Es noticia:

Muñeca rusa Natasha Lyonne, la nieta de supervivientes del Holocausto que triunfa con «Muñeca rusa» y Netflix

La actriz, protagonista y creadora de la aplaudida serie de la plataforma, cuenta con una nominación al Emmy por su trabajo en «Orange is the new black» y ha trabajado en sagas como «American Pie» y «Scary Movie»

Natasha Lyonne, en «Muñeca rusa»
Natasha Lyonne, en «Muñeca rusa» - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Tras el reciente éxito de «La casa de papel», «You» o «Élite», «Muñeca rusa» se ha consagrado como el nuevo «hit» de Netflix. La ficción creada por Leslye Headland, Amy Poehler y Natasha Lyonne y protagonizada por esta última está funcionando de maravilla en la compañía, y se ha convertido en una de las series más aclamadas del último mes.

Estrenada el pasado 1 de febrero, «Muñeca rusa» cuenta en los ocho episodios de los que consta su primera temporada –de una media hora cada uno– la historia de la joven Nadia Vulvokov, una excéntrica mujer soltera y fumadora compulsiva que se queda encerrada en la velada de celebración de su 36º cumpleaños. Al más puro estilo «Atrapado en el tiempo», la película que protagonizó Bill Murray en los noventa, pero con una particularidad: que Nadia muere cada noche y se despierta al comienzo de la velada, en el cuarto de baño del local donde celebra su fiesta.

En la serie, que cuenta con un claro componente feminista, tiene un peso superlativo la propia Lyonne. No solo porque la haya creado, protagonizado e incluso dirigido (está al frente de uno de los capítulos), sino también porque «Muñeca rusa» es quizá su proyecto más personal. Gracias a la ficción, la intérprete, que ya era una consagrada actriz, se ha consolidado como una notable creadora.

Lyonne lleva la práctica totalidad de su vida dedicándose a la industria audiovisual. Estandarte del feminismo y nacida en Nueva York el 4 de abril de 1979, la actriz vivió y creció durante su infancia en Israel junto a su familia materna. Sus abuelos por parte de madre, de hecho, eran dos judíos supervivientes del Holocausto nazi, por lo que desde muy pequeña la intérprete se instruyó en el judaísmo. De hecho, cuando sus padres se divorciaron y regresó a Nueva York, estudió en la escuela privada judía Ramaz.

La intérprete comenzó a actuar desde bien pequeña. Con apenas seis años participó en el filme «Se acabó el pastel» y en la serie «Pee-wee's Playhouse» y desde entonces, ha trabajado casi en un centenar de proyectos. Interpretó a la pequeña Polly en la divertida cinta «Daniel el travieso» y tras ello, se dio a conocer con importantes papeles en la gran pantalla. En especial, en títulos de comedia.

En ese aspecto, dio vida a Jessica en «American Pie» y en su secuela, antes de hacer lo propio con Megan en «Scary Movie 2». Participó en «Colgados en Beverly Hills» como Vivian; en «Blade: Trinity» como Sommerfield; y volvió a hacer de Jessica en «American Pie: El reencuentro».

Aunque más allá de ello –y de «Muñeca rusa»– el gran papel de su vida se lo debe a la televisión y a Netflix. A lo largo de las seis temporadas emitidas de «Orange is the new black», la ficción sobre ese singular grupo de reclusas en la que se han basado posteriormente títulos como la española «Vis a vis» –aunque la gran pionera en el género fue «Wentworth»–. En la serie de Netflix, Lyonne interpreta a Nicky Nichols, una de las protagonistas de la serie. Su trabajo en ella, de hecho, le valió la nominación para su único Emmy, en 2014.

La trayectoria de la actriz también ha sido reconocida en festivales menores, como los de Mónaco y Jersey City. Pero ha sido «Muñeca rusa» el título con el que ha conseguido consagrarse como una de las intérpretes más reconocidas del momento.