Es noticia:

Plagio Eurovisión Se reconoce el plagio en Eurovisión de «Toy»: ¿Qué consecuencias tendrá en el concurso?

Los autores de la canción ganadora de Eurovisión 2018 compartirán su autoría con Jack White después de alcanzar un acuerdo

Netta Barzilai, ganadora de Eurovisión 2018, en una imagen reciente
Netta Barzilai, ganadora de Eurovisión 2018, en una imagen reciente - Reuters
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Netta Barzilai ganó en mayo el festival de Eurovisión con «Toy», pero desde entonces no ha podido zanjar el rumor, cada vez más grande, de que su tema estaba más que «inspirado» en el famoso hit de The White Stripes «Seven nation army». La discográfica del ya extinguido grupo de rock, Universal, inició tras el festival un requerimiento formal, avisando a Sony de la posible vulneración de los derechos de autor de la canción con la que la israelí triunfó en Lisboa. Medio año más tarde y, para evitar consecuencias más dramáticas como una posible demanda (y condena), Sony comunicó que el líder de la banda, Jack White, será reconocido como coautor del tema.

A pesar de que los detalles del acuerdo no han sido aireados, según publicaron medios locales, el rockero de Detroit recibirá parte de los derechos de autor que genera «Toy». Una solución pactada que puede responder a intereses mayores que la propia reputación de los compositores y la artista. El reglamento de Eurovisión exige que la canción con la que concursa cada candidatura sea inédita. Una posible condena por plagio podría invalidar la victoria de Netta y la celebración del certamen en Israel, a tan solo tres meses de su desembarco en Tel Aviv.

El tema sobre el que se basa la acusación, «Seven nation army», fue publicado en 2003 y consiguió un Grammy a la mejor canción rock al año siguiente. Por su parte, la canción ganadora de Eurovisión 2018 fue compuesta por Doron Medalie y Stav Beger arreglado con el inconfundible estilo de la cantante y DJ israelí y que le valió el triunfo. Cuando se hizo pública la denuncia, Netta defendió a los autores: «Muchas cosas suenan igual en la música, pero no es el caso. La acusación no tiene base», apuntó.

«Vivimos en un mundo donde hay una línea muy fina entre el plagio y la similitud, y todas las melodías posibles ya han sido inventadas», comentó en su día uno de los autores. Sin embargo, su discográfica prefiere ahora echarse a un lado y reconocer a Jack White como artífice de un tema que vivirá por muchos años en la memoria eurovisiva.