SUCESOS

Condenado a nueve años un indigente de San Fernando por violar a una mujer

El acusado amenazó con dos navajas a la mujer, que trató de defenderse de su agresor

Actualizado:

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a nueve años de prisión y a seis años de libertad vigilada una vez concluya la pena privativa de libertad a un indigente, que responde al nombre de J.M.E.S., por agredir sexualmente a una mujer en San Fernando.

En la sentencia, se da como hechos probados que en la madrugada del 2 de octubre de 2016 el condenado se encontraba en un garaje abandonado donde convivía con una pareja de indigentes.

Una discusión entre la citada pareja conllevó a que la mujer se quedara sola esa madrugada en el garaje por lo que J.M.E.S. «aprovechó la situación se colocó al lado de la mujer, quien se encontraba medio dormida, con el propósito de satisfacer su ánimo libidinoso».

El condenado comenzó a realizar tocamientos y la víctima le insistió en que se fuera de allí y asustada por la insistencia del acusado se levantó con intención de marcharse lo que no consiguió al agarrarla el acusado por los pelos y tirarla sobre el colchón.

Posteriormente, a pesar de que la víctima forcejeó con el acusado y trataba de incorporarse no pudo evitar que éste siguiera con su acción.

Una vez que el acusado cesó, se quitó de encima de la víctima y le exhibió una navaja multiusos de color rojo y otra navaja de mango color gris, ambas de ocho centímetros de hoja, conminándola a que se estuviera allí quieta y no lo denunciara o tendría que hacerle daño y podría matarla.

Esta situación provocó mayor miedo en la víctima del que ya tenía, por lo que se mantuvo quieta hasta que el acusado recogió todas sus cosas y se marchó del lugar, saltando entonces por la valla trasera para ir a Comisaría a denunciar.

Por todo ello, la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial lo ha condenado a ocho años de prisión y seis de libertad vigilada por un delito de agresión sexual así como a un año de prisión por un delito de amenazas. Asimismo, el condenado deberá indemnizar a la víctima con la suma de 10.150 euros por los daños físicos y morales.