El defensa del Zaragoza, Federico Bikoro
El defensa del Zaragoza, Federico Bikoro

Cádiz CF

El fútbol, la tabla de salvación para el zaragocista Bikoro

El jugador guineano perdió a sus padres en un accidente de tráfico cuando tenía 15 años y ha pasado una odisea hasta poder ganarse la vida como profesional

Por  12:20 h.

La historia del defensa zaragocista Federico Bikoro es estremecedora. La muerte de sus padres en un accidente de tráfico, cuando tenía 15 años, le cambió la vida. Su idea no era jugar al fútbol, al que llegó por casualidad, pero el destino le había reservado tener que hacerse cargo de sus tres hermanos pequeños y el deporte rey le abrió una oportunidad que le ha llevado a ser profesional.

Nació en Camerún pero muy pronto se trasladó a Guinea Ecuatorial. Un día acompañó a un amigo a un entrenamiento de prueba en el Akonangui, equipo de su ciudad. El entrenador le instó para que participase en un partidillo y al ver su nivel lo subieron al primer equipo, donde recibió sus primeras botas. Luego se marchó al Sony Elá Nguema, de la capital guineana, donde los ojeadores de Cano Sport descubrieron su potencial.

Hasta ese momento había querido estudiar Literatura Francesa. Incluso llegó a hacer la prueba de acceso a la universidad, pero todo cambió por el accidente, porque tuvo que buscarse la vida, trabajando incluso como albañil y carpintero.

Primeros pasos en Lepe

Llegó a España a través de un entrenador andaluz, David Navarro, que se trasladó para ver en acción a los chicos. Rápidamente se lo llevó al San Roque de Lepe y posteriormente un breve paso por Bélgica, antes de regresar a Guinea. Posteriormente también intentó fichar por el Recreativo, pero como en Bélgica surgían problemas federativos. Hasta entonces la escuela de fútbol le seguía mandando dinero para poder comer, pero en el Alcalá le arreglaron la documentación, le dieron hospedaje y unos 300 euros al mes, que debía administrar para compartir con sus hermanos, que seguían en Guinea.

Del Alcalá pasó al San Sebastián de los Reyes, y posteriormente al Lorca y finalmente al Teruel, desde donde ha llegado al Zaragoza.

De momento no ha podido debutar con el cuadro maño, aunque las numerosas bajas que presenta el equipo de Víctor Fernández podría abrirle la puerta para disputar sus primeros minutos en la categoría de plata del fútbol español frente al líder, el Cádiz CF.