El Cádiz CF es el líder indiscutible de LaLiga SmartBank.
El Cádiz CF es el líder indiscutible de LaLiga SmartBank.

CÁDIZ CF

Motivos para no dejar de creer en este Cádiz CF

Cervera ha conseguido aunar en su equipo valores de conciencia y confianza para no caer en la apatía del pasado

Por  12:57 h.

Se avecina la segunda vuelta, ya saben, ahí donde los Cádiz CF de Álvaro Cervera rinden muy por debajo de lo que lo han hecho en la primera y donde dilapidaron su colchón de puntos en las dos últimas temporadas en las que perdió el ‘play off’ de ascenso en la última jornada.

Es por ello que muchos cadistas no quieran lanzar las campanas al vuelo y sigan cruzando los dedos para que esta vez el equipo no solo no se venga abajo cayendo en la irregularidad sino que mantenga su dinámica por la que está donde está.

Sin embargo, algo parece que no es lo mismo este año.  Si bien es cierto que los anteriores Cádiz CF se mostraron casi igual de imbatibles que este actual, el de esta temporada muestra muchísimos síntomas de que no debe caer en la desgana y apatía en el que cayeron sus antecesores, que ya por el camino evidenciaron ciertas debilidades que con el paso de las jornadas se fueron haciendo cada vez más perniciosos.

Este Cádiz CF es diferente y da señales de serlo. Sin ir más lejos, hasta en la última derrota en casa con la que cerró el año dio muestras de entereza hasta el último segundo y estando en inferioridad numérica. Es cierto que perdió el orden que tanto trabaja su entrenador pero su hambre seguía siendo la misma.

Hay motivos para no dejar de creer en el ascenso directo y estos pueden ser algunos de ellos.

1.Ningún síntoma de crisis

Así como en años anteriores el Cádiz CF experimentó varias etapas críticas antes de llegar a Navidad, este año no ha habido ninguna. Tan solo un pequeño bache que acumuló algunos empates y derrotas en Fuenlabrada y Albacete pero que en ningún momento hizo tambalear la moral de un grupo que, para colmo, se vio lastrado por la cantidad de lesionados importantes que ha tenido. No solo el once de Cervera ha evitado cualquier género de crisis sino que incluso en los peores momentos ha sacado experiencia para sacar partidos adelante como contra el Lugo en Carranza, donde se remontó con el doblete de Iza Carcelén.

El brillante caminar del líder ha impedido, entre otras cosas, que no haya habido ningún jugador señalado ni mucho menos su entrenador, que ya estuvo en el disparadero en Lugo hace dos campañas o en Almendralejo la pasada. Tampoco ha habido casos Barral en Oviedo ni nada parecido dado el buen funcionamiento de un vestuario que funciona como un reloj y está libre de cualquier tipo de polémica.

2. Garantía de fondo de armario

Aunque como es normal, la plaga de lesionados ha acabado pasando factura en algunos partidos, lo que sí ha quedado de manifiesto es la garantía que hay en el banquillo, desde donde casi siempre suelen salir soluciones. Jugadores como Nano Mesa, Caye Quintana, Edu Ramos o los canteranos Javi Navarro, Saturday o Sergio González no solo han cumplido en el campo sino que incluso le han hecho dudar al entrenador por si sería conveniente o no seguirle dándoles continuidad en un once que está establecido.

A diferencia de otros años, además, este curso el Cádiz CF cuenta con jugadores de un mayor registro a la hora de cambiar el recorrido de un partido. Y es que Cervera tiene en sus manos a jugadores capaces de ralentizar como de imprimir velocidad según convenga al momento. Por si no fuera poco, a Óscar Arias le queda todo un mes de enero por delante para reforzar lo que crea conveniente.

3. No hay riesgo de vértigo

Aunque esto es adelantarse en el tiempo, puesto que todavía no se han sumado los 50 puntos, todo indica que este año el Cádiz CF no entrará en ese estado de apoplejía en el que entró en los tres años anteriores. No hace falta recordar el frenazo que dio el equipo una vez se embolsó la cantidad que garantiza la permanencia en pasadas ediciones, pero lo que se aprecia en este líder es seguridad en el camino que está emprendiendo y responsabilidad ante la ambición descarada de ascender de forma directa.

Un detalle que no puede caer en vano para observar esta ambición es el manido discurso de los 50 puntos, enterrado ya pero que pesó como una losa en campañas anteriores y que perjudicó, como se vio, en el retroceso del equipo. Este año ha sido el propio presidente el encargado de desterrar esa milonga de los 50 puntos cuando se tienen ya sumados casi que empezada la segunda vuelta. Más allá de la polémica que generó su definición de fracaso, en el vestuario cadista se es muy consciente de que no aprovechar esta ventaja bien ganada sería un error imperdonable. Tan solo hay que escuchar las declaraciones ambiciosas de unos jugadores a los que no les va a pesar la mochila afortunada de conseguir la permanencia casi que a mitad de camino.

4. Hay más gol

Este año sí, este año en este Cádiz CF es capaz de marcar hasta Juanito Marchante el utillero. Hay más delanteros, más estilos de arietes, más disponibilidad para el gol y más recursos. Está la efectividad de Álex Fernández, los disparos lejanos de Perea, las incorporaciones a los balones parados de Marcos Mauro, Fali o Cala, las cabalgadas de Salvi o el acierto en la elección de Iza y Espino. Y en la reserva, la calidad de Caye o el desparpajo de Nano Mesa. Sin olvidar a Querol, el último tanque que Cervera quiso quedarse.

Esta alternancia en el gol hace del líder rico en recursos y valiente en el ataque. Tiene su parecido con el último Cádiz CF que consiguió ascender y en el que no solo el máximo goleador era un segunda línea como Sesma sino que también marcaba hasta el Tato.

5. Imprevisible

Si de algo pecó el Cádiz CF de anteriores temporadas fue en lo previsible que se convirtió en el segundo tramo de la Liga. El sistema de Álvaro Cervera fue estudiado por toda la categoría y lo cierto es que al Cádiz CF le costaba la vida llegar al área contraria cuando los equipos rivales se encerraban. Sonroja solo recordar lo triste y previsible que se convirtió el año pasado cuando el equipo tan solo tenía ojos para mandar balones a Machís o cuando no se tiraba de esa dependencia por el ‘vinotinto’ y caía en lo más profundo cuando Aketxe tiraba desde estaba.

En cambio, este año Cervera ha sabido dar ese paso adelante que le pedía la dirección deportiva, y también su amor propio, para que el ataque del Cádiz CF sea mucho más alternativo a la hora de escoger sus opciones. Y eso, se quiera o no, descontrola a las defensas rivales.