Álex empató el partido ante el Zaragoza de penalti.
Álex empató el partido ante el Zaragoza de penalti.
Cádiz CF

Un acierto máximo

'La afición celebra los penaltis como una fiesta porque tenemos a un lanzador por excelencia que no falla'
Por  18:10 h.

Después de la tormenta siempre llega la calma y si no que se lo digan al Cádiz CF, que ha pasado en poco más de un mes por todo tipo de situaciones. Después del bache que, aunque no lo queramos reconocer, todos esperábamos que llegara, parece que el equipo vuelve a mostrar una versión más parecida a la que vimos en la primera vuelta. Y a pesar de las palabras de un Cervera que no quedaba satisfecho tras el encuentro, la última victoria ante Las Palmas lo confirma.

Parece que la buena forma mental de este equipo es tan importante como la buena forma física. De hecho, la afición ya aplaudió el empate ante el Zaragoza únicamente por el cambio de actitud de los jugadores, que habían perdido fuelle desde los últimos partidos previos a Navidad. Eso es algo que se transmite y que rápidamente llega hasta la grada, donde los cadistas aprietan cuando lo hace su equipo, aunque el marcador no sea precisamente favorable.

Y si hay algo que realmente ha cambiado en los escalones de Carranza o en el del estadio del rival que toque esa jornada, es la tranquilidad y la certeza de saber que el Cádiz CF es capaz de aprovechar cada penalti para asegurarse un tanto en el marcador. Y cuando digo el Cádiz CF digo Álex Fernández, que ha sido, hasta ahora, el artífice de todos los tantos materializados desde los once metros.

Recuerdo lo triste que fue aquel Cádiz CF-Osasuna en el que el cuadro amarillo falló hasta tres penaltis (dos de ellos en la misma jugada porque el árbitro mandó repetirlo) y además perdimos el encuentro por 0-2. Así, Sergio Herrera, portero del Osasuna, se convirtió en el gran protagonista de un partido difícil de olvidar. A partir de ahí, cada vez que el colegiado pitaba un penalti, todos los cadistas cruzábamos los dedos con la esperanza de que alguno de nuestros jugadores lograra encajar la pelota en la red, en lo que se suele considerar como una “oportunidad extra” y que difícilmente conseguíamos aprovechar.

Sin embargo, actualmente, cada penalti es una fiesta ya que nuestro lanzador por excelencia no ha fallado ni uno solo desde el principio del curso y la afición respira tranquila sabiendo que Álex es imparable desde los once metros. Esa tranquilidad que apenas valoramos porque olvidamos fácilmente se puede extrapolar a muchos más detalles técnicos de este equipo. Y es que el crecimiento de la plantilla del Cádiz CF ha sido exponencial en todos los sentidos desde el tan deseado ascenso a Segunda División. Este año es el de la mejor plantilla, también desde el punto de penalti.