El Cádiz CF ha saldado con dos triunfos su visita a Asturias.
El Cádiz CF ha saldado con dos triunfos su visita a Asturias.
Cádiz CF

Este tiene que ser el año

'Es inevitable pensar en positivo viendo no solo el nivel de la plantilla, sino la actitud de cada uno de los miembros'
Por  8:00 h.

Este tiene que ser el año. Ese es el primer pensamiento que se me viene a la cabeza cuando el árbitro pita el final en Oviedo, primero, y en Villaviciosa, después. A pesar de que el partido de la Copa acabara siendo, por fortuna para nosotros, un trámite (viendo el partido, no el ajustado marcador), las complicaciones que han tenido el resto de equipos, tanto de Primera como Segunda, para eliminar a equipos de categorías más bajas ha reforzado más aún si cabe el crédito de una plantilla que nos está
haciendo disfrutar como nunca hubiéramos imaginado.

Y en esta vorágine de partidos por tierras asturianas destaca, por encima de todos, un nombre propio: el de David Querol. Porque el atacante catalán, uno de los jugadores con menos minutos de la parcela ofensiva, ha dado un golpe sobre la mesa marcando dos goles importantes que dieron tranquilidad tanto en el Tartiere como en Les Caleyes.

Es precisamente por esto por lo que pienso que este tiene que ser el año. El hecho de que sea Querol el que, después de no haberse rendido jamás y haber aprovechado las dos oportunidades consecutivas brindadas por Álvaro Cervera, haya certificado las dos victorias amarillas deja a las claras el hambre de este equipo.

Ya lo dijo Álex Fernández al terminar la última jornada. “Somos unos animales competitivos”, avisó el madrileño en zona mixta. No hace falta que lo jures, arquero. Somos muchos los que venimos advirtiendo que la distancia con los perseguidores se va a acabar reduciendo, pero cada semana asistimos perplejos (y encantados) a un espectáculo futbolístico que casi siempre termina con los de amarillo vencedores.

Sigue siendo pronto para lanzar las campanas al vuelo. Y es obvio que todavía no se ha conseguido nada, ni siquiera la permanencia. Pero es inevitable pensar en positivo viendo no solo el nivel de la plantilla, sino la actitud de cada uno de los miembros que la componen día tras día. Este tiene que ser el año.