OPINIÓN

Tarde y mal

Va a ser difícil que el comercio y el turismo se beneficien de una ciudad con exornos navideños tan escasos y tristes

Actualizado:

El anuncio de que numerosas calles comerciales de Cádiz tendrían durante las próximas fechas festivas una iluminación navideña mayor y mejor, perdida y reclamada en anteriores meses de diciembre, apaciguó a los comerciantes, que aplaudieron el supuesto refuerzo. Sin embargo, llegadas estas primeras fechas en las que ya relucen otras capitales, la consecuencia vuelve a ser una decepción justificada.

Argumentar antes la voluntad de ahorro o anunciar ahora más gasto en vano sirve de poco cuando el resultado final es el mismo: semanas de retraso y unos exornos que más que alegrar resultan tristes para casi todos. Puede que este rechazo inexplicable a celebrar la Navidad pueda convencer a unos pocos pero deja en la estacada a muchísimos más que