La secretaria de Estado de Comercio, en el centro, durante su comparecencia.
La secretaria de Estado de Comercio, en el centro, durante su comparecencia. - L.V.
CONTRATO CORBETAS

El Gobierno rectifica y será una comisión interministerial la que revisará la venta de bombas a Arabia Saudí

La portavoz del Ejecutivo no ve una «crisis diplomática» con Riad, solo una «alguna discrepancia» que espera que se resuelva «en horas»

La secretaria de Estado de Comercio ha asegurado que el contrato de las corbetas «sigue en marcha»

El presidente del comité de empresa de Navantia San Fernando ha asegurado que la embajada saudí ha dado un ultimátum al Gobierno de Sánchez

CádizActualizado:

El anuncio de que el Ministerio de Defensa anulará una venta de 400 bombas del Ejército de Tierra a Arabia Saudí es por el momento una declaración de intenciones que todavía tiene que pasar por la discusión de una comisión de varios ministerios y someterse a distintos matices, han informado fuentes gubernamentales.

Este viernes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha evitado responder a las preguntas sobre si el Ejecutivo se plantea rectificar esa decisión, ante el temor de que anular esa operación termine perjudicando el macro contrato con Arabia Saudí que esperan los astilleros de Navantia en Cádiz, para la construcción de cinco corbetas.

La decisión está ahora en manos de una comisión interministerial. «No le puedo contestar porque depende de la resolución a la que llegue la comisión, la respuesta no la tenemos todavía», ha dicho Celaá cuando se le ha preguntado si el Gobierno sigue siendo contrario a la operación de venta de bombas del Ejército de Tierra a este país.

El motivo de una paralización sería el temor de que esas bombas puedan usarse en ataques en Yemen. Sin embargo, el presidente del comité de empresa de Navantia, Jesús Peralta, ha afirmado este viernes que ha tenido noticia de que la embajada saudí en España ha dado «un ultimátum» para conseguir una rectificación. La propia presidenta andaluza, Susana Díaz, ha pedido al Gobierno que actúe cuanto antes.

«Una solución satisfactoria para todas las partes»

En la rueda de prensa, Celaá no ha confirmado ninguna información y se ha limitado a insistir en que el Gobierno está trabajando para «encontrar una solución satisfactoria para todas las partes», que pase por «mantener buenas relaciones con Arabia Saudí» y al mismo tiempo asegurar la carga de trabajo de los astilleros en Cádiz.

La portavoz no cree que haya «crisis diplomática» con Riad, sino tal vez «un intercambio de opinión» y«alguna discrepancia» que, a su juicio, «se resolverá en horas». Según ha dicho, el Gobierno se mantiene «firme» en mantener relaciones de colaboración con Arabia Saudí y«eso implica mantener los compromisos internacionales del Gobierno, y Arabia Saudí hará lo mismo».

Celaá tampoco ha detallado la composición de la comisión interministerial encargada del asunto, que se reunirá en los próximos días. Generalmente, la encargada de aprobar las ventas de armas es la Junta Interministerial de Material de Defensa y Doble Uso, formada por Presidencia, Exteriores, Defensa, Economía, Industria, Hacienda, Interior y Energía -según un decreto de 2014-.

Sus conclusiones serán comunicadas al Consejo de Ministros, que adoptará una decisión que espera sea satisfactoria para todos. «Este es un Gobierno diferente y tiene su propio criterio, pero los 6.000 trabajadores de la bahía de Cádiz pueden estar seguros de que este Gobierno está con ellos», ha zanjado, en alusión al contrato de las corbetas.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá
La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá

Según Comercio, el contrato sigue en marcha

La secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, ha asegurado este viernes que el contrato de venta de cinco corbetas a Arabia Saudí «sigue en marcha» y ha garantizado que el Ejecutivo no lo va a «poner en riesgo» teniendo en cuenta el amplio volumen de empleo que va a generar en los astilleros de Navantia.

En una comparecencia en el Congreso, Méndez ha asegurado que el contrato «sigue vigente» y, de hecho, Arabia Saudí ya ha realizado los primeros pagos. «Hasta donde yo sé, la fabricación, funcionamiento y vigencia del contrato sigue en marcha», ha trasladado.

Inquietud entre los trabajadores

La secretaria de Estado ha dado esta garantía ante las alertas lanzadas por los sindicatos de los astilleros, que este viernes incluso han cortado la carretera CA-33 ante el temor de que Arabia Saudí revocase la compra en respuesta a la decisión del Ministerio de Defensa de paralizar la venta de 400 bombas de precisión.

Ante los grupos parlamentarios, Méndez ha garantizado que el empleo en los astilleros de Cádiz es un asunto «prioritario» para el Gobierno y por ello el Ejecutivo «no va a poner en riesgo» el contrato de venta de corbetas.

Según ha recordado, se trata de una operación por la que Navantia construirá cinco corbetas por un importe de 1.800 millones de euros, con la creación de 6.000 empleos anuales durante cinco años para la empresa y la industria auxiliar.

Pese a ello, cuando el primer buque esté listo para exportar a Arabia Saudí, tendrá que pasar todos los filtros de la comisión creada para dar el visto bueno a las exportaciones de material de defensa y doble uso, la Junta Interministerial para el Comercio y Control del Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso (JIMDDU).

Preocupación de los sindicatos

Por su parte, la secretaria general de la UGT-Andalucía, Carmen Castilla, ha expresado la preocupación por el mantenimiento del contrato y ha confiado en que la vía diplomática dé sus frutos.

En declaraciones a los periodistas con motivo de la inauguración de una exposición sobre los 130 años de la UGT-Sevilla, ha precisado que todavía no hay nada oficial sobre el temor a que corra peligro el contrato para la construcción en Navantia de dichas corbetas tras confirmar el Ministerio de Defensa que ha iniciado los trámites para dejar de vender bombas a Arabia Saudí.

Castilla ha asegurado que UGT «presionará» para que se mantenga dicho contrato, que firmó el pasado julio el Gobierno de Arabia Saudí. Asimismo, ha reivindicado más carga de trabajo para Navantia porque es una industria que está muy bien preparada y pueden asumir más contratos que «revitalicen la economía de Cádiz».

Un horizonte negro

Mientras que CCOO Andalucía ha manifestado su preocupación por la posible pérdida de este contrato «como consecuencia de las actuaciones del Gobierno central» y ha advertido de que «si no hay reacción efectiva por parte de Pedro Sánchez, el panorama que puede dibujarse en el sector naval en España es bastante negro».

Así se ha pronunciado el secretario general de la Federación de Industria de CCOO-A, José Manuel Moreno Cerrejón, quien ha asegurado que este contrato es «un elemento estratégico para el mantenimiento del empleo, no solo para San Fernando, sino para el conjunto de la bahía de Cádiz y para el conjunto de Navantia», y añade que su pérdida «afectaría seriamente» a las cuentas de la empresa.

En este sentido, ha explicado que «hasta hace 48 horas» estaban inmersos en la negociación de un plan industrial y de un convenio colectivo en una situación de suficiencia de carga de trabajo por los contratos articulados, el cual «en este momento corre el riesgo de irse al traste». «Podemos estar pasando de una situación donde había futuro a una en la que no lo hay», ha avisado.

«Ni compartimos la decisión que a este respecto pueda estar tomando el Gobierno de la Nación ni compartimos la decisión que el de Arabia Saudí ha tomado sobre el acuerdo de las corbetas», ha criticado Cerrejón, quien ha asegurado que «todavía hay margen para negociar»; no obstante, «otra cosa es el planteamiento que el Ejecutivo haga», al que ha emplazado a «hacer movimientos para que se mantenga el contrato«.

Igualmente, ha indicado que «no se puede olvidar que el tema de las bombas es una cosa y el de las corbetas otra» porque «son elementos absolutamente independientes y no deberían de circular estas cuestiones por los cauces y caminos» que lo hacen ahora. «Insisto, estamos enfrentándonos a una situación donde el futuro se vuelve del revés convirtiéndose en un horizonte negro», ha profundizado.

Cerrejón ha asegurado que confía en que no se pierda el acuerdo, así como que en CCOO-A están «expectantes y presionando a todas las instancias, desde la propia presidencia de Navantia, hasta el Gobierno de la Nación» para que esto tenga «una salida razonable e impere la cordura».

La única voz socialista

Por su parte el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Cádiz, Fran González, y responsable del partido en la capital gaditana, ha sido la única voz socialista que en la bahía de Cádiz se ha pronunciado al respecto de las decisiones de su partido a nivel nacional. En este sentido, ha respaldado la actuación del Gobierno de la Nación al tiempo que se ha puesto del lado de los trabajadores con unas declaraciones algo ambiguas: «En el PSOE hacemos política con y para los trabajadores de Navantia y la Bahía, no a su costa. Nos estamos empleando a fondo y el asunto va a ir bien, pero los aspavientos perjudican. Algunos solo tuitean y escriben tribunas, otros hacemos Cádiz», ha dicho aludiendo directamente al alcalde de Cádiz y al alcaldable del PP, Juancho Ortiz.