActualizado:

Poco información ha trascendido del tiroteo mortal en el que perdió la vida «El Pelú0», un personaje muy conocido en Écija y que murió el pasado lunes al ser tiroteado en una urbanización cercana a Cuesta Blanca.

Poco se sabe este miércoles de los motivos que llevaron al fallecido M.R. de 44 años de edad, conocido como «El Pelúo» y a su hermano M.R. hasta la casa del presunto asesino a primera hora de la tarde, ni de los motivos reales por los que éste apuntó su arma contra el costado de la víctima y le propinó un disparo mortal.

Si en un principio el rumor popular apuntaba hacia una disputa relacionada con el tráfico de drogas y sustancias estupefacientes, los últimos indicios, sin embargo, apuntan más certeramente hacia una pelea por el contrabando de tabaco.

El juez que instruye el caso ha decretado el secreto del sumario y si bien el hermetismo de los vecinos y de las fuentes oficiales tras los hechos es total, poco a poco se van conociendo detalles esclarecedores del caso.

Por ejemplo, que los dos detenidos por el asesinato son padre e hijo y los propietarios de la vivienda donde se produjeron los hechos. Una vivienda situada en un pequeño barrio con unas diez viviendas y chalets, en unos de los caminos aledaños al camino principal que da acceso a la urbanización Vía Augusta, conocida como Cuesta Blanca.

Un pequeño barrio

Un pequeño barrio que nada tiene que ver con la urbanización de casas y chalets de lujo que hay al final del camino, en donde todos sus vecinos son trabajadores y se conocen bien y en el que hasta ahora nunca había pasado nada.

Un barrio tranquilo a las afueras de Écija que aún está asimilando la expectación y el revuelo mediático que ha despertado el caso. El mutismo es total entre ellos, pero el sentimiento es común: aún hoy no dan crédito del horror de la tarde del lunes.

Desde los primeros momentos del lunes, las redes sociales y los mensajes de whatsapp se hicieron eco de testimonios con mayor o menor verosimilitud sobre lo ocurrido. U

no de los más desgarradores y que se hizo viral en toda España es el de un hombre que describía cómo su hermana conducía por el camino principal dirección al trabajo, acompañada de su jefe cuando de repente la víctima saltó sobre el capó herido pidiendo ayuda acompañado de una mujer que gritaba pidiendo auxilio porque los querían matar.

Esta mujer, cuyo nombre no ha transcendido, fue la encargada de trasladar al herido hasta el Hospital de Alta Resolución de Écija con una herida profusa en el costado, donde nadie pudo hacer nada por su vida.

A lo largo de la mañana de ayer, la Policía Nacional tomaba declaración a los testigos de los hechos y se apuntaba a que el arma del crimen era una escopeta incautada en el momento de la detención.