PESCA

Mínima subida de la cuota de pesca de atún rojo en las almadrabas para 2019

La reunión del ICCAT en Dubrovnik culmina con una asignación para el sector de 1.350 toneladas para la próxima campaña, unas 60 más que en 2018

Sabor agridulce para los almadraberos gaditanos, que tendrán que esperar otro año para alcanzar las 1.440 toneladas de 2008

CÁDIZActualizado:

La reunión celebrada la pasada semana en la ciudad croata de Dubrovnik del máximo órgano internacional que regula la pesca del atún rojo en el Atlántico y en el Mediterráneo ha terminado este martes de madrugada con un sabor agridulce para los almadraberos gaditanos. La Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) llegó a un acuerdo sobre un plan de ordenación plurianual revisado para el atún rojo del Atlántico este y Mediterráneo y ha dejado constancia de que la especia está totalmente recuperada después de diez años de restricciones y ajustes en su pesca. Sin embargo, el reparto de cuota no satisface a las cuatro almadrabas de Cádiz, que esperaban en 2019 llegar al nivel que tenían cunado se aplicó la restricción en 2008, es decir, las 1.440 toneladas. La reunión de la ICCAT destina a España para la próxima temporada un total de 5.559 toneladas para las distintas pesquerías del atún rojo, de las que 1.350, solo un 13% más que en 2018, unas 60 toneladas de incremento, corresponden al sector almadrabero.

Los expertos constatan la recuperación de la especie tras diez años de restricciones y ajustes en sus capturas

La responsable de la Organización de Productores Pesqueros de Almadraba, Marta Crespo, reconoce a la vuelta de la reunión que el encuentro de Dubrovnik ha sido, en líneas generales, satisfactorio porque establece un plan específico, pero los almadraberos seguimos pagando los platos rotos porque nuestra cuota no sube un 20% como se había determinado en la reunión celebrada en Marrakech el pasado año, donde se estableció un incremento lineal con este porcentaje hasta 2020. El motivo obedece, según Crespo, a que en el reparto del pastel han entrado nuevos países, como son el caso de Egipto, Turquía, Albania y Túnez, lo que obliga a un reparto más amplio.

La Comisión se reunió para evaluar los resultados del plan de trabajo de 2018 junto con la situación actual de la aplicación de las medidas regulativas en vigor, así como para establecer medidas de conservación y ordenación para el futuro. Durante 2018, se ha llevado a cabo una evaluación de stock científica y completa de dos especies: Patudo (Thunnus obesus) y aguja azul (Makaira nigricans). En total, se adoptaron 12 Recomendaciones y dos Resoluciones que cubren varias cuestiones relacionadas con la conservación de los atunes y especies afines y la ordenación de las pesquerías. La Comisión se mostró de acuerdo con seguir adelante con la adopción del paquete de enmiendas exhaustivas para modernizar el Convenio de ICCAT, que se han desarrollado a lo largo de los últimos cinco años en el seno del Grupo de trabajo encargado de enmendar el Convenio.

La entrada de cuatro nuevos países en la pesca de atún reduce el reparto mundial de cuotas de la tarta

La 21ª reunión extraordinaria de ICCAT fue inaugurada por el viceprimer ministro y el ministro de agricultura de la República de Croacia y acogió a más de 650 delegados de 45 Partes contratantes, de dos Partes, entidades, entidades o entidades pesqueras no contratantes colaboradoras y observadores de una Parte no contratante, dos organizaciones internacionales y 21 organizaciones no gubernamentales. El nuevo presidente de ICCAT, Sr Raúl Delgado, en su discurso final, agradeció a todas las Partes contratantes la transparencia con la que desarrollaron sus trabajos y su buena voluntad para asegurar que se cumplen los objetivos de esta Comisión: la conservación de los stocks.

No obstante, la cuota de pesca asignada a España aún puede variar ya que el Gobierno español elabora un Real Decreto sobre este arte de pesca que puede afectar directamente a las almadrabas. Nuestro país ha pasado de 5.000 toneladas de cuota de atún rojo en 2018 a sumar 5.559 toneladas para 2019, que se reparten el sector artesanal del Estrecho, palangre, Canarias, cerco, cebo vivo y almadrabas.

La temporada de pesca del atún rojo de 2018 terminó el pasado junio con más de 6.000 capturas en las cuatro almadrabas gaditanas de Barbate, Zahara, Conil y Tarifa. Solo las tres últimas alcanzaron las 5.497 toneladas. La primera ‘levantá, tuvo lugar el pasado 24 de abril.

Marta Crespo, de la OPP, comentó en su momento que la campaña de 2018 se llevó a cabo con una fuerte presencia de observadores del organismo regulador que han vigilado muy de cerca el cumplimento de la normativa en cuanto a calibre y cuota. De hecho, fue también constante la presencia de la Guardia Civil en las almadrabas.

Las medidas de restricción implantadas en los últimos diez años por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún del Atlántico (ICCAT) han permitido una reproducción masiva. Pese a todo, los gestores que velan por el mantenimiento de la especie tampoco abrieron del todo la mano a su pesca en la campaña de 2018. La reunión de este órgano, compuesto por una comisión de expertos y científicos de medio centenar de países, celebrada en octubre de 2017 en Marrakech, pese a constatar que la especie ha evolucionado de manera muy satisfactoria, se optó por ampliar la cuota general de pesca en solo 4.000 toneladas, pasando de 28.000 a 32.000 para el conjunto de países regulados por el ICCAT. Esta misma progresión se mantendrá hasta 2020, año en el que se alcanzarán las 36.000 toneladas de pesca.

Las almadrabas lograron en aquella reunión de Marrakech un cupo de 1.292 toneladas para la campaña de 2018, es decir, 200 más que en 2017, sin embargo, la asignación seguía sin cubrir las expectativas del sector gaditano tras diez años de bajadas y restricciones a la espera de que en 2019 se alcanzaran las 1.440, sin embargo, no ha sido así. El cupo está aún lejos de las 1.585 toneladas que tenían asignadas en 2006, cuando se implantaron los recortes.

La situación obligará, una vez más, al sector almadrabero de Cádiz a buscar más cuota en otras pesquerías. Los empresarios acuden desde hace años al País Vasco, Cantabria y Murcia, entre otras, a comprar más cuota de pesca y engordar así el cupo asignado a nuestra provincia.

El sector, desde luego, no respirará tranquilo hasta que no vea cumplida sus expectativas con la aprobación de un nuevo tramo de cuota, similar al de 2008, cuando empezó el ajuste.