El once del Cádiz CF que salió de salida en Almería.
El once del Cádiz CF que salió de salida en Almería.

Cádiz CF

Un líder a prueba de bombas

El Cádiz CF se ha mostrado intratable independientemente del buen momento de forma por el que pasaban sus rivales

Por  18:36 h.

Este Cádiz CF intratable que saca once puntos a su más inmediato perseguidor no está ahí por fortuna ni por casualidad. Es más, si está primero indiscutible lo está, además, por saber afrontar durante el comienzo de la temporada una serie de encuentros que, en teoría, no eran a priori apetecibles dado el rumbo que tomaban sus rivales en el justo momento de cruzarse en el camino de la banda amarilla.

El recorrido que ha tenido el calendario del conjunto gaditano no ha sido ni malo ni bueno, pero antes de el inicio de Liga, desde luego, no resultaba un camino de rosas por las sensaciones que despertaba cada encuentro en cada momento.

De entrada, en las primeras cuatro jornadas, los pupilos de Cervera les tocó verse las caras con, nada más y nada menos, que con tres recién ascendidos más el Extremadura, otro club ‘nuevo’ en Segunda que llegaba a este temporada realmente bien tras salvar la categoría el pasado curso con una gran sprint final por el que incluso el Cádiz CF se quedó in ‘play off’ tras la victoria 0-1 en Carranza del conjunto azulgrana. Ya se sabe que todo equipo que suele subir de categoría suele llegar con ese plus extra de motivación que por lo que se ve al Cádiz CF no le afectó lo más mínimo.

Así llegaron las primeras victorias ante Ponferradina en casa y Mirandés en Anduva, en dos encuentros donde los de Cervera se supieron beneficiar de las expulsiones que sufrieron ambos equipos. En la tercera jornada, Carranza vio la victoria en el último minuto ante el Extremadura y en la cuarta el Cádiz CF venció con justicia y gracias al VAR, en El Sardinero al Racing.

Cuatro de cuatro. Así empezó un Cádiz CF que pasaría de medirse a un recién ascendido a un exPrimera como el Girona, que llegaba haciendo un fútbol preciosista y como claro favorito para frenar ese arranque prodigioso de los cadistas. Pero no lo consiguió. Los de Unzúe fueron los primeros en caer en la tela de araña de Cervera y los goles de Perea, con la colaboración de un defensa, y Álex dieron buena cuenta de un equipo catalán que desde entonces no es el que era.

Las jornadas intersemanales han sido lo único que se han interpuesto en el exitoso caminar del Cádiz CF, que cayó con estrépito en Alcorcón debido a la revolución en el once de Cervera. Y del 3-0 en Santo Domingo a un 0-0 en Carranza ante un Deportivo que llegó con la soga al cuello de un entrenador (Anquela) que ha sido el único capaz de sacar un punto en el campo del Cádiz CF debido a un sistema ultradefensivo que se atragantó a los amarillos. Precisamente, esa situación agónica en la que llegó el Dépor fue un inconveniente serio para el Cádiz CF, que pese ano ser capaz de marcar hizo un partido de lo más sensato e incluso vistoso a pesar del autobús gallego.

Pasado el mínimo bache, al Cádiz CF se le volvía a presentar todo un ‘Tourmalet’. Y este puerto de primera empezaba de lo más fuerte porque había que rendir visita al líder entonces de la categoría, un Almería que había destrozado el mercado de verano gracias a los petrodólares y que recibía al Cádiz CF con sus gradas a rebosar. Para colmo, al once gaditano se le puso todo en contra al ser expulsado Bodiger, una ausencia que no lo notó el equipo puesto que acabó venciendo 1-2 con un gol de Espino en los minutos finales. El Cádiz CF, de esta manera, frenaba en seco al Almería del jeque a la vez que acababa con su condición de invicto.

Como en el ciclismo el maillot amarillo dicen que da alas, igual le ha pasado al Cádiz CF con el liderato, que lejos de que le haya pesado le ha conferido al equipo una mayor confianza en lo que hace. Y como ejemplo la victoria frente a un Huesca de Míchel que desarrolló un fútbol tremendo para acabar donde tantos otros. A los de Cervera le valió un golazo de Lozano en el 55′ para cambiar el sino de un encuentro dominado por los oscenses aunque con mejores ocasiones gaditanas a la contra.

Imparable llegó el Cádiz CF a La Romareda, donde también se medía a un equipo invicto en su casa y con una hinchada volcada que llenó los 34.000 asientos de su estadio. Pues nada, a este equipo de Cervera todo le da igual y aguantó con soltura la primera mitad para tirar de efectividad plena y adelantarse al comienzo del segundo tiempo con un gol de Lozano y sentenciar a diez del final con otro de Nano Mesa. Que pase el siguiente…

Y el siguiente era fácil sobre el papel, pero no sobre la mesa. Porque a pesar de que el Málaga se encontraba en una situación delicada y con muchas bajas, el Cádiz CF sufrió la gota gorda para sumar tres puntos que se le complicaron en los minutos finales. Sin embargo, la suerte vino de nuevo a visitar a un líder que si la tiene es porque también la trabaja.

El último triunfo del Cádiz CF es el último ejemplo perfecto para comprobar que este Cádiz CF está hecho a prueba de bombas. Llegaba el Almería, que como antes otros, lo hacía en un momento dulce de forma después de enlazar cuatro victorias consecutivas y hacerlo con un fútbol ofensivo y con un Jonathan Viera en versión ‘crack’. Pues bien, los de Pepe Mel, que también llegaban con la lección aprendida, se plantaron en Carranza dispuestos a seguir su rutina vencedora pero sin quererlo volvieron a entrar en la tela de araña de un equipo que en su primer disparo entre los tres palos se ponía por delante en el marcador tras el testarazo de Fali. El resto del guion ya fue el mismo que otros encuentros. Las Palmas se fue arriba y le cayó el segundo. ¡El siguiente?

Pues bien, el siguiente rival también llega en un momento fuerte de confianza ya que se trata del Albacete, que el año pasado alcanzó los ‘play off’ de ascenso. Los de Ramis, además recibirán al Cádiz CF después de ser el primer equipo en conseguir fanar en el Fernando Torres de Fuenlabrada gracias a un golazo de cabeza de Zozulia. Será, por enésima vez, un encuentro de poder a poder y entre dos equipos llamados a estar en la zona noble. La enésima bomba en el camino de un líder que ha dado suficientes razones para volver a intuir que podrá desactivarla.