Patricio Pérez-Fon y Cervera caminan juntos en un entrenamiento.
Patricio Pérez-Fon y Cervera caminan juntos en un entrenamiento.

Cádiz CF

Las miradas comienzan a centrarse en él

El preparador físico Patricio Pérez-Fon ha tenido que ver como se le ha lesionado media plantilla en lo que va de Liga

Por  20:56 h.

Es lo que toca y es lo que pasa siempre cuando hay una cantidad importante de lesionados. Esto está así montado y así estará siempre por más injusticias que haya o no en la búsqueda de culpables. Y sí, todas las miradas comienzan a centrarse en el actual preparador físico del Cádiz CF, Patricio Pérez-Fon Caiña. La lista de lesionados es amplia y esto sigue. Y no para. El último en caer ha sido Garrido, que es duda para el partido ante el Rayo por una sobrecarga en el bíceps femoral que sufrió el pasado martes en los minutos que estuvo sobre el césped. No es el único.

Antes de llegar al Cádiz CF el pasado verano tras la baja voluntaria del anterior responsable, Andrés Blanco, Patricio Pérez-Fon había sido preparador físico de Villarreal, Catarroja, Almansa, Alicante y Nàstic de Tarragona. Cervera lo conocía de su paso por la cantera del Villarreal, donde lo conoció y tiró de él para ser su ‘profe’ en Catarroja, Almansa, Alicante y ahora en el Cádiz CF.

En lo que va de Liga han pasado por la enfermería la friolera de once jugadores. De todos ellos, el único que la comenzó lesionado fue Sankaré, que como se sabe está siendo tratado con factores de crecimiento en su rodilla después de que se lesionase en el último partido de la temporada pasada y tuviera que pasar por el quirófano para someterse a una limpieza de la zona dañada. El senegalés está alternando sesiones de gimnasio con carrera continua para recuperar la masa muscular perdida desde la intervención al final de la temporada pasada. El resto, diez, han caído este curso.

En la actualidad, los jugadores que están recuperándose de molestias son el citado Sankaré, Salvi Sánchez, Correa, Perea y el recién entrado Garrido.

La carga de partidos ha sido, sin duda, un inconveniente serio y seguramente haya lastrado a muchos de los jugadores que han pasado por las manos de los médicos. Además de Sankaré, también han pasado por la enfermería Carpio, Correa, Marcos Mauro, Garrido, José Mari, Salvi, Perea, Álvaro García, Rubén Cruz y Moha Traoré.

¿Se calienta bien?

Es una pregunta que se puede hacer mucho aficionado al ver a caer a muchos futbolistas al poco de entrar al campo. El primero que se lesionó saliendo desde el banquillo fue Rubén Cruz en el Trofeo Carranza. El cambio del utrerano ya en su momento causó sorpresa ya que el utrerano salió para jugar los minutos de la basura de un partido de consolación de un trofeo amistoso veraniego y con todo resuelto. El mediapunta apenas estuvo cinco minutos en el campo antes de salir cojeando de él. La lesión le costaría estar en el dique seco cerca de diez jornadas.

El último ha sido Garrido. El vasco fue el tercer cambio de Cervera el pasado martes ante el Betis y apenas estuvo diez minutos sobre el césped. El mediocentro dio muestras de romperse a los pocos minutos pero pese a ello siguió jugando hasta que por temor e lesionarse mas grave se dirigió al banquillo para consultarle a su entrenador si debía seguir o no. Con acierto, Cervera le dijo que abandonase el campo dejando al equipo con un jugador menos aunque con la esperanza de que no hubiera rotura tal y como ha sido el caso al quedarse solo en una sobrecarga.

Y entre medias, también ha habido dos capítulos parecidos a los anteriores. José Mari, que había sufrido un golpe en el tobillo durante la disputa del Trofeo arriesgó en la primera jornada de Liga y salió titular en Córdoba, donde solo duró media hora antes de pedir el cambio y quedarse sin jugar cerca de un mes y medio hasta su reaparición en el Artés Carrasco de Lorca. Pero si el de roteño no fue muscular, sí que lo volvió a ser el de Moha Traoré, que al poco de entrar al partido Sevilla Atlético-Cádiz CF sintió un pinchazo en una galopada por la que tuvo que terminar el partido como delantero centro buscando lo que se suele conocer como el ‘gol del cojo’.

Rotura de fibras fue también la que sufrió Salvi en el partido ante la Cultural Leonesa pasada la media hora de juego. Y si el jugador sanluqueño tuvo que abandonar el encuentro en el primer tiempo, Marcos Mauro tuvo que dejarlo casi al final del Cádiz CF-Osasuna por otro rotura que dejó al conjunto amarillo en inferioridad numérica cuando buscaba el empate de un partido que terminó 0-2 para los navarros, que aprovecharon el hueco dejado por el defensa argentino para hacer el segundo y definitivo.

Otro que se lesionó sobre el césped de Carranza fue Álvaro García, pero en su caso no fue solo ya que recibió un golpe en la rodilla de su excompañero Eddy Silvestre, que lo dejó fuera de combate en la segunda parte del Cádiz CF-Nàstic y ya con 2-0 en el marcador. El extremo estuvo tres semanas en el dique seco y aún no ha recuperado la chispa que tenía cuando cayó lesionado sobre el césped de Carranza.

Menos graves han sido otras lesiones, casi todas ellas, por sobrecarga. El último caso, con permiso de Garrido, ha sido la de Alberto Perea, que a poco de subirse al autobús para el desplazamiento a Huesca confirmó a los médicos que se notaba cargado y el cuerpo técnico decidió dejarlo en Cádiz a pesar de que habían pensado en él para el once titular ante el conjunto oscense.

Por último, los laterales Correa y Carpio también han pasado por enfermería. El primero por una pequeña fractura en el dedo de un pie y el segundo por una ligera sobrecarga que le hizo ser baja en el encuentro liguero ante el Sevilla Atlético teniendo que jugar Perea, que debido a la inactividad acabó el encuentro con molestias y no pudo jugar el pasado martes en Copa ante el Betis.

La preocupación con este tema es evidente en un cuerpo técnico que con seguridad buscará una explicación a tanta lesión muscular que está dejando al equipo muy tocado. Y aquí, Patricio Pérez-Fon tiene mucho que decir.