Piquete en la puerta de la prisión y quema de neumáticos.
PROVINCIA

Corte de accesos y comunicaciones en las prisiones de Cádiz por la huelga de funcionarios

El seguimiento de la manifestación convocada para reclamar mejoras salariales y de seguridad está siendo «masivo», según los convocantes

Actualizado:

Por tercer día consecutivo, los funcionarios de las prisiones de la provincia han salido de nuevo este lunes desde primera hora de la mañana a la calle, a las puertas de las cárceles, para pedirle al Gobierno que «de una vez» les escuche. Que «cumpla con lo prometido» sobre las mejoras salariales y de seguridad que vienen reclamando desde hace años y que no están siendo atendidas, según denuncian. En un comunicado conjunto emitido al inicio de la huelga, los sindicatos han lamentado que llevan «más de diez años» sufriendo «el olvido de la administración», lo que ha provocado además el «deterioro» del servicio que tienen que cumplir y además que sus propias vidas «estén corriendo peligro» ya que se ven obligados a ejercer su trabajo sin las garantías de seguridad suficientes.

En esta tercera jornada de huelga, los funcionarios de prisiones se han concentrado desde primera hora a la puerta de la prisión de Puerto III, cortando la vía de acceso a este importante centro penitenciario, donde se han colocado los piquetes informativos. La movilización también se ha producido en Puerto I, Puerto II y Botafuegos (Algeciras). Han quemado algunos neumáticos y lanzado proclamas portando pancartas donde se podía leer, entre otros mensajes, 'No más agresiones, más seguridad' o 'Tu abandono me puede matar'. Los funcionarios no han permitido el acceso de los servicios mínimos y de momento se está funcionando con los servicios de noche. No se han producido incidentes de gravedad ni cargas policiales. Además, a lo largo de estos tres primeros días de huelga, ha habido varios incidentes en el interior de los centros penitenciarios, con plantes por parte de grupos de presos, disconformes con la falta de comunicación con familiares.

Ya durante este pasado fin de semana se interrumpieron las comunicaciones a las que los presos tienen derecho con sus familiares. Se da el caso de que son los sábados o domingos cuando más visitas reciben los reclusos, como en el caso por ejemplo de los etarras cuyos familiares se trasladan desde el País Vasco para verlos. Según fuentes consultadas, el seguimiento de la huelga, apoyada por todas las fuerzas sindicales en una plataforma común, está siendo «masivo». Instituciones Penitenciarias rebaja estas cifras de manera oficial.

Además de los retrasos en las entradas de los diferentes turnos, como es normal se está viendo alterada la rutina habitual de las cárceles como la salida al patio de los internos. Sí existe la presencia 24 horas de un médico y un ATS pero otros servicios o atenciones se están viendo claramente afectados.

La movilización también supone un riesgo para los propios funcionarios porque se reduce el número de trabajadores que hay en los módulos con respecto al de los internos. Así por ejemplo en Puerto III están funcionando con una veintena de funcionarios, en vez de los 75 que son habitualmente, para atender a todos los reclusos que hay. Un riesgo que asumen y que entienden que es necesario pasar para cumplir el objetivo.

El fin último de estas jornadas de huelga protagonizadas en octubre y de las cuatro convocadas ahora en noviembre es exigir al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que «cumpla con lo prometido» y que se destine una partida de 123 millones de euros en el periodo 2019-2021 para la subida salarial de los 25.000 funcionarios de prisiones.