Alberto Benito.
Alberto Benito.

Cádiz CF

Alberto Benito vuelve al sur

El que fuera director deportivo del Cádiz CF será el secretario técnico del Betis

Por  18:11 h.

El Betis está introduciendo cambios estructurales y deportivos en su entidad. Los cambios no solo han afectado al banquillo, donde se han hecho con los servicios de Manuel Pellegrini para esta temporada sino que se ha desmantelado la anterior dirección deportiva para ponerla en manos de Antonio Cordón, que será el nuevo director general deportivo hasta junio de 2024.

Cordón ya coincidió con el entrenador chileno en el Villarreal, donde llevaron al club castellonense a escribir sus mejores páginas de la historia llegando a alcanzar unas semifinal de Champions con Riquelme, Sorín y compañía. Precisamente, y tras 17 años en el club castellonense, en 2016 aceptó la oferta del AS Mónaco para la temporada en la que el equipo monegasco conquistó la Ligue 1 y en la que despuntó el joven Kylian Mbappé. Posteriormente, se incorporó como CEO del holding de capital chino Hope Group al que pertenecen el Granada y el Parma italiano, entre otros. Y es ahí donde Cordón tira del que fuera director deportivo del Cádiz CF y Almería, Alberto Benito, que lo hace partícipe de su red de ojeadores al servicio de los clubes con los que trabajaba Hope.

Benito será la mano derecha de Cordón, que lo ha nombrado secretario técnico del Betis, un club que se ha confiado en un grupo de trabajo serio, riguroso y metódico y especialista en la confección de plantillas competitivas y en la gestión de todos los aspectos que inciden en el día a día del primer equipo y del fútbol formativo.

Sobra decir que Alberto Benito fue el artífice, junto a Jose González, de la confección de la plantilla con la que el Cádiz CF logró salir, nueve años después, del pozo de la Segunda B. Igualmente, también fue el director deportivo del mismo bloque que consiguió el ascenso a Primera en Chapin. Hombre de confianza de Antonio Muñoz, supo irse en cuanto el cordobés vendió el club a Arturo Baldasano abriéndose una nueva grieta en la vida del club.