Toni Iwobi se saluda con Matteo Salvini
Toni Iwobi se saluda con Matteo Salvini

El primer senador negro en Italia es de la xenófoba Liga Norte

Tony Iwobi, 62 años, empresario informático, ha sido elegido en representación del partido que quiere expulsar de Italia a 600.000 inmigrantes

Actualizado:

Por primera vez Italia tendrá un senador negro. Toni Iwobi, 62 años, de origen nigeriano, reside en Spirano, un pueblo de 5.700 habitantes de la provincia de Bergamo, en la región de Lombardía. Lo paradójico es que Tony Iwobi, con una licenciatura en informática y una empresa en este sector, con dos hijos, entrará en la Cámara alta en representación del partido xenófobo que lidera Matteo Salvini, la Liga Norte, de extrema derecha, que en las elecciones generales del pasado domingo logró el 17,5 % de los votos, el mayor porcentaje de su historia, superando a su aliado Forza Italia, de Silvio Berlusconi.

Iwobi está inscrito desde hace 25 años en la Liga Norte y tras ser elegido senador ha dado las gracias en su página de Facebook a Salvini: «Es un gran líder que ha convertido a la Liga en la primera fuerza política del centroderecha». Llegó a Italia con 22 años, con una visado para estudiar en la universidad de Perugia, y ha sido responsable de inmigración de la Liga, elegido por el propio Salvini.

En la Liga lo llaman, sin embarazo, el liguista negro, y hace un par de años, en la convención anual del partido, un discurso suyo desde el palco se convirtió en viral en las redes sociales, porque el lema fundamental de su argumentación fue el mismo que ha hecho famoso Matteo Salvini, es decir, se debe «ayudar a los inmigrantes en su país de origen»: «La izquierda quiere hacernos creer que la acogida es solo cuestión de solidaridad, pero nosotros nos oponemos. En realidad, la inmigración es gestionada por la criminalidad. Toda África en Italia no cabe. Por tanto, nosotros lo decimos: Hay que ayudarles en su casa», sentenció Toni Iwobi.

«África no cabe en Italia»

El nuevo senador nació en una familia católica de diez hermanos -viven seis- y todos los años regresa de vacaciones a Nigeria. Iwobi fue muy crítico con las posiciones de Cecile Kyenge, ministra de color en el gobierno de Enrico Letta. Se opuso muy duramente a la batalla de la ministra en favor de la concesión de la nacionalidad a los hijos de inmigrantes nacidos en Italia («ius soli»): «Eso es una locura. En principio, un niño italiano con dos padres extranjeros sería ya un problema, según mi opinión. Pero, sobre todo, el «ius soli» permitiría la invasión de mujeres inmigrantes, que vendrían a dar a luz a Italia, solamente para tener la nacionalidad de forma automática. Sería un caos incontrolable. Y luego, ¿quién pagaría los servicios sociales para todos los nuevos ciudadanos, teniendo en cuenta que no hay dinero ni siquiera para las familias italianas?», concluyó Iwobi, quien demostró tener muy bien aprendida la lección que durante estos años ha repetido por toda Italia su líder Salvini.

Expulsar a 600.000 inmigrantes

Ese miedo que la Liga ha extendido por todo el país le ha permitido recoger resultados impresionantes. Un caso emblemático es Macerata, ciudad en la que un militante de la Liga Norte, Luca Traini, 28 años, disparó con una pistola contra personas de color, hiriendo a seis de ellas, el pasado 3 de febrero. Allí la Liga Norte obtuvo, en las elecciones del 2013, un 0,6% de votos y el pasado domingo llegó al 21%. «La culpa del ataque de Macerata es de quien abre las puertas a los clandestinos», dijo entonces Matteo Salvini, quien prometió en la campaña electoral expulsar a 600.000 inmigrantes cuando fuera elegido primer ministro.

El senador Iwobi considera su elección una «bella noticia»: «Ahora se abre una fase llena de responsabilidad. Yo pertenezco a la patria, pero también a los territorios que me han elegido. No hay que olvidar de dónde se viene», declara el senador, quien se deshace en elogios hacia su líder: «Salvini es un gran dirigente que tutela a los inmigrantes. Los regulares son sus hermanos».

«Raza blanca», en peligro

Sin duda, la noticia es por los menos singular: Iwobi ha llegado a ser senador gracias a una fuerza que ha hecho de la batalla a la inmigración uno de sus caballos de batalla. Basta con recordar una declaración, durante su campaña electoral, de Attilio Fontana, elegido el pasado domingo presidente de Lombardía, que Iwobi considera su territorio. Fontana expresó su temor por que la «raza blanca» corre peligro de extinción si no se frena drásticamente el número de inmigrantes: «No podemos aceptar a todos los inmigrantes que llegan; debemos decidir si nuestra etnia, nuestra raza blanca, nuestra sociedad deben continuar a existir o deben ser canceladas». Ante el escándalo que suscitó, incluso en Europa, Fontana se justificó diciendo que había sido un «lapsus». Matteo Salvini se ha alegrado, como no podía ser de otra forma, de la elección de Iwobi, aprovechando la noticia para escribir en Facebook: «El racismo está solamente en la izquierda».