Salvi en el partido en Elche
Salvi en el partido en Elche
Cádiz CF

La pizarra del Elche 0-0 Cádiz CF

Los amarillos muestran sus carencias ofensivas en un partido en el que Cervera dispone en el campo de todo su arsenal
Por  10:26 h.

Más de un problema

El Cádiz CF tiene más de un problema, de eso no hay duda. Los enanitos le crecen a un equipo que ahora mismo no es ni por asomo el conjunto que ha mantenido el liderato durante toda la temporada y que ganaba partidos casi por castigo. A este equipo ahora mismo le cuesta la vida ganar encuentros, le cuesta una barbaridad crear juego y sobre todo está muy lejos de su mejor forma física.

Con todo, y a pesar de que el panorama no parece halagüeño, hay motivos esperanzadores a los que agarrarse. Defensivamente el equipo estuvo muy bien en Elche, eso unido a la calidad de la plantilla y de su entrenador, son motivos para pensar que el triunfo cadista no debe estar tan lejos. Realmente el Cádiz CF no ha hecho partidos tan malos después del confinamiento, es cierto que los buenos momentos del equipo se cuentan con los dedos de una mano, pero esta plantilla tiene mimbres de sobra todavía para retomar el camino del triunfo.

En Elche, Cervera sacó su arsenal y apostó por un once ‘jugón’ pero su equipo no tuvo apenas presencia ofensiva en un partido encaminado al empate desde el inicio. La reflexión continúa en un equipo que necesita una victoria como el comer.

1. Un once para tocar y jugar

Álvaro Cervera sacaba lo máximo que tenía en ataque. Con solo dos delanteros disponibles en ataque, Cervera apostaba por Nano con Jurado, Perea, Álex, Salvi y  Bodiger como jugadores del centro del campo hacia delante. Un arsenal ofensivo con jugadores que tratan bien el balón pero que en ningún momento encontraron conexión dentro del campo.

Sobre todo porque el Cádiz sigue sin robar balones y así es complicado. Depender de los fallos de los rivales hace que estés a expensas de tener una posesión que no llega. Cervera apostaba por poner a Salvi en la punta dejando a Jurado y Perea en las bandas. La idea era buscar la velocidad del sanluqueño a la hora de encontrar desmarques que solo llegaron con el tanto anulado a Nano Mesa. La idea era buena pero apenas funcionó. Jurado y Perea se iban al centro cuando podían en una demostración más de lo que Cervera está buscando. El técnico sabe que necesita cambiar aspectos del patrón de juego para que su equipo funcione y gane partidos.

2. Partido sin ritmo ni ocasiones

Hablamos del juego del Cádiz CF pero habría que hacer mención al rácano juego del Elche que apenas inquietó a Cifuentes. El juego ilicitano fue tan plano como el amarillo y eso hizo que el ritmo del encuentro fuera tan lento que el partido se convirtió en un auténtico tostón. Cervera quitaba a Nano y metía a Álvaro Giménez en el descanso pero de nuevo el ex del Almería jugaba en banda, donde su aportación es prácticamente nula. Con Salvi anclado en la punta y a veces en las bandas las ocasiones brillaban por su ausencia ya que ni Jurado ni Perea olían la pelota. Así imposible.

3. Cambios sin efecto

El entrenador cadista movía el árbol introduciendo refrescos desde el banquillo. Sergio González sustituía a Bodiger, Pombo a Jurado y finalmente Alejo entraba por Salvi. Nada de nada. Solo una jugada individual de Perea y un lanzamiento de Pere Milla al final pudieron mover el marcador. La entrada de Pombo merece un breve análisis: el jugador se pierde muchísimo y se enroca en lo que no debe hacer. Su aportación debe ser mucho mayor de cara a ayudar a sus compañeros.

Otro capítulo es Álvaro Giménez. Está claro que su posición en banda no le ayuda pero aún así no parece que el jugador esté fino de cara a ser un futbolista referencia. Otro jugador que debe ser importante en esta recta final.

Con el margen de mejora que tiene este equipo y la calidad que atesora en la plantilla, está claro que el Cádiz CF necesita un empujón en forma de victoria para acercarse al objetivo del ascenso.