Álex celebra su tanto de penalti ante el Zaragoza.
Álex celebra su tanto de penalti ante el Zaragoza.
Cádiz CF

Espadas blandidas

La pugna por el ascenso se augura larga, exigente y sin tregua ni descanso hasta final de temporada
Por  11:20 h.

Con la calidez urgente de una primavera anticipada, bajo el oro viejo con que el invierno aún tiñe al sol, el pasado domingo precía sonreir con multiplicados colores y el Carranza se vestía de fútbol vespertino y verdadero, de magia, de impaciencia, de dramática emoción. Un ambiente de fiesta grande y de ilusión por el equipo, que recordaba a las grandes citas vividas en nuestra ciudad y que confería a la jornada un sabor de tumulto amarillo, de muchedumbre apasionada, de esperanza y preocupación.

Con la palpable tensión de unas gradas abarrotadas y la incertidumbre en el césped ante el choque de dos colosos, el partido entre Cádiz CF y Zaragoza adquiría rango de alta magn¡itud, de trascendencia prematura, de tensión caliente y arrebatada.

Y si maravillosos fueron los preliminares no menos portentoso resultaría el tenso transcurrir del duelo, en el que dos firmes candidatos al ascenso dirimieron, en noble lid, buena parte de sus opciones. Un espectáculo digno de jerarcas de la tabla que brindaron todo su esfuerzo en pos de la victoria, y cuyas tablas finales mantienen sendas espadas blandidas en una pugna, que se augura larga, exigente, sin tregua ni descanso hasta final de temporada.

Puntos de suma importancia los que estaban en juego, de los que solo uno pudimos incorporar al zurrón, tras un partido que contó con diversas alternativas, pues pareció que se podía ganar en un principio, que se despeñaba hacia la derrota después y que finalmente se empató. Con el récord de tiros a puerta realizados y con el desazonante asombro ante las tremendas paradas del meta contrario, la sensación ofrecida por los locales invita, sin duda, a la esperanza.

La vuelta a la mejor versión de Salvi, rápido, vertical y desequilibrante, la brega incansable de Álex, Garrido y José Mari, la inspiración salvadora del exquisito Perea, la solidez defensiva del conjunto..a lo que se suma la incorporación de una renovada tanda de delanteros, no pueden conducir más que al optimismo para afrontar este apasionado trayecto que aún resta hasta el final de liga.