Manuel Vizcaíno ya no quiere a Pina en el palco del Cádiz CF..
Manuel Vizcaíno ya no quiere a Pina en el palco del Cádiz CF..

Cádiz CF

La guerra Pina-Vizcaíno acaba sacudiendo al Cádiz CF

La compleja e incierta venta de Álvaro García abre aún más la brecha entre el sevillano y el murciano

Por  20:23 h.

Era cuestión de tiempo que los problemas entre Vizcaíno y Pina iban a pasar factura al Cádiz CF. Y siendo optimistas, bastante han tardado. Pero a nadie se le puede escapar que la pésima gestión del ‘medio traspaso’ de Álvaro García a la SD Huesca se debe, en gran parte, a los tira y afloja de presidente y exconsejero delegado, ahora y desde su implicación en el Caso Líbero, consejero raso.

Las versiones, como en todas las guerras, son opuestas. Y al que le coge en medio, se le tacha de tendente, amiguito, tragasables y demás términos que tan bien empleaba el último presentador del Trofeo Carranza. De ‘abrazafarolas’ está lleno el mundo que diría el otro. Tanto en la política, como no menos en el fútbol. Por no hablar de la prensa…

El caso es que finalmente, como no podía ser de otro modo, el caso Alvarito ha estallado. Y según las versiones lo ha hecho en la cara del representante del jugador, en la del presidente, en la del director deportivo, en la del entrenador, en la de Pina o en lo que es más triste de todo, en la del cadismo.

Porque aquí ninguna de las partes se ha comportado a la altura de las circunstancias. De todos, el que más se salva podría ser el director deportivo, que es quien está sufriendo en primera persona todos los inconvenientes de una venta que ha desestabilizado el trabajo del entrenador y que tiene en ascuas al cadismo a nada de comenzar la Liga. Y a él, sin saber a qué tipo de perfil dirigirse para armar al equipo.

La última hora parece que se encamina a Italia, donde el Udinese ha realizado una oferta al Cádiz CF igualando la del Huesca pero mejorando el contrato del jugador, que como no puede ser de otro modo prefiere la opción italiana a la oscense, que ya se negó incluso cuando el club del Alto Aragón presentó una oferta de seis millones de euros.

El caso es que el Huesca, según Vizcaíno, ya ha ingresado en las arcas del Cádiz CF 500.000 euros, cantidad que le ha venido de perlas al Cádiz CF para llegar al límite salarial y poder así inscribir a los siete fichajes ya realizados. Este pago se ve en Huesca como un ‘pa ná’. Y es que al entorno del conjunto oscense le parece sospechoso hacer un pago de tres millones de euros por un jugador que ni siquiera va a vestir su camiseta. Más allá de la operación bursátil, ese medio kilo que el Huesca habría pagado al Cádiz CF ya le haría partícipe de cobrar su porcentaje en un futuro traspaso del jugador a cualquier otro club. Una vez más, como ya hiciera con la cantera estando el Cádiz CF en Segunda B, Vizcaíno ha empleado, que no usado, patrimonio del club para salvar una situación agónica a poco de empezar la Liga.

Trueque Udinese-Huesca

Otra de las hipótesis que se baraja en Huesca es un trueque Udinese-SD Huesca. Como es sabido, en el conjunto italiano milita Machis, jugador que interesaría al conjunto oscense, que se valdría de su supuesto 50% de los derechos de Alvarito -en el caso de que se acabe retratando pagando los tres millones- para intercambiar al jugador utrerano a cambio del venezolano ex del Granada.

Más allá de hipótesis y maniobras financieras a costa de la especulación sobre un jugador, lo que este asunto de Álvaro García deja medianamente claro es que la guerra abierta entre Vizcaíno y Pina ha sacudido finalmente a la entidad con el complejo y aparatoso traspaso de la joya de la corona.

Desde un lado se asegura que desde el otro se ha ido torpedeando cada operación que ha venido saliendo, mientras que desde el otro se cuestiona la errónea política que se ha llevado a cabo en la venta de un futbolista que tan pronto perdía valor como supuestamente lo ganaba. Intereses enfrentados en una dinámica que en nada está beneficiando al escudo que ambos deben mantener a flote.