Vista panorámica del portaeronaves ‘Juan Carlos I’, con base en Rota
Vista panorámica del portaeronaves ‘Juan Carlos I’, con base en Rota - LA VOZ
INDUSTRIA

España exhibe al ‘Juan Carlos I’ en India

La Armada apoya a Navantia en la pugna con Francia por el megacontrato para construir cuatro portaeronaves

El presidente de la compañía mostrará en Bombay entre el 2 y el 6 de junio las ventajas que presenta la oferta naval española

CÁDIZActualizado:

Navantia ha encontrado en la Armada española uno de los mejores aliados para vender en el exterior su capacidad tecnológica y su potencia como constructora naval. Una vez más, el Ministerio de Defensa ha salido en apoyo de los astilleros públicos y ha permitido el despliegue del portaeronaves ‘Juan Carlos I’ hasta la ciudad de Bombay, donde se exhibirá como ejemplo de la industria naval militar de nuestro país.

El buque español partió el pasado 1 de mayo de su base, en Rota, hacia Kuwait, para participar en la operación internacional Inherent Resolve contra el Estado Islámico. El barco ha transportado hasta allí a una unidad de helicópteros para su despliegue en Irak. De regreso a España, el ‘Juan Carlos I’ realizará una escala en el puerto de Bombay, donde apoyará la misión comercial de Navantia.

El gobierno de Nueva Delhi mantiene los planes de renovación de su flota que inició antes de 2015 y, por ello, sigue adelante con el concurso abierto para la construcción en sus astilleros de cuatro buques de asalto anfibio. Navantia se encuentra en la lista corta de seleccionados para lograr este contrato y compite directamente con los franceses de Noval Group. Francia también ha aprovechado la ocasión para sacar músculo y exhibir en aguas de la India uno de sus cinco buques de asalto anfibio de la clase Mistral.

Las espadas están en alto y aún no hay nada decidido, aunque el gobierno indio ha mostrado interés por resolver el contrato a corto plazo después de una década de letargo.

Alianza estratégica

Navantia no viaja sola en este proyecto. La empresa española ha firmado una alianza estratégica con la multinacional india Larsen & Toubro, con sede en Munbai, que desarrolla proyectos de construcción naval en todo el mundo. La unión ha dado fuerza a la propuesta que defiende Navantia, basada en un buque similar al 'Juan Carlos I'. Cabe recordar que la empresa española ya ha construido para Australia dos barcos de asalto anfibio –el 'Adelaida' y el 'Camberra'- de las mismas características que precisa India. Además, Navantia construye en estos momentos en el astillero de Sedef, en Estambul (Turquía), el portaeronaves ‘Anadolu’ para la Marina de aquel país. Navantia también presentó en su oferta las variantes de los buques de asalto anfibio (LPD) de la Armada Española ‘Galicia’ L-51 y ‘Castilla’ L-52.

El buque partió de Rota el 1 de mayo y regresa a España tras participar en una misión militar en el Kuwait

El contrato de India será por transferencia tecnológica, es decir, Navantia pondría el diseño y la tecnología, mientras que la obra se ejecutará en la planta india de Chennai. La relación entre Navantia y India no es nueva. Precisamente, la empresa española logró en 2005 junto a la francesa DCNS un contrato para la construcción de seis submarinos del tipo Scorpene para la Marina de la India por un importe de 1.200 millones de euros. En marzo de 2015, tuvo lugar la botadura del primero de ellos en los astilleros de Mazagón (Bombay). Se trataba del 'Kalvari'.

India inició así la modernización de su Armada, especialmente de sus 13 submarinos, la mayoría de la época soviética. .

No obstante, Navantia renunció a participar en la construcción de otros seis nuevos submarinos. La compañía española no respondió en su momento a la demanda de información en el plazo fijado por el gobierno indio, debido al intenso trabajo que desarrolla para sacar adelante la serie de submarinos S80 para la Armada española. Ahora intenta llevarse el gato al agua de los cuatro buques de asalto anfibio.

La Armada ha prestado su apoyo a Navantia en varias ocasiones. De hecho, las últimas actuaciones han sido con las fragatas de la serie F-100. El Ministerio de Defensa autorizó el despliegue de la 'Méndez Núñez' (F-104) en Arabia Saudí durante la negociación del acuerdo de las cinco corbetas. Igualmente, la Armada desplegó en Australia al Buque de Aprovisionamiento en Combate (BAC)‘Cantabria’ cuando negociaba con aquel país el acuerdo para la construcción en Ferrol de dos buques logísticos para la Armada australiana.

La ejecución de la obra se llevará a cabo en el astillero indio de Chennai por transferencia tecnológica

Navantia esta inmersa en estos momentos en varios concursos internacionales que se resolverán en los próximos dos años. El más inmediato es el de Australia, cuyo gobierno desvelará en breve qué empresa se encargará finalmente de construir nueve fragatas para su Marina. Navantia compite aquí con la italiana Fincantieri y la inglesa BAE. La compañía española parte en este concurso con ventaja, ya que en la última década ha sido el referente de la renovación de la flota australiana con la construcción de tres destructores, dos porta-aeronaves, dos buques logísticos y doce lanchas de desembarco. Además, el último paso que ha dado el Gobierno en relación al concurso de las fragatas ha sido el visto bueno a que estos buques lleven incorporado el sistema de defensa Aegis, un sistema que desarrolla Navantia y la norteamericana Lockheed Martin. Las obras de estos buques arrancarían en aquel país en 2020. La inversión asciende a 35.000 millones de dólares australianos (unos 22.895 millones de euros) y la intención del Gobierno australiano es adjudicarlo a un único competidor.

La carrera de Navantia por asegurar más carga de trabajo en el ámbito de la construcción militar sigue abierta con las ofertas presentadas a Canadá para la ejecución de quince fragatas y de 20 para la US-Navy. La mejora económica ha traído la reactivación de otros contratos internacionales que se encontraban paralizados. La compañía firmó el pasado abril el preacuerdo para la construcción en San Fernando de cinco corbetas.