GTRES

22 de junio, el día en el que Alba Carrillo y Feliciano López demostraron que los guapos también lloran

En menos de once meses, la modelo y el tenista pasaron de posar felices el día de su boda a anunciar su divorcio. Han pasado dos años, ambos han encontrado de nuevo el amor y pocos entienden por qué se casaron

MADRIDActualizado:

Once meses. Ese fue el tiempo que pasó entre «La divertida boda de Alba Carrillo y Feliciano López» y «Feliciano me ha pedido el divorcio de manera fría y distante». Lo único que ambas portadas tenían en común era el color de la vestimenta de la modelo: el blanco.

El divorcio de Alba Carrillo y Feliciano López fue el tema del verano en 2016. Un día como hoy, 22 de junio, la revista «Hola» publicaba una entrevista en la que la joven explicaba cómo había sido su separación y dejaba declaraciones del tipo «¡Si nos hemos visto poquísimo desde que nos casamos!», «de un deportista siempre esperas que no tire así de fácil el partido» o «romper un corazón es una cosa muy fuerte». La modelo comenzaba así una guerra contra el tenista y su familia que se mantiene a día de hoy. Pero, ¿cómo se llegó hasta aquí?

Alba Carrillo «venía de Fonsi Nieto» (en palabras de ella) cuando, en 2013, comenzaba su noviazgo con Feliciano López. Guapos y exitosos en sus carreras profesionales, se perfilaban como la pareja perfecta. «Alba es la mujer de mi vida. Es la que más quiero y aquella que más me ha marcado en mi vida», decía entonces el tenista.

Los novios el día de su boda
Los novios el día de su boda - GTRES

El 17 de julio de 2015, se daban el «sí, quiero» en una boda por todo lo alto en Toledo de la que, como se sabría más tarde, dudaban ambos novios. La modelo lució tres vestidos de Rosa Clará -uno de ellos llegó a estar a la venta en las tiendas de la firma por 3.000 euros- que, tras el divorcio, subastó a favor de una asociación de mujeres maltratadas. Hubo exclusiva, hubo luna de miel (también exclusiva) y, antes de su aniversario, llegó el divorcio.

Entre los platós y el juzgado

Viernes, plató de «Sálvame Deluxe». Jorge Javier Vázquez y el resto de tertulianos se ríen con Alba Carrillo, cuando ella asegura que solo mantenía relaciones con Feliciano viendo el programa. «De hecho, estoy aquí y me estoy poniendo un poquito», añadía. Más risas.

DE SANBERNARDO
DE SANBERNARDO

El divorcio fue el nacimiento de la Alba más televisiva, y eso que había saltado a la fama gracias al concurso «Supermodelos». Se volvió una habitual en el plató de «Sálvame», fue presentadora del efímero «Hable con ellas», participó en «Supervivientes»... Entró por la puerta grande de Telecinco, quizá por sus semejanzas con Belén Esteban: joven, ingenua y rubia se enamora de un famoso que la engaña.

El problema llegó cuando Feliciano López se cansó de ver a su exmujer hablar de sus intimidades. Derecho al honor, intromisión en la intimidad... los juzgados no daban a basto con tanta demanda, y eso que todavía quedaba por llegar el plato fuerte. Alba le reclamaba a Feliciano la mitad de lo ganado en sus once meses de matrimonio, alegando que se habían casado en régimen de gananciales. El problema era que un par de meses después de celebrar su boda, el tenista convenció a su esposa para que firmara la separación de bienes.

En abril de 2017, Carrillo y López se divorciaban oficialmente y la modelo se quedó sin la pensión compensatoria y sin los 120.000 euros que había solicitado. También tuvo que pagar las costas del juicio.

Dos años después

Hoy, Feliciano López presume de amor junto a la modelo Sandra Gago. Alba Carrillo continúa su vida enamorada de su hijo y de un joven ingeniero, David Vallespin. En Instagram no queda ni una sola foto que atestigüe la existencia de su relación.

GTRES
GTRES

Pero Alba no olvida. Aconsejó a Ana Boyer no casarse con Fernando Verdasco y en varias ocasiones ha interpelado ante los micrófonos a Gago. La última, hace unos días, cuando le aseguró que «cuando vengas llorando te abrazaré, que vas a llorar».

Un último apunte. En el faldón de la revista que publicaba su boda había unas fotos de Eugenia Martínez de Irujo junto a José Coronado, con quien vivió un breve romance de verano. En el de su divorcio, aparecía la boda de Sara Verdasco, quien ya lleva celebrados dos aniversarios.