Imagen de archivo de un buzo
Imagen de archivo de un buzo - ABC

Un grupo de buceadores de la Armada encuentran restos de un buque del siglo XVIII

Han identificado tres piezas de artillería de hierro, diversas palanquetas, además de restos de cerámica y otros enseres

Actualizado:

Buceadores de la Armada Española han identificado tres piezas de artillería de hierro, diversas palanquetas, además de restos de cerámica y otros enseres, durante una inmersión realizada en aguas de la ría de Viveiro (Lugo), en las proximidades de la isla de Area, y que podrían pertenecer a un buque de finales del siglo XVIII.

La inmersión fue realizada por integrantes de la Unidad de Buceo de Ferrol (UBUFER), con base en la Estación Naval de A Graña, en coordinación con el Servicio Arqueológico de la Xunta.

Este hallazgo ha sido posible, según ha asegurado la Armada, a través de un comunicado, «gracias a la colaboración de un buceador deportivo de la zona», que a principios del mes de febrero dio aviso a las autoridades de la presencia de estos restos arqueológicos.

Este aviso motivó la movilización de un equipo con base en Ferrol para realizar dicha inmersión, ya que la Armada Española es «la responsable del registro y protección del patrimonio arqueológico sumergido».

Para desarrollar esta tarea se han desplazado hasta la localidad de A Mariña lucense una embarcación semirrígida y un camión con todo el material de buceo.

En estos trabajos, además de los buzos militares, también ha participado el arqueólogo submarino Miguel San Claudio Santa Cruz, contratado por la Xunta, gran conocedor de restos arqueológicos y «experto en el abundante y rico patrimonio sumergido en aguas del litoral de Galicia».

Por el momento no se tiene constancia exacta de la naturaleza y pertenencia de los restos. Además, «su identificación encierra múltiples dificultades, originadas por la ausencia de datos y el paso del tiempo en el material sumergido».

Ahora, una vez recuperados del fondo de la ría de Viveiro, estos restos serán catalogados y estudiados por los equipos de arqueología, que tratarán de descifrar la época a la que pertenece y sobre su posible origen.