Darwin Machís, atacante del Cádiz CF.
Darwin Machís, atacante del Cádiz CF.

Cádiz Cf

Todos pendientes de Machís

Cervera medita si forzar o prevenir con un jugador que ya marca las diferencias

Por  20:13 h.

Cuando se lesiona un jugador que lleva tres goles en cuatro partidos y que ha demostrado ser determinante desde el primer momento en el que se enfundó la camiseta del Cádiz CF es para preocuparse. Hasta ahí, todos de acuerdo. Pero cuando se lesiona Machís y sale otro compañero que al segundó balón que le llega lo convierte en otro el tema anterior puede relativizarse.

Ese el caso que ocupa en estos momentos la cabeza de Álvaro Cervera, un entrenador que el pasado sábado en Tarragona se hacía a la idea de perder a su estrella Machís como mínimo dos semanas tras verlo ‘romperse’ y pedir el cambio de forma instantánea pero que el pasado miércoles se llevaba la alegría de ver al venezolano tocando balón con los lesionados observando que los plazos, así, a bote pronto, acortaba los plazos y quien sabe si este sábado podría llegar a jugar ante el Albacete tras sufrir ante el Nàstic una fuerte contractura en el muslo.

Pero Cervera no se va a dejar llevar por la ilusión. O eso al menos suele practicar él. Ya se sabe, la teoría del ‘riesgo cero’ en encuentros que no pueden catalogarse como de ‘todo o nada’. Y este sábado, por mucho que llegue un equipo candidato al ascenso y que saca tres puntos al Cádiz, no es de esas finales.

Por tanto, lo más seguro es que, a pesar de las ganas, Cervera no quiera forzar a Machís y lo deje recuperarse para prevenir un posible mal mayor. En todo caso, el venezolano tiene este viernes para probarse en el entrenamiento y en el caso de que se encuentre bien y seguro podría entrar en el once dado que jugadores de su talla ni necesitan adaptación ni tampoco entrenar como uno más dado su calidad y, como ya ha demostrado, sus resultados.

Pase lo que pase y diga lo que diga el jugador, será Cervera el que decida sobre un asunto que lo tiene bastante tranquilo dado el fondo de armario que tiene en el vestuario. Desde Manu Vallejo a Lekic, pasando por Aketxe o Querol, todos podrían ser una solución.