El Cádiz CF sigue al frente de la clasificación.
El Cádiz CF sigue al frente de la clasificación.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF-Racing

La victoria 'in extremis' sabe mejor por su forma de conseguirse que por los méritos realizados
Por  12:00 h.

‘Un gol que no tapa las carencias’

El primero en saber que el gol de Cala no debe tapar la ceguera por la que pasa su equipo es Álvaro Cervera, que nada más finalizar el encuentro ya hizo una rigurosa autocrítica. El Cádiz CF no está bien y sigue sin salir de ese túnel en el que entró a finales de año en Carranza ante el Numancia, un día que no hizo más que evidenciar que los errores antes no castigados comenzaban a penalizarle.

Con el liderato en las manos y con el permiso del Almería, la esperanza es que los pupilos de Cervera retomen la confianza para dominar una cabeza que comienza a fallar. El propio entrenador lo dejó claro este viernes: Si se habla de ascenso constantemente hay que estar preparado para hacer frente a la responsabilidad que supone.

1.Tres novedades en un once con personalidad

Volvían al once Fali, José Mari e Iván Alejo. A la falta de Salvi, el once de gala de Cervera. Y lo hacía con el empuje necesario para transmitir al estadio que el equipo salía a por el partido pero sin la creencia más oportuna dado que el Racing, antes de quedarse con uno menos en el minuto 15, también demostró aplomo y pronto le arrebató la pelota, que ayer estuvo muy discutida durante todo el partido.

La tremenda entrada de Olaortua dejaba justamente a los cántabros con diez y al Cádiz CF sin Nano Mesa, que dejaba su lugar a un Choco Lozano que cada vez da más serias razones para buscarle sustituto porque de tres centros que recibe uno remata alto y en los otros dos comete falta al central de turno, al que pase junto su lado, le da igual porque primero se lo quiera quitar del medio y ya luego, si eso, se centra en la pelota. El equipo se perfiló sobre el césped con un 4-2-3-1 muy claro que a cuatro minutos del descanso Cervera maquilló con algo de mayor valentía al retirar a Garrido para meter a un desdibujado Álex Fernández en la sala de máquinas para aprovechar la superioridad numérica.

2. Un doble pivote prometedor que decepcionó

Ya en la segunda parte, Cervera reestructuró su ataque y colocó a Salvi en la izquierda (para perderlo esos minutos), a Perea en la mediapunta (para reencontrarlo por momentos en esa demarcación) y a Iván Alejo por la derecha (para mantenerlo en su mediocridad pese al buen partido que hizo). Sujetando a este ataque, un doble pivote prometedor conformado por José Mari y Álex que decepcionó por la falta de ritmo del roteño y la crisis temporal por la que atraviesa el de Alcalá de Henares que pide a gritos una vueltecita por el banquillo para recargar pilas.

Lo cierto es que con este engranaje, el Cádiz CF apenas merodeó la portería de Luca Zidane, que veía con calma como muchos de los ataques amarillos acabaron con disparos muy lejanos que ni tan siquiera encontraron portería

3. Salvi necesita minutos y su banda

Pasaban los minutos y el Cádiz CF acechaba pero más por impulso que por inercia. Así las cosas, Cervera sentó a Alejo, que vio una amarilla por arrancarse de rabia contra un contrario que le derribó con más velocidad de la que demostró en todas sus internadas. Pombo se incorporó a la mediapunta, Salvi regresaba a su hábitat natural, la banda derecha, y Perea volvía a la izquierda, desde donde envió el enésimo centro que significaría el inicio de la jugada del gol de la victoria.

Fueron quizás estos los mejores minutos de un Cádiz CF que, aunque sin un juego muy brillante y dando alguna opción más que clara para un contragolpe del Racing, sí que lo encerró a base de llegadas por las bandas, disparos lejanos y centros que originaron bastantes saques de esquina. Fue precisamente con un centro a la olla de Perea como llegó el celebrado gol de Cala en el 91′.