La soledad del Ramón de Carranza acogerá el reencuentro del equipo amarillo con la competición tres meses después del parón obligado por el coronavirus. CCF
La soledad del Ramón de Carranza acogerá el reencuentro del equipo amarillo con la competición tres meses después del parón obligado por el coronavirus. CCF

Cádiz CF

Cádiz CF-Rayo (Previa) La soledad de Carranza para buscar certezas

El once amarillo retoma la Liga esta noche ante el Rayo con la confianza de sumar su primera victoria para eludir dudas

Por  10:35 h.
Cádiz
0
Rayo Vallecano
0
Cádiz CF: David Gil, Iza, Fali, Cala, Espino, José Mari, Edu Ramos, Salvi, Perea, Álex y Lozano.
Rayo Vallecano: Dimitrievski; Advíncula, Catena, Saveljich, Luna; De Frutos, Mario Suárez, Comesaña, Álvaro García; Trejo; y Qasmi.
Árbitro: Gorka Sagués Oscoz (Comité Vasco).
Partido correspondiente a la jornada 32 de Liga de la Segunda División.
Estadio Ramón de Carranza. Sin presencia de aficionados por la crisis del coronavirus. 21.30. Movistar.

Nada mejor que un buen primer paso para comenzar con buen pie. Y eso es lo que se propone justamente hoy un Cádiz CF que afronta la reanudación de la competición albergando tantas esperanzas e ilusiones como dudas. Y para evitarlas o eludirlas, qué mejor que empezar a ganar en casa ante un equipo que viene algo más rodado que el once gaditano después de que el pasado miércoles jugase 45 minutos para desnivelar la balanza ante el Albacete. Y ojo con esto. Ojo porque el Rayo tiene un señor equipo hecho para ascender. Y ojo porque los de Paco Jémez se vieron muy sueltos, frescos incluso, y con las ideas muy claras. Tan claras que llegan a Carranza con la firme intención de seguir escalando posiciones y aprovechar el posible colapso de sensaciones que sufrirá un Cádiz CF líder que ‘debutará’ en esta nueva minicompetición haciendo las veces de anfitrión y lamentando la ausencia del aliento que siempre le ha transmitido la grada del Ramón de Carranza.

Nunca un primer partido fue tan importante. Y no, no es un tópico. La victoria del Huesca del pasado viernes hace que el tercer clasificado se haya colocado a solo tres puntos y con la ventaja de que queda un encuentro en El Alcoraz que de seguir escalando el club oscense será una auténtica batalla.

El vértigo ya se ha hecho presente y aún no ha comenzado a rodar el balón para los hombres de un Álvaro Cervera que firmaba en la previa de este encuentro su renovación para los próximos cuatro años, algo que como no puede ser de otro modo ha sido celebrado por todo lo alto por su afición. Parece el mejor momento. Parece.

Más allá de debatir la negociación, con sus mentiras incluidas, que Manuel Vizcaíno ha llevado a cabo con los representantes de un entrenador con el que no se habla, lo capital ahora son sus muchachos. Esos que están llamado a escribir la historia dorada de un club que ya merece estar en lo más alto del fútbol español. Se lo merece porque son varios años consecutivos golpeando las puertas de la gloria. Se lo merece porque allí donde se ha sufrido mucho, también se agradece disfrutar cuando el trabajo que se ha hecho es bueno. Porque aquí en Cádiz se sabe mucho lo que es penar, pero casi siempre que se ha penado ha sido merecido. Las cosas como son. Duele escribirlo, pero las gestiones malas acaban con resultados pésimos. De ahí los tumbos que lleva dando una entidad que aún recuerda muy reciente los lodos y el barro de la Segunda B. Una categoría de donde salió como un ave fénix de la mano de un Cervera que afronta sus once partidos más importantes desde que ha llegado al banquillo del Cádiz CF. Que ya es decir.

Sobra decir que el cadismo no merece estar fuera de su casa cuando su equipo más lo necesita. Las circunstancias mandan y como bien decía Cervera el pasado viernes nada pueden hacer para remediarlo, pero el aliento que solo esa grada sabe dar cuando sobre el verde hay mucho en juego es un hándicap que no será fácil de olvidar por los jugadores amarillos. Ahora solo queda centrarse en lo mucho que se tiene de ganado para defenderlo a capa y espada en esta recta final liguera. Sin aficiones y con neutralidad total en todos los campos, nadie podrá decir que habrá condicionantes externos que perjudiquen o beneficien a unos u otros. El final de Liga será tan feo como justo dado que solo habrá un equipo contra otro en la soledad silenciosas de estadios vacíos.

Se ha hablado mucho durante todo este confinamiento de si le ha ido bien o mal al Cádiz CF este parón liguero. Por lo visto, puede parecer que sí, que le ha ido bien. La explicación descansa en que objetivamente los de Cervera andaban colapsados y no estaban jugando su mejor fútbol. O sea, que un año más volvía a estancarse en esa misma segunda vuelta que frenó las aspiraciones del Cádiz CF en las dos anteriores temporadas. Frenada esa dinámica por el Covid-19, ahora solo queda confiar en que los de Cervera comiencen se manera similar esta miniliga a como lo hicieron en las fabulosas primeras jornadas que les hizo amontonar puntos para llegar a esta recta final con esta distancia, que cada vez en menor. Zaragoza, Huesca o Almería avisan desde segunda línea y la presión ya se ha sentado en la misma mesa que el Cádiz CF de aquí hasta el final.

Pero para poner las cosas en su sitio nada como sumar los tres primeros puntos en juego esta noche ante el Rayo y comenzar este sprint final como se debe, sin nervios, asentando la confianza y dando motivos para alejar esos posibles fantasmas que se presentarían nada más recomenzar el asunto. Para ello Cervera alineará un que no será muy distinto al formado por David Gil bajo palos ante la sanción de Cifuentes. La defensa es de memoria y responde con Iza, Fali, Cala y Espino. Edu Ramos y José Mari sostendrá al bloque mientras que el ataque se lo repartirán Salvi, Perea, Álex y el Choco Lozano.

No se le da nada bien Carranza al Rayo, que en veinte partidos oficiales y solo ha ganado una vez, el 22 de abril de 1973, en Segunda (2-3). El resto nueve empates y diez derrotas.