Buba Barry ya ha entrenado con el primer equipo del Cádiz CF. Foto: Cádiz CF.
Buba Barry ya ha entrenado con el primer equipo del Cádiz CF. Foto: Cádiz CF.

CÁDIZ CF

De la patera al Rosal: Buba Barry, un diamante por pulir

El prometedor jugador africano llegó al club cadista después de una rocambolesca historia y ya ha entrenado a las órdenes de Cervera

Por  16:04 h.

La de Buba Barry es una historia marcada por la superación, una de esas historias con final feliz pese a las adversidades. Y nunca mejor dicho pues desde el occidente africano recaló en tierras gaditanas. Y no lo hizo previo pago de un traspaso millonario. Todo lo contrario sucedió pues su llegada estuvo marcada por un viaje caótico en el que la muerte puede aparecer en cualquier momento.

Buba Barry es uno de esos migrantes que llega a Europa a través de una patera, fruto del ‘comercio humano’ de las mafias. Partió desde Guinea Conakry (conocida en el pasado como Guinea Francesa) por pura necesidad durante su adolescencia. El viaje continuó por diferentes países de África hasta llegar a Nador (Marruecos) y de ahí hasta Almería. Fue un paso previo hasta acabar en el sur de la provincia de Cádiz, su último paso antes de ser acogido en La Tacita de Plata por la Asociación Cardjin. Lo hizo hace ya tres años para buscar una vida mejor y ayudar a su familia.

Ahora, con la mayoría de edad ya cumplida y los trámites burocráticos solucionados, empieza a sonreír de verdad. Y no es para menos, ya que acaba de firmar un contrato con el Cádiz CF e incluso ya ha entrenado con el primer equipo cadista aunque, eso sí, seguirá formándose en el Cádiz CF Juvenil, a las órdenes de Queco Rosano. Otro paso más para un futbolista que no pudo competir oficialmente el pasado curso.

Paso a paso

“Buba tiene desparpajo y da la sensación de ser interesante”, apunta Álvaro Cervera. Al mismo tiempo, el entrenador del Cádiz CF pide paciencia para el prometedor futbolista africano, un zurdo que no maneja nada mal la derecha. “Esta semana entrenó con nosotros y acabó muy cansado. Es normal porque está acostumbrado a hacerlo a otro nivel”.

Tocará ir paso a paso con un diamante en bruto al que tocará pulir. Mientras, el esfuerzo y la constancia no faltarán en un futbolista forjado a base de sufrimiento y superación. Un jugador para el que el balón es más que un amigo.