Es noticia:

Crítica de «Buñuel en el laberinto de las tortugas»: Animación de un documental y documento de un desánimo

Esta película es tanto un complejo boceto de la personalidad de Buñuel como un hermoso homenaje a la figura de Ramón Acín

Fotograma de «Buñuel en el laberinto de las tortugas»
Fotograma de «Buñuel en el laberinto de las tortugas»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Luis Buñuel es los ojos más gordos del cine y su mirada más singular, provocadora y abrasiva. Su talento es descomunal, inabarcable, y que aquí, en esta película de animación, se abarca en parte al enfocarlo en sus años de juventud, tras el estreno de «La edad de oro» y sus primeras y eternas dudas entre lo radical y bulboso del surrealismo y lo arbóreo y frondoso de lo real. Está basado en el cómic de Fermín Solís, y se narra esencialmente el rodaje de su documental «Las Hurdes, tierra sin pan», que pudo rodar gracias al dinero afortunado (la lotería) de su amigo y artista aragonés Ramón Acín Aquilué, fusilado por su ideología anarquista al principio de la Guerra Civil. Y esta película es tanto un complejo boceto de la personalidad de Buñuel como un hermoso homenaje a la figura de Ramón Acín.

El director es Salvador Simó Busom y acierta en sus dos opciones técnicas para filmar a este Buñuel y a esta obra: elige una animación peculiar, alejada del modo o moda que exige el ojo actual, pero muy bien armada de concepto y de estética, y por otro lado elige una mezcla difícil, la de introducir en la representación animada momentos reales del documental de Buñuel, lo que le proporciona al dibujo la energía y la firmeza de un acta notarial. La historia permite, además, penetrar en ese mundo oscuro y en la personalidad cerrada que acompañaba a Buñuel (flashback, visiones, pesadillas, símbolos…), conocer la miseria y emoción de aquella España y también la miseria y emoción del laberíntico cineasta.