Kike Márquez, en el partido de la segunda jornada ante el Deportivo.
Kike Márquez, en el partido de la segunda jornada ante el Deportivo.

Cádiz CF

Kike Márquez aconseja a Salvi “cambiar el chip”

El hoy jugador del Extremadura cree que a su excompañero "le ha perjudicado mentalmente" no salir en verano

Por  17:39 h.

Kike Márquez fue uno de los ídolos del Extremadura en el ascenso a Segunda de la pasada campaña. El jugador sanluqueño pudo hacer con el conjunto azulgrana lo que dos años antes se le atragantó con el Cádiz CF, club por el que siente devoción. Tanta, que no dudó en sacar la bandera con el escudo de Hércules durante las celebraciones del ascenso en Almendralejo. Allí, en tierras extremeñas, todo el mundo lo entendió. En cambio, aquí, con todo el ‘arte’ que hay, a mucha gente no le gustó. Las cositas de su tierra.

Este miércoles el exquisito jugador atendió la llamada de Deportes Cope en los días previos al encuentro que este viernes enfrenta a su equipo actual contra su ex. «Desde que salí hace un par de años no me he cruzado con el Cádiz CF. No nos vamos a encontrar en la mejor situación ninguno de los equipos pero las circunstancias son así. Será un partido súper difícil en el que ambos tenemos que sacar los tres puntos y nosotros, además, ganar el primer partido en casa», comenzó diciendo.

El Extremadura es el colista actual de la tabla, un lugar en el que no se deseaba estar pero en el que se sabe en Almendralejo que se puede estar si no es en el final de Liga. «Sabemos que vamos a sufrir y que estaremos todo el año ahí, rondando los puestos bajos. En cambio, para el Cádiz CF es una situación nueva porque desde que llegó a Segunda ha estado peleando por cotas mas altas».

Los de Juan Sabas son un recién ascendido y están pagando la inexperiencia en este arranque liguero. Para Kike Márquez, la posición que ocupan en la tabla no es justa porque «por méritos deberíamos llevar más puntos pero los fallos no perdonan en esta categoría». Además, el sanluqueño avisa que «en casa nos hemos merecido bastante más de lo que llevamos. Tenemos que mantener la concentración los 90 minutos y no relajarnos. Ya nos pasó con 2-0 contra el Elche ganando y con un jugador más y nos acabaron empatando en los minutos finales», recuerda.

Esto acaba de empezar y es lógico que Kike diga que lo del viernes «no es una final pero sí son tres puntos que le puede dar mucha moral al equipo que los sume». Como no puede ser de otro modo mira por los suyos. «A nosotros nos vendría muy bien para darle una alegría a la afición y también para que el equipo coja confianza y le pierda respeto ya a la categoría». No se olvida que al Cádiz CF «esa presión que tiene para ganar se le puede volver en contra y convertirse en ansiedad según avanza el partido».

Metido como está en la competición, Kike Márquez apenas tiene tiempo para su Extremadura y los rivales de cada semana. Y aunque se considera cadista, admite que no ha seguido mucho al equipo amarillo. Eso sí, las redes sociales le ponen al día de cómo late el entorno del once amarillo. «Quizás se pensaba que iban a estar arriba y se ha visto que no está siendo como pensaban y se está complicando la cosa. Pero estoy seguro que en cuanto enlace varias victorias tirará para arriba», opina.

También destaca el papel de la afición cadista, la que él conoce tan bien. «Ya sabemos que la afición del Cádiz CF es súper exigente. Todos somos el Cádiz CF, porque yo me incluyo, pero hay que animar hasta el final», aconseja desde la distancia y en pos del equipo.

Desde la otra trinchera

La Liga acaba de empezar y queda mucha tela por cortar, pero lo que tiene claro Kike es que «no es bueno meterte en el pozo desde el principio».

Amigo y paisano de Salvi, Kike quiere entender qué es lo que le pasa a su excompañero en el Atlético Sanluqueño y Cádiz CF. «Todo el mundo sabemos que él mira por su futuro, por el de su mujer, por el de sus niños, por el de su familia… Imagino que tendría opciones de salir y por circunstancias no ha salido, y eso a lo mejor le ha perjudicado mentalmente».

Dicho eso, aconseja a su amigo que tire hacia delante desde ya y le habla desde la experiencia. «Ya tiene que salir adelante porque no todo el mundo tiene la suerte de jugar en el Cádiz CF; tiene que darlo todo como estos años y si cambia al chip, que estoy seguro que lo hará, le va a seguir dando muchas alegrías todavía a la afición».

Y lo mejor para conseguir un objetivo es conseguirlo desde las posibilidades más directas que se tienen. Así lo explica Kike desde su visión. «Yo llevo muchos años intentando jugar en Segunda y al final el camino más fácil es ascender con tu equipo. El Extremadura me ha dado la oportunidad y eso es lo que tiene hacer porque igual por ahí tiene el premio que busca», comenta en alusión a un ascenso cadista.

Y de un extremo a otro como Jairo Izquierdo, al que Kike tuvo de compañero la pasada campaña. «Solo tengo palabras buenas. Es un jugador que nos dio la vida el año pasado. Es un hombre de banda pero tiene trabajo atrás, es vertical y rápido. Para el juego de Cervera viene a la perfección. Cuando se ponga al cien por cien le puede venir genial al Cádiz CF», asegura.
Estuvo a nada de ascender con el Cádiz tras jugar dos ‘play off’ , pero fue el pasado curso cuando dio el salto al fútbol profesional. «Son muchos años luchando por jugar en Segunda y después de varios intentos, el Extremadura me ha dado la oportunidad de subirme a un proyecto súper ilusionante para el pueblo».

Igualmente, recuerda que el ascenso con el Extremadura llegó tras un año complicado. «Fue un año sufrido porque fue una montaña rusa; muchos entrenadores, dinámica irregular…; Por suerte en ‘play off’ fuimos súper serios y nos merecimos el ascenso», comenta feliz pese a que en el último partido cayese lesionado del hombro tras una entrada criminal de Rubén Cruz.

«No he podido entrenar durante el verano, pero aquí estoy, poniéndome al cien por cien e intentando ayudar a los compañeros».

Kike Márquez es muy querido en Almendralejo pero no reniega para nada de su pasado cadista. De hecho, en la fiesta del ascenso siempre iba con su bandera del Cádiz CF enganchada. «Son cosas que salen de uno. No tengo que esconder nada. Soy del Cádiz CF y si a alguien le molesta, lo siento, pero yo soy así. No tengo que gustarle a nadie; mientras le guste a mi familia con eso va de sobra. Yo soy así», repite sin tapujos. Y dice más y en dirección a Cádiz. «Aquí en el pueblo casi todo el mundo me entendió y nadie me dijo nada y allí en Cádiz, no voy a inventar nada porque todo el mundo sabemos como es Cádiz… A nadie le parece todo bien ni a nadie le parece todo mal. Al final hay que aceptarlo y ya está», asume.

Lo que tiene claro es que si marca este viernes… «Todo el que me conozca sabe que si le meto al Cádiz CF no lo celebro».

Dice estar cómodo en Almendralejo y que todo el mundo le trata de maravilla, pero que no le quiten su rincón del sur. «Sanlúcar no lo cambio por nada». Palabra de torero.