Manu Vallejo fue titular en el estreno liguero.
Manu Vallejo fue titular en el estreno liguero.

CÁDIZ CF

Cádiz CF 1 UD Almería 0 (Crónica) El ímpetu tiene premio

La entrada de Salvi en la segunda parte desatasca un embarrado partido que decide Álex con su gol a falta de un cuarto de hora para el final

Por  23:05 h.
Cádiz
1
Almería
0
Cifuentes; David Carmona, Marcos Mauro, Kecojevic, Matos; Álex, José Mari (Karim, 84'), Aketxe; Agra (Salvi, 62'), Manu Vallejo (Juan Hernández, 70') y Mario Barco.
1-0: Álex (75'). Centro de Salvi por la derecha que Mario Barco baja con la testa y Álex recoge con el pecho para fusilar con temple y seguridad a Fernando. El primero de la presente temporada en LaLiga 123.
Fernando; José Romera, Joaquín. Owona, Nano; Arzura (Sergio Pérez, 78'), César de la Hoz, Chema, Juan Carlos Real, Luis Rioja (Corpas, 67'); y Sekou (Sergio Aguza, 59').
Daniel Jesús Trujillo Suárez, comité tinerfeño. Mostró cartulina amarilla a los locales Matos, José Mari, Aketxe y Agra, y a los visitantes Owona, Chema, Luis Rioja y Sekou.
Encuentro de la primera jornada de LaLiga 123 en la temporada 2018-2019. Primera duelo andaluz del presente ejercicio. Se guardó un sentido minuto de silencio por los socios del Cádiz CF fallecidos durante la pasada temporada.
Ramón de Carranza. Buena entrada en las gradas del coliseo cadista en el estreno liguero del Cádiz CF.

Los tres primeros puntos ya están en el Ramón de Carranza. El Cádiz CF comenzó la nueva temporada con victoria gracias a un gol de Álex, siempre providencial, cuando la cita se empantanaba más de la cuenta ante un Almería que fue en busca de un punto y se marchó de vacío de la Tacita de Plata.

Con Salvi, suplente de nuevo, como desatascador en la segunda parte se hizo la luz en un envite en el que los chispazos de un atrevido Manu Vallejo y el juego a balón parado de Aketxe se presentaban como las mejores credenciales de los gaditanos.

No es que el Cádiz CF hiciera un partido para enmarcar, ni muchísimo menos, pero sí es cierto que fue el único que lo intentó ante un Almería completamente ausente en ataque. Lo hizo por la mínima pero en gran medida fue por la falta de acierto de un equipo local al que, salvo que se demuestre lo contrario, le falta alguien que las enchufe. Y es que Mario Barco, el delantero en este inicio, se deja notar en el juego, lucha hasta la extenuación y hasta da asistencias, pero no está fino de cara a puerta.

Álvaro Cervera puso en liza un once inicial muy similar al alineado hace una semana en el Trofeo Carranza ante la UD Las Palmas. Sólo la vuelta de Cifuentes y la entrada de David Carmona por el sancionado Rober Correa dieron nuevos aires a un equipo que tan buena imagen dejó en la última prueba de la pretemporada.

Al míster cadista no le tembló el pulso a la hora de dejar en el banquillo a pesos pesados como Garrido y Salvi. Tampoco para dejar sin convocar a Alberto Perea, que se quedó fuera de la lista definitiva de 18 jugadores junto al almeriense Dani Romera. Y mucho menos aún para alinear de inicio al canterano Manu Vallejo, la gran sensación del verano cadista.

Con bajas importantes se presentaba un Almería con más inexperiencia que nombres. Lo hacía con cambios en la portería por la sanción de René y en los laterales por las lesiones de Fran Rodríguez y Samu de los Reyes. El guardameta Fernando, José Romera y Nano ocupaban los puestos en un equipo que arriba se encomendaba a jóvenes como Chema, Luis Rioja o Sekou, debutantes todos ellos en LaLiga 123.

La importancia del balón parado

El Cádiz CF, aún por confeccionar pero conocedor de sus virtudes, comenzó apretando por la banda de Manu Vallejo aunque su primera gran ocasión llegó con uno de sus recursos más típicos: el balón parado. Fue en un saque de esquina botado por Aketxe (el equipo cadista puede y debe aprovechar ese filón) en el que Kecojevic, imperial, entró libre de marca y remató picado de cabeza. El balón se marchó rozando el poste para alivio de un portero rojiblanco que hizo la estatua.

A continuación, el desparpajo de Manu Vallejo hizo posible que probara fortuna con un chut que se fue sin demasiado peligro por la línea de fondo. Y tal era el dolor de muelas del chiclanero para la zaga almeriense en esos momentos que un centro suyo estuvo apunto de significar el 1-0. Faltó alguien para empujarla. Sin lugar a dudas, la banda izquierda, sin Álvaro García pero con Matos y Manu Vallejo bien compenetrados, era la gran preocupación de los visitantes.

Sin embargo, el paso de los minutos jugó en contra de un Cádiz CF que empezaba a atascarse ante un rival práctico atrás y nulo en ataque. Sin dominador ni dominado, el juego era tan plano como embarullado en ambos bandos. Sólo el reclamo de un penalti de Owona sobre Mario Barco levantó de sus asientos a los seguidores cadistas. Eso, un centro forzado de Manu Vallejo y dos cabezazos sin tino del delantero navarro después de centros de Agra y Carmona por la banda derecha.

Al descanso se llegó con el único intento del conjunto de Fran Fernández. El disparo de Chema se marchó fuera tras cazar un rechace en una jugada que iniciaron Nano y Luis Rioja en el flanco izquierdo.

Un adversario sin mordiente

Con la misma sensación arrancó la segunda mitad. Los gaditanos, ávidos de un rematador, lo intentaban sin mucho acierto por sus bandas. Mientras, el Almería no perdía su estilo y jugaba con esas cartas que tanto daño le hacen al Cádiz CF. Cifuentes seguía el duelo como un espectador más, pero el encuentro se embarraba cada vez más, con múltiples interrupciones.

Era necesario cambiar el ritmo del partido y Cervera miró al banquillo. Ahí estaba Salvi y el míster no se lo pensó. Fue entrar el sanluqueño y hacer temblar a los zagueros visitantes. De hecho, dos minutos tardó el vertical en extremo en coger la banda derecha y poner un centro que Mario Barco remató en buena acción con el pie y al primer toque que salvó Fernando con una notable intervención.

En otra de esas aproximaciones de Salvi por la derecha, con la ayuda de David Carmona, el cuero le quedó a José Mari en el 67′ aunque su disparo con el alma se le marchó alto. No fue la única vez en la que lo intentó el roteño, que también probó fortuna con la técnica.

Y así hasta que el asedio cadista tuvo premio. Quedaba un cuarto de hora para el final cuando otra vez Salvi centró por la derecha para que Mario Barco la bajara con la testa y Álex, tras recoger el esférico con el pecho, fusilara con temple y seguridad a Fernando. El primer gol de la temporada tenía color amarillo.

Y no quedó ahí la insistencia de un equipo cadista. Un remate de cabeza del debutante Juan Hernández, otro de Salvi y una clara ocasión de Mario Barco no pudieron dar más tranquilidad a un equipo que al final tuvo que sufrir ante un adversario plano. Menos mal que no fue demasiado. Sólo con un disparo lejano de César de la Hoz que repelió con problemas Cifuentes y a través de un remate de cabeza del meta Fernando a la desesperada en un córner.

Al final, el Cádiz CF empieza ganando y lo hace con sus señas de identidad. Las mismas que no se pueden perder nunca. Se vaya Álvaro García o lleguen los que lleguen.