Los contratos de verano han contribuido a mejorar el mercado laboral del último trimestre
Los contratos de verano han contribuido a mejorar el mercado laboral del último trimestre - A. V.
LABORAL

Cádiz abandona el furgón de cola del paro

La EPA del tercer trimestre del año deja la tasa de desempleo más baja de la década, con un 24,7%

Entre julio y septiembre se ha recortado el contingente de parados de Cádiz en 13.400 personas

CÁDIZActualizado:

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre del año confirman una evolución positiva para el mercado laboral gaditano, otra cosa son las interpretaciones políticas, pero los números evidencian una caída del desempleo en Cádiz entre julio y septiembre, y un incremento en el número de ocupados. También es cierto que esta radiografía positiva es fruto de los mejores meses de ocupación gracias a los efectos de las contrataciones de verano.

Así, la EPA del tercer trimestre arroja un recorte de 13.400 parados con respecto al trimestre anterior y de 20.800 si lo comparamos con el mismo trimestre de 2017. En este mismo cuadro estadístico observamos como el número de ocupados crece en 8.000 personas en relación al trimestre anterior y en 4.300 con respecto al mismo trimestre del año anterior. Este balance nos lleva a un dato muy significativo y es que la tasa de paro en Cádiz se sitúa en el 24,7%, la más baja de los últimos diez años. Es decir, para encontrar un dato similar hay que remontarse al cuarto trimestre de 2008, cuya tasa de paro fue del 21,8%. Pese a todo, la tasa gaditana sigue estando por encima de la media nacional, que es del 14,5%. No obstante, la provincia abandona con ello el furgón de cola del desempleo, que ahora ocupan, entre otras provincias, Huelva,con el 25,9%, Almería, con el 25,5%, y Córdoba, con el 25,4%. Esta vez, Cádiz es la sexta provincia de toda España con mayor número de personas sin trabajo, por detrás de Barcelona, Madrid, Valencia, Sevilla y Málaga.

También aumenta el número de ocupados que se sitúa en 422.300, lo que supone 8.000 más que el trimestre anterior

Sin embargo, no podemos olvidar que la provincia ha ocupado ese tren del desempleo durante años. La tasa más alta de paro se registró en el primer trimestre de 2014 con un 43,2%, mientras que la más baja se localiza en el tercer trimestre de 2006, con el 13,10%.

La tasa de actividad también merece una mención especial. La EPA del tercer trimestre del año la sitúa el 54,8%, un punto menos que en el trimestre anterior y también en el interanual. Pese a todo, la provincia ha mantenido la actividad en unos parámetros estables durante los últimos cuatro años que oscilan entre el 52% y el 57%. En este punto, el economista Javier Fernández, destaca que la EPA del tercer trimestre refleja, por un lado, creación de empleo y bajada del paro pero, por otro, una población activa en edad de trabajar que se mantiene y no avanza. Fernández apunta que el envejecimiento de la población de Cádiz y la mano de obra gaditana que salió de la provincia a buscar empleo en otra parte influyen en este estancamiento de las tasa de actividad. Para Fernández es necesario ahora consolidar ese empleo y, sobre todo, captar nuevas inversiones que permitan el regreso a Cádiz de esa población que se marchó durante la crisis.

En términos interanuales, el paro ha sufrido un tijeretazo en Cádiz de 20.800 personas

Algunos expertos consultados por LA VOZ pronostican que las expectativas laborales en Cádiz son alentadoras. El contrato de las corbetas saudíes para su construcción en el astillero de San Fernando, con más de 6.000 empleos previstos, provocarán un efecto dinamizador en el mercado laboral gaditano durante los próximos cinco años. No quiere decir que este contrato naval sea la solución al paro de Cádiz, pero sí que contribuirá a reducir el paro. Estamos ante una oportunidad histórica para atraer más inversión a la provincia.

El tercer trimestre de 2018 se salda con 138.700 personas desempleadas, de las cuales el 54% son mujeres, lo cual sitúa la tasa de paro en un 24’72%, entre las mujeres sigue estando por encima del 30%. Cabe destacar el diferencial de más de 10 puntos con la media de España, y más de 2 con la media andaluza.

Desde CC OO, por ejemplo, se destaca el descenso del paro en más de 13.000 personas con respecto al trimestre anterior y lo achaca a la actividad de los meses de verano. En este sentido la central sindical incide en la dependencia de la economía gaditana del sector servicio, que es cada vez mayor.

CC OO achaca el resultado de esta radiografía laboral a los efectos de los contratos de verano

Los datos indican, según el sindicato, la gravedad de la situación de los desempleados en Cádiz sin ingresos, prácticamente la mitad de estas personas, 68.534, un 49,41%, no tienen prestación, que contrasta con la media andaluza que es del 38’2% o la provincia de Jaén que las personas desempleadas sin prestación alcanzan 17%. Las dificultades para encontrar empleo entre colectivos específicos y zonas de la provincia con tasas muy altas, "conllevan a un paro de larga duración, que hemos venido a denominar crónico que es especialmente grave en nuestra provincia, y que ahonda en poblaciones concretas llevando a las familias a situaciones de extrema pobreza".

Los datos reflejan el diferencial entre el descenso e la población parada y la población ocupada. En este trimestre el número de personas ocupadas ha alcanzado el número de 422.300 personas, 4.300 personas más que en el mismo trimestre del año anterior, entre las mujeres se ha producido una pérdida de ocupación de 1.500 mujeres, frente al incremento de la ocupación masculina en 5.900.

Los expertos inciden ahora en consolidar el empleo y recuperar la mano de obra que salió de Cádiz con la crisis

En este sentido, CC OO sigue reclamando planes concretos de empleo para la provincia, la necesidad de seguir fortaleciendo nuestro sector industrial, naval, logístico y portuario, generadores de empleo de calidad, fomentar un empleo vinculado al sector turístico y de servicios que aporte estabilidad y calidad en el empleo, sostenible medioambientalmente y socialmente, pero que también sea capaz de competir por calidad, ello es garantía de permanencia y arraigo turístico, evitando los riesgos de inestabilidad vinculados a otros factores de circunstancias en el mundo. .