Machís firmó los tres goles del Cádiz CF ante Las Palmas.
Machís firmó los tres goles del Cádiz CF ante Las Palmas.

CÁDIZ CF

El verdadero impacto de Darwin Machís en el Cádiz CF

Con el venezolano sobre el terreno de juego, el equipo amarillo suma más puntos, marca más goles... y también recibe más

Por  10:05 h.

La irrupción de Darwin Machís ha supuesto una auténtica revolución en el Cádiz CF y hasta en Segunda División. El futbolista venezolano se ha convertido en un abrir y cerrar de ojos en el máximo goleador amarillo junto a Manu Vallejo en la competición liguera y en la auténtica referencia del conjunto de Álvaro Cervera. Ya sea partiendo desde la banda izquierda, donde se siente más cómodo, o moviéndose con libertad en punta, el sudamericano tiene que jugar por encima del dibujo, del sistema y hasta de la filosofía. Es el desatascador perfecto, el hombre que con sus actuaciones ha dado puntos de manera palmaria y ha completado interpretaciones brillantes como en Alcorcón y Las Palmas y en casa ante Zaragoza y Numancia.

Pero ¿cuál es el verdadero impacto de Machís en el cuadro de Carranza? ¿Existe Machisdependencia o no es para tanto? Si se analizan las estadísticas se extraen datos concluyentes.

Machís ha participado en once encuentros hasta la fecha ya que llegó en el mercado invernal. Eso sí, desde el primer instante ha sido titular, ha tenido mando en plaza. De esos duelos, sólo dos no los ha disputado de forma completa por su lesión en Tarragona, que le hizo entrar en los minutos finales ante el Albacete y no en desde el inicio. De los 33 puntos en disputa con él sobre el tapete, el Cádiz CF ha ganado 21 puntos. El 0,63% de los puntos en litigio, prácticamente dos de cada tres. Han sido seis victorias, tres empates y dos derrotas (y eso que comenzó cayendo en el Carlos Tartiere de Oviedo).

Sin Machís, la escuadra de Cervera ha jugado los 25 partidos restantes, logrando 39 puntos (de 75). Aquí la media baja al 0,52%, uno cada dos. Han sido diez triunfos, nueve igualadas y seis pérdidas. ¿Se nota? Evidentemente, sí.

Se ha advertido también un aumento sensible en la capacidad goleadora. Y esa percepción tiene su reflejo cuantitativo. En los once compromisos en los que ha participado Machís, se han marcado 19 goles (aunque dos de ellos el vinotinto estaba fuera por lesión o bien en el banquillo). Esto indica 1,72 tantos por partido. Bastante por encima del 1,24% de promedio anterior, con 31 goles en 25 encuentros.

Por contra, los amarillos encajan más en estos últimos tres meses. En parte porque Machís no tiene el trabajo defensivo de otros compañeros, en parte porque a veces se ha producido cierta relajación en este aspecto, máxime amarrada la permanencia de manera matemática. Con Machís sobre el césped se han recibido doce goles (en uno no estaba por la lesión en Tarragona), un promedio de gol por choque. En cambio, antes estaba por debajo, en 0.76% (19 en 25).

Con Darwin Machís, el Cádiz gana más, marca más y encaja más. Lo muestran los números, que confirman las sensaciones. Incluso en el único partido que se perdió por su compromiso con la selección nacional de su país, el cuadro gaditano fue incapaz de vencer al Córdoba. Porque su impacto ha sido tal que ha obligado al propio Álvaro Cervera ha realizar movimientos y concesiones antes impensables. El míster ha variado el dibujo tradicional, pasando del 4-2-3-1 al 4-4-2 actual. Ha cambiado la velocidad por banda de los extremos (salvi, Alvarito y compañía) por la rapidez arriba del ex del Granada y Manu Vallejo, uniendo incluso a Renella. Ya no hay una referencia fija. Libera un tanto a su estrella de labores defensivas para que sea más determinante, sacrificando a Jairo en esas tareas.

Mil y una formas de ajustar para que el Cádiz CF sea más. Con Darwin Machís.