El portuense Iza en un entrenamiento.
El portuense Iza en un entrenamiento.
Cádiz CF

Un lateral por derecho

Iza se ha asentado a las mil maravillas en el sistema de Cervera pese a llegar con menos ruido que otros
Por  17:36 h.

El Cádiz CF ha empezado la temporada de forma intachable. Es indudable. Solo una mala actuación en Alcorcón acompañada de un dudoso arbitraje con tres expulsiones y dos penaltis en contra, pudieron con los de Álvaro Cervera, que además de esos tres puntos sólo han cedido dos ante un Deportivo al que no se le logró meter mano en Carranza. Dicho sea de paso, es reconfortante comprobar cómo a medida que avanza la Liga el coliseo amarillo comienza a apretar creando una sensación parecida a la de sus mejores tiempos, en el que la afición local provocaba que el equipo rival no consiguiera superar a los cadistas a pesar de unos resultados ajustados.

Desde la primera jornada, prácticamente todos los miembros del once titular han logrado despuntar en un momento u otro de la temporada. De hecho, no solo las últimas incorporaciones como la del Choco Lozano, Nano Mesa o Iván Alejo han destacado por su calidad notable en el juego sino que además también lo han hecho otros jugadores que ya se encontraban bajo las órdenes de Cervera en las campañas anteriores como Salvi, Perea o el incombustible Espino.

Sin embargo, me da la sensación de que hay una figura que ha pasado desapercibida a pesar de que se plantea como uno de los imprescindibles. Se trata de Iza Carcelén, una de las primeras llegadas del verano a la nave amarilla y que desde el primer momento se ha situado, en parte gracias a la lesión de Carlos Akapo, como uno de los fijos en las alineaciones del técnico cadista.

Y es que Iza, que engrosa además la lista de futbolistas gaditanos de la primera plantilla, se ha asentado a las mil maravillas en el esquema de un Álvaro Cervera que exige a sus defensas, ante todo, rigor atrás para que éstos posteriormente se puedan permitir incorporarse al ataque. En ambas cosas destaca el portuense, pues no sólo consigue ganar la posición a cualquier rival, sino que ha sido clave en el ataque amarillo en más de una ocasión.

Su ausencia en Málaga puede servir, precisamente, para ganar la notoriedad mediática que, creo, se merece debido al buen rendimiento que está ofreciendo un futbolista que, recordemos, viene de cosechar dos descensos consecutivos y que ha sabido reinventarse para convertirse en dueño y señor del lateral derecho del mejor líder de las últimas siete temporadas en Segunda.

En cualquier caso, parece que por fin en el Cádiz CF se han olvidado de la problemática de los laterales, posiciones que desde el ascenso a la categoría de plata han estado sembrando dudas tanto en el cuerpo técnico como en la propia afición. Este curso, tanto Espino como el mencionado Iza dan consistencia a una zona del campo necesitada de ella y, además, ofrecen la  profundidad necesaria que evita que la defensa rival se relaje si tiene cubierto a los extremos amarillos. La mejoría de Iza es la mejoría del Cádiz CF.