Álex puja la posesión con un jugador del Elche.
Álex puja la posesión con un jugador del Elche.

Cádiz CF

Cádiz CF-Elche (0-0) El líder frena pero no negocia

Los de Cervera no se reencuentran con la victoria en casa ante un rival que le dio más complicaciones que las bajas con las que llegó al duelo

Por  23:05 h.
Cádiz
0
Elche
0
Cádiz CF: Cifuentes, Iza, Fali, Sergio González, Espino, Edu Ramos (Caye Quintana, 70'), Garrido, Perea, Salvi (Javi Navarro, 61'), Álex y Lozano.
Elche: Edgar Badía, Juan Cruz, Manuel Sánchez, Dani Calvo, Óscar Gil, Ramón Folch, Gonzalo Villar, Josan (Andoni López, 64'), Nino, Iván Sánchez y Yacine Qasmi (Claudio, 74') (Mfulu, 89')
Árbitro: Trujillo Suárez, tinerfeño. Mostró cartulina amarilla a los cadistas Lozano y Espino y a los ilicitanos Manuel Sánchez y Claudio Medina
Incidencias: Partido correspondiente a la 19ª jornada. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Francisco Aparicio Rambal, jugador que vistió los colores del Cádiz CF en la 1964/64, disputando 30 partidos.
Nuevo Estadio Ramón de Carranza. 16.625 espectadores.

El Cádiz CF no se pudo reencontrar con la victoria ante un Elche que sumaba en Carranza su sexto encuentro consecutivo sin perder. De ahí la dificultad de un encuentro al que el Cádiz CF volvió a llegar cargado de bajas, algo que debe explicar este ligero retroceso en el caminar de un líder que sigue demostrando tesón e iniciativa por seguir sumando de tres en tres. No obstante, la lógica de una competición que ya avisaba de sus complejidades se evidencia a cada paso que se intenta dar.

Se puede decir que sí, que este Cádiz CF se ha visto frenado en las dos últimas comparecencias pero igualmente se afirma que sigue sin negociar el resultado, que sigue con las mismas garantías que cuando sumaba de tres en tres. La cabeza sigue siendo la misma y apenas ha hecho mella en él más que la cantidad de lesiones que arrastra y la no menos importante pujanza de un Elche que promete dar guerra en las partes nobles de la clasificación de aquí en adelante.

Hasta cuatro novedades introdujo Cervera en su once debido a los regresos de unos y a las bajas de otros. Así, el sancionado Rhyner dejó su sitio en la defensa a Sergio González. El resto de cambios fueron para dar entrada a los que esta semana salía de la enfermería, como Edu Ramos, que suplió al lesionado José Mari; Javi Navarro dejaba su lugar a Salvi y Caye Quintana hacía lo propio con Perea, ambos titulares que regresaban a su puesto tras estar fuera de combate dos y cuatro semanas respectivamente.

Como herido en su orgullo por la caída en Fuenlabrada, así salió el líder ante un Elche con predisposición a tener el balón pese a tener en frente a un Cádiz CF con sus líneas adelantadas y agobiando su salida de balón. Era tanto el hambre de los gaditanos que apenas dejaron pasar cinco minutos para probar fortuna. El primero que lo intentó fue el recién regresado al once Perea, que tras zafarse de un contrario se acomodó en el vértice del área para buscar la escuadra de Edgar Badía aunque sin afinar la puntería.

La intensidad en este arranque la puso el Cádiz CF, que salió volcado ante un Elche con más calma y sin prisas. Pasado el primer cuarto de hora el encuentro se serenó y comenzó a abrirse el telón de lo que en teoría iba a ser la obra a exponer.

Poco a poco, el Elche se fue metiendo en el encuentro y fue Josan el que mantuvo el aliento a los cadistas después de encarar magistralmente a Fali, sortearlo, y con todo para él disparar mordido con su pierna izquierda sin encontrar puerta.

Era el tanto el respeto entre uno y otro equipo que por momentos el encuentro se detenía y por otros se revolucionaba yendo el balón de un área a otra para regocijo de una grada que se divertía con estos subidones.

Cada uno con sus armas, parecía el Elche mejor acomodado al guion establecido. Y de nuevo fue Josan, pasada la media hora, el que llevó veneno al área de Cifuentes tras un centro al segundo palo que fue rematado de cabeza y a las manos por Gonzalo Villar.

Esta nueva ocasión ilicitana activó al ataque amarillo, que en un par de minutos forzó dos saques de esquina más por el empeño intensivo que por fútbol.

En uno de esos vaivenes que daba el partido llegó la mejor para el Elche en botas de, quien si no, Josan. Un acertadísimo saque en largo preciso de Edagar Badía al extremo ilicitano metió en un lío al Pacha Espino, último hombre de la retaguardia cadista. El uruguayo se vio superado hasta en dos ocasiones por Josa, que disparó sin oposición y dejando atrás al charrúa aunque el balón se fue desviado en lo que era un nuevo aviso de los franjiverdes, que por minutos se crecían en Carranza.

El Elche llegó fenomenal al descanso. Sus posesiones eran largas, con sentido y proyección de ataque. A esto se le unía que también lanzaba contras o transiciones tan rápidas que hacía sufrir a la zaga gaditana. Como en otra en la que Nino se adentró en el área pequeña para disparar sin ángulo y tapado por Fali mientras era presionado por Espino por detrás..

Sin embargo, se nota que al Cádiz CF le va a la marcha, porque cada vez que le embestía su rival se rearmaba y también llevaba peligro al otra área. Y de esta forma, Perea finalizaba una contra con un disparo, ¡cuanto se agradece este tipo de jugadores que le gusta chutar desde lejos!, que se iba al larguero tras tocar en un defensa.

Con tablas justas se llegaba al descanso y de él no salió ningún equipo con cambio alguno. Eso sí, Cervera mandaba a los suyos contenerse un poco y el Cádiz CF esperó en el medio campo a un Elche que no sufrió en demasía con la presión amarilla. Y pese a este paso atrás, los gaditanos comenzaron a acercarse a los dominio de Edgar Badía, que tenía que intervenir a un disparo de Espino que había rebotado en un defensa. Poco a poco, la grada de Carranza se fue animando a medida que lo hacía su equipo.

Esta acometida local hizo que el Elche se revolviera con tranquilidad y criterio, lo que motivó de nuevo que el encuentro se templase, igual que la grada, que presenciaba el duelo de dos rivales que se sabían respetar con poderosas razones.

De esa templaza salió pronto la grada, que se vino arriba con una oportunidad que no encontró rematador en el segundo palo después de profundizar Álex Fernández por la banda izquierda con la clase que acostumbra el madrileño.

Primeros cambios

Pasaban los minutos y Cervera abría fuego desde el banquillo dando entrada a Javi Navarro por Salvi. Y comenzaban a ganar a los puntos los cadistas, que mediante Perea y Lozano avisaban con dos disparos que no encontraron puerta

Y si Cervera metía pólvora, no menos haría Pacheta, que daba entrada a Andoni López, que en su primer balón casi adelanta a los suyos tras presentarse solo ante Cifuentes ganándole la partida a Fali pero su disparo raso se fue rozando la cepa del palo.

Se aceleraba el partido y no sería Cervera el que le pusiera frenos. Una vez más, el técnico cadista se mostraba ambicioso y sentaba a Edu Ramos para meter a Caye Quintana como acompañante del Choco Lozano y el onubense, en apenas dos minutos, estuvo implicado en dos ocasiones con las que el Cádiz CF volvía a avisar.

Con las pulsaciones a mil, era lógico que el encuentro entrase en una fase de precipitaciones y faltas entre dos equipos que querían ganar pero mucho menos querían equivocarse al intentar hacerlo.

Pese a todo, el Cádiz CF seguía volcando el campo hacia territorio ilicitano y si no es por la estirada genial de Edagar Badía, el Choco Lozano hubiera sumado su quinto gol en Liga tras un espléndido cabezazo que buscaba la cepa del palo y acabó encontrándose con los guantes del acertado meta alicantino.

Insistió en el descuento el Cádiz CF a través de Perea, que siguió persiguiendo su gol pero la fortuna no estaba de su lado en su vuelta al once. El disparo del manchego, que controló dentro del área un balón rechazado, se fue ligeremente desviado en lo que fue la última ocasión de un partido que acabó con reparto de puntos.