Óscar Arias, Manuel Vizcaíno y Álvaro Cervera brindan durante la copa de Navidad.
Óscar Arias, Manuel Vizcaíno y Álvaro Cervera brindan durante la copa de Navidad.

Cádiz CF

El objetivo del Cádiz CF: de los 50 puntos al nuevo discurso de esta temporada

El club da un paso al frente y aspira a cotas más importantes que lograr la permanencia

Por  11:03 h.

Los famosos 50 puntos se han convertido en los últimos años en el gran mantra del Cádiz CF y por ende del cadismo. El objetivo de la permanencia tenía y tiene cifra en la clasificación que salvo sorpresa mayúscula suele significar un año más en la categoría de plata del fútbol español.

El medio centenar de puntos ha servido para que el club cadista se haya guardado en salud, es decir, saber que eso es a lo mínimo que tiene que agarrarse para garantizarse cotas mayores esa misma temporada o en las venideras. Sumar dichos guarismos han permitido que la exigencia para la plantilla y el cuerpo técnico no fuera más de la necesaria y que la presión fuera menor. Asimismo, repetir una y otra vez que lo importante era alcanzar la permanencia ayudaba a que el Cádiz CF no fuera de los gallitos de la categoría y que se viera las caras con rivales que sobre el papel siempre iban a ser superiores.

Todo ello a pesar de que en muchos momentos de las últimas tres temporadas, el Cádiz CF estaba cerca de sumar esos 50 puntos con más de media temporada por delante. Nada ni nadie impedía que el objetivo se quitara de la cabeza, aunque la realidad y la práctica invitaba a pensar en cotas mayores.

Lo realmente importante de estas tres últimas campañas en Segunda es que Álvaro Cervera y los suyos han conseguido dicho objetivo con tanta antelación que siempre ha habido margen para pelear por otras cosas, y ello, las cosas como son, no hay que olvidarlo, a la par que hay que valorarlo en su justa medida.

Los 50 puntos también se han convertido en una pequeña maldición, pues en las dos últimas Ligas el Cádiz CF se ha atascado de tal manera que una vez lograda la salvación le ha costado un mundo seguir sumando, seguramente porque la exigencia cambia y el objetivo también.

Con todo, el discurso ya no es el mismo. Ni dentro ni fuera del club se habla ya de permanencia y salvación. Conscientes que, no obstante, nada se consigue si antes no se ha asegurado que el club siga un año más en el fútbol profesional, los años en La Liga 123 y el crecimiento a todos los niveles del proyecto cadista hacen que los famosos 50 puntos se queden pequeños y obsoletos, sobre todo de cara al aficionado.

¿Cómo ha calado el nuevo objetivo?

Queda claro que el club debe estar como mínimo en Segunda División y que todo lo que sea seguir en la categoría de plata no puede ser considerado un fracaso, ni mucho menos. Pero no es menos evidente que el Cádiz CF se ha consolidado en solo tres años en uno de los equipos más importantes de Segunda por el mero hecho de estar más tiempo luchando por ascender, meterse en el ‘play off’, que otra cosa. Los rivales son los primeros que no ven al conjunto amarillo como ese recién ascendido que hace tres temporadas se colaba en la fase de ascenso y se quedaba a poco de obrar la machada.

El cambio de discurso es una evidencia que se palpa ya en las palabras de los responsables del club. El presidente, Manuel Vizcaíno, habla precisamente de que esta temporada el objetivo es “ganar cada partido”. Una muestra de que la entidad quiere ser ambiciosa y es consciente de que ya ha quedado en un segundo plano hablar solo de permanencia. Los Jurado, Cala, Sergio Sánchez y los que estén por venir marcan el cambio de ciclo en un club con aspiraciones más altas que quedan intrínsecas en ese “ganar cada partido”, sin mencionar, eso sí, en ningún momento la palabra ascenso.

Otra cosa es cómo y cuánto ha calado ese discurso en el responsable del equipo, Álvaro Cervera. Por un lado, el entrenador es totalmente consciente que esta temporada se le va a exigir mucho más que en las pasadas. “Tenemos que mejorar si queremos que este año el equipo sea mejor”, decía el míster hace unos días. El técnico entiende que hay que dar un paso adelante no solo a nivel clasificatorio, sino a nivel de juego. Cervera no olvida que por dos campañas seguidas se ha escapado el ‘play off’ de manera inverosímil y que una más no puede pasar.

Por otro lado, el entrenador no es amigo de las obligaciones y mucho menos de las exigencias y ni por asomo quiere que le hablen de objetivos como el ascenso. Cervera comprende la dificultad y la peligrosidad de que a su equipo, como a cualquier otro, se le pida desde el minuto uno subir a Primera División. Perro viejo en ese sentido, el míster amarillo entiende que hay que ir paso a paso y que aunque el cambio de discurso es una evidencia, solo con tranquilidad y paciencia se pueden conseguir las cosas.

Y por último está cómo ha calado y calará el nuevo objetivo en la afición y el entorno. El cadismo, siempre exigente, vive entre las dos aguas de muchos años en Segunda B y tres temporadas en la zona alta de la categoría de plata, con dos campañas con un final decepcionante. El aficionado entiende que ese paso adelante que quiere dar el club es necesario pero con la prudencia de recordar que al final los 50 puntos deben ser el primer paso a sabores más dulces.