DISTINCIÓN

Tres centros de salud gaditanos, reconocidos por su especial atención al dolor

La Banda Padre Salado de Chiclana, Loreto-Puntales en la capital gaditana y Casines de Puerto Real forman parte de las 133 unidades que cuentan con este distintivo en el sistema sanitario público andaluz

Actualizado:

Tres centros de atención primaria del Distrito Sanitario Bahía de Cádiz-La Janda han conseguido el distintivo 'Centros contra el dolor', que otorga la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA), a través del Observatorio para la Seguridad del Paciente.

El fin de esta iniciativa, que se enmarca en la Estrategia de Seguridad del Paciente y en el Plan Andaluz de Atención a las Personas con Dolor de la Consejería de Salud, es «reconocer el trabajo de las entidades y profesionales que están comprometidos con el abordaje del dolor en los pacientes», ha explicado en un comunicado la Junta de Andalucía.

Las tres unidades de gestión clínica reconocidas por su atención al dolor crónico son La Banda Padre Salado, de Chiclana; Loreto-Puntales, de Cádiz; y Casines, de Puerto Real, que han obtenido este distintivo junto a otras ocho unidades de toda la comunidad andaluza.

El programa 'Centros contra el dolor', que recientemente ha recibido el reconocimiento como buena práctica del Sistema Nacional de Salud por parte del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, pretende «fomentar la adopción de buenas prácticas en la atención del paciente con dolor, ofreciendo a los centros y unidades sanitarias unos criterios de calidad con los que guiar y mejorar su atención a estas personas».

Para ello, la ACSA ofrece a los centros y unidades en torno a 70 recomendaciones -elaboradas por un comité técnico asesor- que abordan diversos aspectos relativos a la información que se proporciona al paciente sobre el abordaje del dolor, la formación de los profesionales, la evaluación sistemática del dolor, el tratamiento del dolor en el proceso asistencial, el seguimiento del paciente, mejoras posibles, y estructura organizativa que mejor apoya la atención al dolor.

La Junta de Andalucía ha explicado que las recomendaciones constituyen un patrón de referencia para la autoevaluación que los centros y unidades realizan para ser reconocidos como 'Centros contra el dolor'. Gracias a esta autoevaluación, los profesionales pueden comprobar el nivel de implantación en su centro de una serie de buenas prácticas relacionadas con el abordaje del dolor, que posteriormente son evaluadas por el Observatorio para la Seguridad del Paciente.

En total, son ya 133 los centros y unidades del Sistema Sanitario Público de Andalucía que cuentan con este distintivo. Entre ellos, 70 pertenecen al nivel de atención primaria, 55 de atención hospitalaria y los 8 servicios provinciales del 061.

Lucha contra el dolor

Esta iniciativa se desarrolla en el marco de la Estrategia para la Seguridad del Paciente y del Plan Andaluz de Atención a las Personas con Dolor de la Consejería de Salud. Este plan se puso en marcha en 2009, con el objetivo de «ofrecer una respuesta integral a un problema muy frecuente en la población» -una de cada seis personas presenta dolor crónico--que «repercute en la calidad de vida de las personas y supone una carga importante para los sistemas sanitarios».

A través de esta herramienta, se trabaja de forma «proactiva e integrada», articulando acciones de prevención y detección precoz así como de tratamiento sobre la base de la evidencia científica.

La Junta ha señalado que también se aborda el dolor en el sistema sanitario público a través de la puesta en marcha de modelos organizativos que garanticen equidad en el acceso a los servicios, y «mediante una apuesta por la formación y la investigación para avanzar en calidad asistencial y seguridad». Por último, ha resaltado que una pieza fundamental es el aumento de la participación de los pacientes en el manejo de su propia situación de dolor.

Esta estrategia presta especial atención a las poblaciones vulnerables, como son la población infantil, las personas mayores, las personas con problemas de salud mental y las personas discapacitadas. Hasta ahora, el desarrollo del Plan ha permitido que el 80 por ciento de los problemas de dolor sea abordado en Atención Primaria, con un fuerte protagonismo de la enfermería.