Cervera en el banquillo de Carranza
Cervera en el banquillo de Carranza

Cádiz CF

El fondo de armario será determinante

Los suplentes tendrán un papel primordial con el regreso a un final de Liga frenético y cargado de partidos

Por  13:37 h.

Lo decía en todo confiado y optimista la pasada semana Jon Ander Garrido. El vasco, puestos a ser positivos con toda la que está cayendo tiró de esperanza y fe y tiene claro que una vez que regrese la Liga el Cádiz CF saldrá beneficiado debido al gran fondo de armario que tiene. “Saldremos ganando porque tenemos un plantillón”, dijo el centrocampista.

Y la verdad es que lo cierto es que Garrido puede que haya dado con la clave para lo que resta de temporada, que como se sabe serán once jornadas que se deberán jugar a un ritmo frenético de partidos a la semana.

De hecho, y por las fechas que se barajan, el calendario será de lo más apretado ya que una vez que los equipos regresen a los entrenamientos deberán estar, como mínimo, un mes de pretemporada para comenzar a jugar a comienzos del mes de mayo para finiquitar la Liga a finales de julio, principios de agosto. Por tanto, lo normal es que se jueguen dos partidos por semana e incluso llegando a jugarse en alguna que otra tres.

Por todo ello, los entrenadores no tendrán otra que echar mano de todos sus jugadores disponibles. Y es ahí donde los suplentes de cada equipo deberán dar el do pecho. Así pues, hombres como Luismi Quezada, Carlos Akapo, Rhyner, Yann Bodiger o los fichajes invernales Malbasic, Álvaro Giménez y Pombo serán primordiales en una recta final de infarto. No se puede olvidar a jugadores como Marcos Mauro, Nano Mesa, o Edu Ramos, que sin ser titulares también han desempeñado minutos importantes saliendo desde el banquillo.

Y como no, la gran esperanza amarilla, esa que lleva metida en una lampara mágica desde que se fichó en el pasado verano, Jurado, un jugador que está esforzándose al máximo en este confinamiento para llegar mejor en forma de lo que se fue gracias a las buenas instalaciones que posee en su residencia familiar en la que se alberga un buen gimnasio.