Álvaro García celebra un gol en el Sánchez Pizjuán.
Álvaro García celebra un gol en el Sánchez Pizjuán.

Cádiz CF

El traspaso de Álvaro García: ¿una operación financiera?

Las incógnitas siguen cerniendo una operación con varios frentes abiertos: "Tras la oferta del Huesca han llegado tres similares que la igual", asegura Manuel Vizcaíno

Por  10:59 h.

Queda tela que cortar en todo lo que se está moviendo en torno al aún jugador del Cádiz CF Álvaro García. Queda la misma tela, que incógnitas por desvelar pues no están del todo claras las intenciones de todos los agentes implicados en el caso del futbolista de Utrera.

Por un lado, la guerra abierta entre Manuel Vizcaíno y Quique Pina también se está manifestando en la situación que se está viviendo en el seno amarillo. El hecho de no haber ningún tipo de consenso entre las dos cabezas visibles del Cádiz, y a su vez con el director deportivo Juan Carlos Cordero, hace que no todo sea tan trasparente como parece.

Ya es sabido que la oferta del Huesca no ha gustado nada a Quique Pina que aspiraba a que el futbolista acabara en el Udinese italiano. Incluso el murciano asegura que la escuadra transalpina habría igualado el ofrecimiento del Huesca. No obstante, Vizcaíno ha querido dar un golpe encima de la mesa llevando él mismo la negociación con el jugador y finalmente ha aceptado “la oferta más rentable para el Cádiz CF”, según sus propias palabras.

Asimismo, otro los aspectos a tener en cuenta es el beneficio que el Cádiz CF pueda obtener de toda esta operación. Los tres millones que desde el club amarillo dice que el Huesca va a abonar no han sido efectuados aún, y desde Huesca aseguran que ello depende de que el jugador llegue a un acuerdo con el club oscense. Cosa, esto último, improbable a día de hoy pues el extremo ha manifestado que no quiere jugar en El Alcoraz.

Sin duda, lo mejor para el conjunto gaditano sería que un tercero pagara un traspaso por el futbolista. En ese caso, el Cádiz CF ganaría los tres millones del Huesca más la mitad de la venta del futbolista, al igual que el club aragonés se llevaría la otra mitad de esa supuesta venta.

Pero, ¿por qué invierte el Huesca en un futbolista que no quiere jugar en su club?  “Los clubes toman decisiones que siempre tienen un trasfondo. El Huesca ha entendido que la operación le es rentable y por eso la ha hecho, igual que el Cádiz. Son decisiones estratégicas que se han hecho”, asegura Manuel Vizcaíno.

Seguramente ahí este uno de los quid de la cuestión en todo este asunto. El Huesca invierte sabiendo que el futbolista no va a vestir su camiseta pero que sí se puede vender a un tercero y en ese momento obtener un beneficio importante. De hecho, si alguien pagara la cláusula de ocho millones de euros de Alvarito, habrá que verlo, la escuadra del Alto Aragón se llevaría un millón de euros sin comerlo ni beberlo (cuatro por la mitad del traspaso menos los tres que le daría al Cádiz).

Especular con el jugador

Asimismo, otras de las claves de todo el asunto está en las ofertas que puedan llegar a partir de ahora por el futbolista y que pueden convertir el ‘caso Alvarito’ en una mera  y no menos importante operación financiera entre Cádiz CF y SD Huesca. “Desde que hemos aceptado la oferta del Huesca han llegado tres clubes que la igualan. Esto es fútbol y puede pasar cualquier cosa. Hasta el 31 de agosto todo puede pasar”, apunta Vizcaíno.

De las palabras del presidente se extrae que vendiendo la mitad de Alvarito a un club de Primera expone algo más al jugador de lo que ya estaba y de esta manera implica a un segundo club, el Huesca, en una operación que puede ser beneficiosa para todos. De ahí que las finanzas y la economía conviertan el ‘caso Alvarito’ en una operación en la que en principio no se vende al jugador, sino que se negocia con sus derechos económicos, para posteriormente llegar a un verdadero traspaso.

Al respecto hay que apuntar que el Cádiz CF no ha vendido al jugador. Ahora mismo comparte los derechos económicos con el Huesca, aunque los federativos son del Cádiz CF, de ahí que Alvarito pueda seguir jugando con el conjunto cadista pues tiene contrato en vigor.

¿Dónde jugará el futbolista? Parece más que claro que ni en el Cádiz ni en el Huesca, o por lo menos ello aseguran en las dos ciudades, de ahí que la teoría de que todo sea una operación para obtener beneficios económicos cobre más peso.