SOLIDARIDAD

Pro Derechos Humanos vuelve a exigir el cierre de los CIEs y reclama centros abiertos para los migrantes

La entidad defiende un mar solidario y acogedor y condena las muertes en el Estrecho

Actualizado:

Un centenar de personas se concentró en la tarde de este martes en Algeciras en memoria de los cuatro migrantes fallecidos este fin de semana al intentar cruzar el Estrecho de Gibraltar.

La protesta, convocada por la Plataforma Pro Derechos Humanos, se ha desarrollado en la Plaza Alta de Algeciras bajo el lema «No más muertes en el Estrecho. Por un mar solidario y acogedor».

Velas y claveles rendían tributo a las vidas que se ha cobrado estos días la inmigración. Miembros de la plataforma convocante, Algeciras Acoge y otras entidades, así como ciudadanos a título particular, acudieron a esta llamada.

Aventino Andrés, de la Plataforma Pro Derechos Humanos, fue el encargado de dar lectura a un manifiesto que recordaba que más de 47 personas no han podido cumplir su sueño de iniciar una vida mejor al morir en el intento.

Pro Derechos Humanos volvió a denunciar la situación que encuentran los migrantes al llegar a España y reclamó de nuevo el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs) así como una inversión «decidida» en cooperación al desarrollo en los países de origen.

Alternativas eficaces y humanas

Desde la Plataforma se afirmó que para quienes llegan, su destino es el internamiento en centros «que incumplen sus derechos y libertades». En este sentido, se defiende que las medidas alternativas al internamiento «son menos costosas y dan respuestas más ágiles, eficaces y humanas a situaciones puntuales de grandes llegadas de inmigrantes».

Al respecto, se recordó que dichas medidas cuentan con el apoyo de organismos internacionales y el respaldo del Fondo para el Asilo, la Migración y la Integración, «entre sus objetivos a financiar están las alternativas al internamiento. Si estas medidas son legalmente posibles, acordes con los derechos humanos y menos intrusivas con los derechos fundamentales, económicamente eficaces y su implementación, financiable por Europa, ha llegado el momento de recuperar el concepto de internamiento como la última de las opciones posibles y limitar hasta casi su desaparición los CIEs sustituyéndolos por centros abiertos bajo la tutela del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y la gestión directa de ONGs», se añadió por parte de la Plataforma.

Amplificar y mejorar el programa estatal de acogida humanitaria como sistema estable y no coyuntural fue otra de las reivindicaciones de esta concentración.

El reto del Estrecho

«La situación en el Estrecho y el Mediterráneo sigue siendo un reto global. Los estándares mínimos internacionales de derechos humanos, simplemente, no se cumplen. Estamos ante un reto global de la Unión Europea y no sólo de uno de sus estados. Sólo podremos atajarlo actuando sobre las causas y no sobre sus consecuencias, siendo necesaria una decidida inversión en cooperación al desarrollo en los países de origen y garantizando vías seguras de acceso a Europa para quienes llegan huyendo de conflictos bélicos o persecución por motivos políticos, religiosos u otros», señalaba el manifiesto.

«Los números no dicen nada»

La Plataforma Pro Derechos Humanos denunció nuevamente que el fenómeno de la migración se quede en los números y no en las personas: «Los números no nos dicen nada, pero sí las personas. Nadie que está seguro en su país o que tiene sus necesidades básicas cubiertas se arriesga a adentrarse en un mar oscuro y peligroso».

«Basta ya. Por un Estrecho de vida y de esperanza, por un mar solidario y acogedor», concluía el manifiesto. La concentración terminó con dos minutos de silencio por los cuatro migrantes fallecidos en el Estrecho de Gibraltar.