Carrillo, abatido tras el gol del empate del Oviedo.
Carrillo, abatido tras el gol del empate del Oviedo.
CÁDIZ CF

La pizarra del Cádiz CF-Oviedo: El error individual neutraliza el acierto colectivo

El equipo amarillo mejora en el juego con el balón pero echa en falta el desborde por banda y mas picardia en los minutos finales
Por  16:39 h.

El Cádiz CF mantiene su sello de las últimas temporadas. El entrenador Álvaro Cervera ha conseguido que los obligados cambios de jugadores en el plantel no afecten a su filosofía. Aun así, se aprecian ligeras modificaciones por la utilización de diferentes futbolistas en distintas posiciones. Y pese al innegable espíritu de sacrificio y la intensidad del grupo, el papel del inicio se asemeja en demasía a las actuaciones del final de la campaña pasada.

Ante el Oviedo, al igual que en el último duelo de Carranza del último curso frente al Tenerife, el cuadro gaditano llevaba la batuta, imponía el ritmo pero sólo amagaba, sin terminar de golpear. Pocas ocasiones, basando su potencial ofensivo en los centros mal direccionados de Salvi y el golpeo de Aketxe. Con ello sería superior al Oviedo, uno de los cocos de la categoría. Pero Cervera quiere más.

1.- Más control en el mediocampo

Ante el Almería, el Cádiz CF ganó en el porcentaje de posesión. Igualaba con el Oviedo este sábado. La aparición de José Mari y Álex en la medular otorga al equipo más control con el cuero, una alternativa al balón largo y las rápidas transiciones por banda. El roteño aun anda recuperándose de su lesión, cogiendo la chispa necesaria para reverdecer laureles, pero el madrileño está inmenso.

Los rivales también juegan y Anquela conoce bien las virtudes de la escuadra de Cervera, por eso le entregó el esférico y refugio atrás. Los amarillos ahora se manejan mejor con la pelota, dan el paso adelante, si bien no termina de funcionar a domicilio porque defienden más atrás. En Carranza sí parece intocable esta conexión.

2.- Bandas no tan abiertas y con menor profundidad

La salida de Alvarito ha restado velocidad en las transiciones al Cádiz CF, a la espera de que Jairo adquiera ese papel. Salvi se encuentra lejos de su mejor forma. No se esconde pero le falta la chispa de sus grandes días. Y Manu Vallejo es una excelente noticia, si bien tiende más a ir por dentro en sus desbordes.

Los dos echaron muy en falta el apoyo de los dos carrileros. Correa y Matos apenas les doblaron durante la tarde. Son dos laterales con buena proyección ofensiva, pero Cervera ya les advierte de que lo primero, y lo segundo, y lo tercero es defender. Carmona y Brian Oliván son más proclives a las subidas, pero no estaban.

3.- Nula aportación desde el banquillo

Cervera es un especialista en ganar partidos desde el banquillo, pero sus movimientos no funcionaban ante los carbayones. Carrillo no mejoró a Barco. Sacó a Perea para defender con el balón y no caer en los mismos errores ante Almería y Tenerife (los últimos duelos en casa), y el mediapunta no tocó bola. Agra saltaba para revolucionar el choque, y a un minuto del final lanzaba un centro sin destinatario después de que Aketxe frenara el contragolpe para dejar pasar el tiempo.

La aportación resultó nula, incluso deficitaria. Aunque la victoria se va al traste por dos despeje fallidos de Correa en la última acción, a un terreno donde mandaba el Oviedo y se aprovechaba de esa acción. Errores individuales estropeaban un buen trabajo colectivo.