Álvaro García celebra un gol en el Sánchez Pizjuán.
Álvaro García celebra un gol en el Sánchez Pizjuán.

CÁDIZ CF

Álvaro García, el adiós de un eterno cadista

El nuevo extremo del Rayo Vallecano se despide del cadismo con una emotiva carta

Por  10:04 h.

Álvaro García ya es jugador del Rayo Vallecano y así ha puesto fin a una etapa cadista de tres temporadas llena de grandes e inolvidables momentos.

El veloz extremo utrerano da el salto a la máxima división del fútbol español, categoría en la que ya llegó a debutar, y se despide con una emotiva carta del cadismo.

“Hoy es el día en el que no quiero más que agradecer. Y sin saber por dónde empezar, Cádiz, empiezo a bloquearme.
Mismo titubeo y nervios con los que llegué hace ya tres años, aún me acuerdo de ese Álvaro que ahora se dirige a ustedes detrás de ese apelativo cariñoso con el que me bautizasteis, Alvarito.

Y es que durante todo este tiempo disfruté y me tropecé muchas veces, pero aún así jamás pensé que a través del fútbol encontrara una segunda casa. De ella, me llevo su gente, su gracia, sus carnavales, sus playas y sobre todo, nuestro Ramón de Carranza.

Siempre recordaré vuestro cariño y muestras de afecto tras una lesión, una derrota, cuando fallaban las fuerzas en un partido cuesta arriba o los agradecimientos en aquel ansiado ASCENSO, en el que a todos nos brillaban los ojos, ¡Inexplicable, familia!

Y es que Cádiz deja marcada mi vida profesional y personal pero, sobre todo, deja marcado mi corazón. Cádiz es amarilla, es mi banda, es mi gente, son mis amigos más que mis compañeros, no tengo palabras para ustedes. Y cómo no, destacar a quién dirige la orquesta, un entrenador que me ha enseñado, exprimido y marcado para siempre. Gracias por creer en mí, desde el minuto uno al último.

Por supuesto, agradecer a la dirección deportiva por apostar por mí, cuerpo técnico y médico por todo el cariño y atención recibida, y al utillero y personal del club por tener una disposición admirable hacia cada uno de nosotros, y en este caso hacia mi persona.

Por último decir que CREÍ, CREO Y SEGUIRÉ CREYENDO en vosotros, ese lema lo tendré grabado a fuego para siempre. Por eso, os espero pronto en esta categoría a la que llego hoy, cargado de ilusión y ganas de trabajar. Gracias de corazón a TODOS, gracias TACITA DE PLATA, aunque para mí seáis de ¡ORO!

Un eterno cadista”.

Álvaro García.