El Cádiz CF descansa el fin de semana y retoma el trabajo el lunes.
El Cádiz CF descansa el fin de semana y retoma el trabajo el lunes.

Cádiz CF

Un ‘stage’ como anillo al dedo

El parón obligado por la pandemia nacional llega en un momento deportivo idóneo para un Cádiz CF en retroceso

Por  8:00 h.

No está el asunto para alegrarse por absolutamente nada. El país anda inmerso en una galopante crisis sanitaria y es cuanto menos sonrojante preocuparse por el mundo del balón. Dicho esto y dejando al margen el monotema, al Cádiz CF le viene de auténtico lujo el parón de quince días de la competición doméstica a causa de la pandemia por coronavirus.

Así lo dejó dicho el pasado jueves el propio Cervera, que en un esfuerzo por evadirse de lo básicamente importante, consideró desde el plano deportivo que el parón, mínimo de quince días, no le viene mal al equipo para recuperar a los lesionados así como para descargar las piernas de aquellos jugadores que acumulan más minutos de competición. Así lo dijo, pero se olvidó de lo más importante. El parón obligado le viene de perlas a él, que es quien tiene la responsabilidad de trabajar en la mejora de rendimiento de un equipo que se iba dejando puntos y sensaciones a medida que iban pasando las jornadas.

Y no es que Cervera no quiera decirlo porque cada vez que tiene la oportunidad lo admite. Probablemente, sería que el caso de este jueves, en una rueda de prensa únicamente realizada para hablar acerca de la medida de suspender temporalmente la competición, el entrenador del Cádiz CF se centró exclusivamente en hablar de lo que ahora mismo es lo más interesante (la pandemia y el riesgo de contagio), pero lo cierto es que si hubiera periodistas seguramente le habrían preguntado por si le viene bien o mal al equipo este frenazo abrupto de la Liga. Y seguramente diría que sí, que le viene bien.

Y le vendrá bien este parón porque su equipo no anda bien. Lo ve él y lo ve todo el mundo. Casi que desde final del año pasado, este Cádiz CF parece atascado, sin ideas, débil en defensa y con dificultades en ataque. Tan solo ha tirado de arrestos para no solo seguir liderando la clasificación sino incluso meterle de jornada en jornada algún que otro punto a perseguidores, que en honor a la verdad, tampoco parecen muy fiables.

Pero el Cádiz CF no tiene otra que hacer de este ‘stage’ involuntario pero obligado un auténtico retiro para entregarse en cuerpo y alma a su recuperación. Quedan por delante once jornadas y es básico recuperar algo de la fortaleza que tanto le dio en la primera vuelta. Por el camino, Cervera ha intentado varias alternativas para encontrar el equilibrio pero no le ha terminado de salir. Lo último ha sido volver a los orígenes, pero ni por esas su equipo se está comportando igual que antaño.

Por eso mismo, Cervera tiene por delante cerca de dos semanas para trabajar a conciencia en un equipo al que se le nota bastante lo que ya le ocurrió en temporadas anteriores. Por lo que se ve, y tras intentar darle un corte más ofensivo a su equipo, el entrenador del Cádiz CF ha decidido remontarse a lo que mejor sabe hacer su equipo: defender.

Y es que la solidez defensiva ha bajado notablemente en un equipo que aunque se deja todo en el campo, no parece funcionar tan cohesionado como en la primera vuelta, sobre todo a la hora de recuperar los balones. Igualmente, Cervera y los suyos deberán trabajar duro en qué hacer cuando se roban balones en el centro del campo ya que de un tiempo atrás no suele hacer el mismo daño que hacía antes, en parte también porque los rivales ya tienen bastante estudiado a un líder que se ha ido dejando armas por el camino y que no tiene otra que intentar recuperarlas en este periodo que el coronavirus ha dado.

De momento, el cuerpo técnico del Cádiz CF ha dado el fin de semana libre al equipo, al que como es normal se le ha entregado unas normas de protocolo para evitar todo riesgo de contagio. Será desde el próximo lunes cuando el equipo volverá a los entrenamientos con la mente puesta en una semana que finalizará sin partido alguno. Dos semanas para entonarse de nuevo y regresar a la Liga, cuando toque, con las pilas bien cargadas, la mente competitiva bien limpia y la misma ilusión de siempre.