Garrido ante el Rayo Majadahonda en la primera vuelta de la competición.
Garrido ante el Rayo Majadahonda en la primera vuelta de la competición.

Cádiz CF

El escudero del Cádiz CF vuelve a echarse de menos

La ausencia de Garrido en los últimos partidos ha desestabilizado el orden del equipo

Por  13:12 h.

Sería injusto, o al menos discutible, achacar la actual crisis de juego y resultados del Cádiz CF a la ausencia de Jon Ander Garrido, un jugador que el pasado domingo ante el Córdoba cumplió su sexto encuentro lesionado. Sin embargo, sí que puede apreciarse que sin el vasco en el terreno de juego el equipo amarillo pierde consistencia en el centro del campo.

El caso es que todo cadista sabe que si a Cervera le piden que señale a un jugador para que vaya en su equipo el primero al que se lo diría seria al mediocentro vasco. Se ha hablado hasta la saciedad la cantidad de argumentos que ofrece el ex del Barakaldo, un hombre aguerrido y que refleja a la perfección el método de trabajo de su entrenador.

Lleva seis encuentros en el dique seco y el Cádiz CF ha sabido sumar de esos 19 puntos posibles once. No obstante, hay que diferenciar la clase de partidos que se han jugado ya que, y aquí hasta Cervera puede coincidir si nos basamos en sus análisis de sus ruedas de prensa, en ninguno de ellos, salvo en uno, los de amarillo hicieron un encuentro espectacular.

Sin duda, los tres últimos encuentros ante Elche, Lugo y Córdoba es un baremo evidente de que las cosas no están funcionando. Y claro, es fácil identificar un problema con la esperanza de solucionarlo en cuanto el ‘problema’ (Garrido) esté a pleno rendimiento, algo que deberá pronto pasar ya que está ultimando su recuperación.

No obstante, y estando él en el rectángulo de juego, las cosas se empezaron a torcer antes aunque las victorias sepultaban ese mal juego salvado por Manu Vallejo o Machís. Porque ante el Albacete, el equipo ganó en un encuentro igualado y gracias a un penalti inexistente sobre Manu Vallejo que transformó desde los once metros Álex Fernández. Una semana antes, en Tarragona, el Cádiz CF suma los tres puntos al ganar por la mínima, con un jugador más y un juego dubitativo ante un débil Nàstic de Tarragona. Por último, y en el primer encuentro que se pierde Garrido en esta etapa lesionado, ante el Tenerife en Carranza, sí que puede decirse que el Cádiz CF suma los tres puntos (2-0) bajo los parámetros deseados de su entrenador , que ese día dejó a su hombre de referencia en el banquillo a sabiendas de que ya no estaba bien.

Por todo ello, la vuelta, se supone que podrá ser ante el Zaragoza gracias a estas dos semanas de descanso obligatorio, de Garrido debe suponer un motivo de esperanza para un equipo amarillo que vuelve a caerse una vez sumados los 50 puntos. Sin duda, el equilibrio que aporta Garrido es elemental para que los atacantes se muestren más libres y confiados de progresar con el balón a sabiendas de tener las espaldas bien cubiertas. El escudero de este Cádiz CF debe volver al equipo para que los hombres de ataque se liberen un poco de misiones defensivas y puedan sentirse más libres a la hora de crear peligro a defensas que vuelven a esperar al once gaditano con once hombres detrás del balón.