Reforma de uno de los cruceros de Royal Caribbean en el astillero de Cádiz
Reforma de uno de los cruceros de Royal Caribbean en el astillero de Cádiz - A. V.
INDUSTRIA

A toda máquina en el astillero de Cádiz

La llegada del crucero 'Zenith', de Pullmantur, y la entrada de dos barcos de la compañía Marella Cruise ponen a la planta de la capital a pleno rendimiento

CÁDIZActualizado:

El área de reparaciones del astillero de Cádiz enfila los dos últimos meses del año a pleno rendimiento. La entrada este miércoles del crucero 'Zenith', de Pullmantur, y la varada del 'Celebration', de la compañía Marella Cruise, en el dique flotante concentran la actividad de este mes de noviembre. A estos dos buques, una vez que terminen sus respectivas obras, les relevarán otro crucero de la Marella, el 'Dream', y el velero de la Wind Cruise, el 'Wind Star'. No se descarta que en las próximas semanas también reserve dique a alguna fragata de la Armada para una varada.

Las expectativas para el primer trimestre del año tampoco son malas. De hecho, la compañía Carnival ha confirmado para el próximo marzo la reforma de dos de sus cruceros en Cádiz, el 'Triumph' y el 'Ferry'. Además, para mayo, también está confirmada la varada del buque 'The World', conocido popularmente como el barco de los millonarios, ya que es un crucero exclusivo con camarotes en propiedad. Además, la Royal Caribbean, también ha reservado dique con la antelación de un año para una obra en el 'Oasis of the Seas'.

Navantia sigue negociando con las navieras para que las obras del interior de los buques se deleguen en empresas de la Bahía

Esta situación es muy similar a la vivida en el último trimestre de 2017, que generó una actividad frenética en las instalaciones de Cádiz debido a la obra en dos cruceros, uno de Thomson y otro de Pullmantur, a la varada del 'Juan Carlos I' y a la reparación de un buque de transporte animal. No hay que olvidar que el calendario de obras para este último trimestre del año arrancó, precisamente, el pasado 24 de septiembre con la llegada al dique dos del astillero del ferry 'Volcán de Tamasite', de la naviera canaria Armas.

Tras la obra del 'Tamasite', el astillero de la capital abordó un plan de actuación para tres cruceros de la compañía Marella Cruise, que están llegando a Cádiz desde mediados de septiembre de manera escalonada. Así, el primero ha sido el 'Discovery', que abandona la factoría esta misma semana, y también la fragata 'Victoria' de la Armada, que ultima una varada técnica de mantenimiento.

Carga para la industria auxiliar

El astillero de Cádiz representa el 9%, según datos de la propia Navantia, de la plantilla de los astilleros en la Bahía. De hecho, cuenta con unos 162 trabajadores en nómina, con el handicap de que, al menos, el 37%, se encuentra en la edad próxima a la jubilación, razón por la cual la industria auxiliar es clave en este centro.

Los nuevos trabajos a los que se enfrenta el astillero de la capital se focalizan, sobre todo, en una obra de envergadura en el 'Zenith' que, al margen del trabajo de mantenimiento de casco y sala de máquinas, abordará también una reforma interior de calado para la redistribución de espacios comunes y camarotes. Se da la circunstancia de que Pullmantur, propietaria del barco, trae sus propios operarios para este tipo de acciones, aunque Navantia trabaja para que las navieras deleguen estos trabajos en empresas de la Bahía de Cádiz. Cabe recordar que este barco ya superó en noviembre de 2016 en el astillero de Cádiz otra importante obra de modernización.

El barco de los millonarios, el 'The World', vuelve a Cádiz el próximo mayo para una reforma

En cuanto a los buques de la Marella Cruise, se trata de un trabajo a contrarreloj para cumplir con los plazos en poco más de ocho días. Cabe recordar que el astillero gaditano realizó la pasada primavera un importante trabajo de transformación en uno de sus barcos. La inglesa TUI Cruise, que explota los barcos de la marca Mein Shiff, caracterizados por su casco de color azul marino, transfirió a la compañía Marella Cruise uno de ellos, el 'Mein Shiff I' y el astillero de Cádiz se encargó de su cambio de look para salir de la planta con nueva fisonomía y nuevo nombre: el ‘Marella Explorer’.

El astillero de Cádiz juega en este escenario de cambios un papel clave, ya que ha sido seleccionado por las navieras para cambiar la imagen de los cruceros que venden o traspasan, es decir, el 'Mein Shiff I' entró el pasado 14 de abril en el dique cuatro con el emblema y la imagen de la TUI y lo abandonó dos semanas después con un nuevo logotipo y bajo la denominación de 'Marella Explorer', ya propiedad de la naviera Marella Cruise.

El mejor registro de reparaciones de cruceros de la planta de la capital fue hace tres años con 16 buques

No fue la primera vez que Navantia se enfrentaba en Cádiz al cambio de imagen de un crucero. El astillero gaditano ha practicado en los dos últimos años tres importantes transformaciones. La primera de ellas tuvo lugar en febrero de 2016 cuando el 'Empress', de la compañía Pullmantur, pasó a manos de la Royal Caribbean , que lo rebautizó como 'Empress of the Seas'. El crucero entró con casco azul y con el gran logotipo de Pullmantur, y salió 25 días después pintado de blanco y con el logo del gran ancla que distingue a los buques de la Royal Caribbean.

La reparación de cruceros en el astillero de Cádiz se ha convertido en una fuente de empleo y de ingresos que va a más. El mejor año en materia de reparación de cruceros para Navantia fue 2016, con con una cifra histórica tras reparar en la Bahía un total de 16 barcos. El gasto medio de los trabajadores que participan en la reforma de un crucero es de 20 euros diarios, lo que significa que el impacto de una obra de la envergadura del ‘Disney Wonder’ ha dejado unos ingresos de 9 millones de euros en la economía de la ciudad.