Álvaro Cervera, en el banquillo de La Romareda.
Álvaro Cervera, en el banquillo de La Romareda.
Cádiz CF

Peña Dodotis

El halago es bueno, pero en grandes dosis debilita
Por  11:51 h.

“Podéis soñar con lo que queráis, pero yo sé donde estoy”, ha dicho Álvaro Cervera. Por algo decía hace dos semanas que es un tipo normal, porque dice cosas normales, sensatas. No es que sea de la Peña Dodotis, como yo, que puedo estar entre los cinco primeros socios perfectamente, sino que sabe que esto es muy largo, que no somos la Juve de Cristiano jugando contra el Alpredrete, la Balompédica Flamenca y el Racing de Don Pistacho.

Las euforias son tan malas compañeras de viaje como ser de la Peña Dodotis, que es un servidor. Lo último te hace ser demasiado cauto, llegando al ‘cagonismo’, pero lo primero puede hacer que lo que es bueno o muy bueno se torne en fracaso. Un falso fracaso, pero un fracaso al fin y al cabo. Hablar de ascenso, por muy verdad que sea que estamos primeros destacados, de renovaciones y de cantos de sirenas no hace más que desviar la atención.

Una atención que debe estar centrada en recuperar a los lesionados y en el partido contra Las Palmas. Porque ese y solo ese es el objetivo inmediato del equipo. Sumar en puntos, en convencimiento, en actitud y sobre todo, no escuchar esos cantos de sirena, porque el halago es bueno, pero en grandes dosis debilita. Lo demás, para mayo.

La Peña Dodotis a la que pertenezco fielmente desde hace años es verdad que vive apesadumbrada cada partido, que es capaz de ver un contratiempo donde no lo hay y que a pesar de la victoria, tal y como pita el árbitro ya está pensando en el siguiente partido, en que hay que ganar porque si no…. Cuando todo va bien piensa en la historia, en campos malditos, en malas decisiones arbitrales. Disfruta poco.

No es bueno que seáis de esta peña, ya os lo digo. Pero tampoco es malo que se cojan ciertos conceptos como “no hemos ganado nada todavía”, “vamos paso a paso que esto es muy largo”, “hay que seguir creciendo”, “vamos a esperar al final a ver qué pasa”.

No es que los integrantes de la Peña Dodotis sean derrotistas, no tiene por qué, simplemente los hay que son cautos y que saben que al final esto es deporte, que se trata de meter la pelotita y que a veces la pelotita es muy caprichosa. De ejemplos está la historia llena. No pido que Carranza sea la Peña Dodotis, pero seamos cautos y sigamos en la ‘LLNSN’ y la filosofía cholista: partido a partido, por favor.