OPINIÓN

El turismo aguanta

Frente al frenazo del sector a nivel nacional, los datos de ocupación en la provincia siguen creciendo

Actualizado:

Cuando España estaba sumida en lo más profundo de la gravísima crisis que ha padecido en los últimos años, el único sector que dio un ligero respiro a la economía nacional fue el del turismo. Fueron años en los que la economía no sólo se paró de golpe, sino que sufrió un fuerte retroceso del que aún hoy no nos hemos recuperado, pese a estar en la buena senda. El turismo, sin embargo, aguantó el tirón merced fundamentalmente a los visitantes llegados desde el extranjero. Diversos estudios realizados por los expertos en el sector afirman que este tipo de turistas son menos rentables que los nacionales, ya que de promedio gastan menos en restaurantes, comercios o visitas culturales. Pero son los que generaron ingresos cuando más falta hacían. Al ser la industria turística la que mejor combatió la crisis, también fue la primera que la superó y desde hace ya varios años está en cifras muy por encima de otros sectores. Tanto, que hoy día y a nivel nacional empieza a estancarse, con un ligero retroceso en este año en relación a 2017. Nada especialmente preocupante a corto plazo.Prácticamente todos los destinos turísticos españoles han cubierto y superado sus expectativas. Pero sí es un síntoma claro de que hay que seguir apostando por ellos.

En la provincia de Cádiz, sin embargo, este estancamiento no se ha dado este verano. Bien al contrario, se han superado ligeramente los datos de ocupación hotelera con respecto al año 2017, por lo cual no cabe sino felicitarse. Pero no relajarse, porque si aún no hemos tocado techo estamos a punto de hacerlo, por lo que hay que estar prevenidos.

Cádiz tiene potencial para acoger aún más turismo y, sobre todo, de mayor calidad. Es necesario seguir apostando por ese turista nacional que genera ingresos más allá del hotel en el que se aloja. Y también ha llegado el momento de apostar de forma decidida por un turista de calidad, de alto poder adquisitivo, sobre todo en determinadas zonas. Fundamentalmente Sotogrande y también aunque en menor medida, Sancti Petri, son las grandes referencias. Pero hay que ampliar ese abanico. Un ejemplo perfecto es El Puerto de Santa María. Un lugar idóneo para este tipo de turismo que desde los tiempos de Hernán Díaz no levanta cabeza. Ni el gobierno posterior del PP ni el actual del PSOE han sido capaces de dar con la tecla para relanzarlo y revitalizarlo. Ahora, sin duda, es el momento para planteárselo en serio de una vez por todas.