Enrique Labrador, con Paco López y Juan Carlos Cordero. Los tres han sido despedidos en los últimos meses.
Enrique Labrador, con Paco López y Juan Carlos Cordero. Los tres han sido despedidos en los últimos meses.

CÁDIZ CF

Enrique Labrador: «Vizcaíno le niega a Pina lo que le concedió a Del Nido»

El exasesor jurídico del Cádiz lamenta que el presidente no respete la presunción de inocencia de Pina como hizo con su amigo y desvela su miedo por el 'caso Doyen'

Por  8:00 h.

Enrique Labrador tomaba las riendas de la asesoría jurídica en el Cádiz en 2016, impulsado por Quique Pina, que bien lo conocía de su etapa en el Granada. Este abogado deportivo se había asentado en la entidad y hasta se destacaba su labor al retirar varias tarjetas amarillas a Garrido e incluso anular la de Álvaro por levantarse la camiseta. Esto es la punta del iceberg, pues su trabajo es mucho más profundo.

Hasta que la detención de su principal valedor quebraba la unión obligada entre el murciano y Vizcaíno y él se convertía en una diana dentro de este enfrentamiento. Labrador fue despedido en marzo “producto de la guerra entre los dos máximos accionistas, y eso lo sabía hasta el juez”. La pasada semana se emitía la resolución de la sentencia por la denuncia por despido, y el letrado estallaba al ver como los rectores del Cádiz se apuntaban una victoria “regada de mentiras”. Después de su escueto comunicado, merece una entrevista para conocer su versión.

-¿Qué le ha parecido la sentencia? 

-La sentencia es salomónica. Me dan la indemnización que yo quería (10.000 euros) y ellos se quedan con despido objetivo, que a mí no me hace daño profesionalmente. Pero me sorprendió que se filtrara a la prensa diciendo que me habían ofrecido más dinero con anterioridad, cuando eso es absolutamente mentira.

-¿Ha asumido la destitución?

-No me queda otra, pero es un despido absurdo. Yo tenía una cláusula en mi contrato por la cual si me despedían debían pagarme hasta 30 de junio. Era una tontería echarme en marzo, como así ha determinado el juez, porque me han pagado tres meses sin tener que trabajar. Y todo ha sido por rencillas personales y ánimos de venganza del presidente Manuel Vizcaíno.

-Usted ha defendido ante el juez y sigue asegurando que lo despiden por ser hombre de Pina.

-Eso es seguro. Cuando entra Quique Pina en prisión, yo voy dos días después a visitarle. Y al día siguiente el presidente quería despedirme, pero lo pudo parar Juan Carlos Cordero. Semanas mas tarde recibe el requerimiento notarial del asunto de Doyen un martes por la tarde y me echa el miércoles. Lo gracioso es que en el juicio se defendieron diciendo que no era una medida vengativa, que seguía Paco López trabajando en el club, y después lo despiden. De risa.

-Vizcaíno insiste en que quiere mantener a Pina lejos del Cádiz para desligarlo de sus problemas con la justicia.

-Manolo Vizcaíno estaba eufórico cuando encarcelaron a Quique, pues se pensaba que había ganado ya. Y cuando sale se lleva un palo enorme y se descompone, de ahí que empiece a actuar de esa manera. Yo he trabajado en el Granada con Pina y estoy seguro de que al final todo va a ser mucho menos de lo que piensa el presidente, que a ver si no le sale peor su encausamiento en el caso Invercaria. El caso de Pina ha hecho mucho ruido por los registros, pero es una investigación sobre los fondos de inversión, que han servido a muchos clubes, y el Cádiz no se ha visto afectado en nada. Sólo hubo petición de información, mientras que el club cadista se ha personado sin necesidad gastándose más dinero en un abogado.

-¿Cree que es bueno para la sociedad que Pina se mantenga alejado de ella, como afirma el presidente?

-A mí me sorprende que Vizcaíno diga en el Ateneo que él dimitiría si estuviera en la posición de Pina, cuando pasó algo muy parecido con su amigo José María del Nido en el Sevilla y no se fue hasta que no lo ratificó el Supremo. Seguramente en ese momento no pensaría que Del Nido tenía que marcharse. Le niega a una persona lo que le da a otra.

Él sabe que es presidente del Cádiz CF única y exclusivamente por una traición a Pina, y como con él no puede paga con los demás las frustraciones, incluso con amenazas. Le gustan esas frases en plan ‘oye, que en esta próxima guerra puede haber muertos’. El caso Doyen también le tiene asustado.

-¿Pero qué es lo que ocurre con Doyen?

-Este fondo de inversión puso el dinero prestado (1.025.000 euros) para salvar al Cádiz CF. Locos por el Balón asumió la deuda a cambio de acciones en la ampliación de capital, y ahora ese dinero se lo debe la mercantil a Pina, que llegó a un acuerdo con Doyen. Vizcaíno se niega a pagarla, e incluso ha intentado pagarla con dinero del Cádiz CF, como parte de su trabajo, pero Pina se lo ha negado.

-Si no le abona ese dinero, ¿cree que Pina puede recuperar el Cádiz por esa vía?

-Ahí tiene una puerta grande, pero no es la única vía.

-¿Tiene intención de recurrir la sentencia?

-Aún no sé. Lo que me llama la atención que ellos se denominen victoriosos y se planteen presentar alegaciones. Es otra prueba de su mentira. Yo sólo puedo decir que mi labor ha quedado ahí, reconocida por los medios, y que desde mi salida el club está un poco peor. Y eso se puede ver con claridad.