Martínez de Pinillos, junto al alcalde, el día de la reapertura del pabellón.
Martínez de Pinillos, junto al alcalde, el día de la reapertura del pabellón. - La Voz
Municipal

Pérez Dorao califica de «chapuza» la obra del Francisco Blanca

Ha lamentado que «el propio Martínez de Pinillos nos reconozca que comprobó personalmente que no se filtraba el agua echando agua con una manguera sobre el tejado»

CádizActualizado:

El concejal del grupo municipal No Adscrito del Ayuntamiento de Cádiz, Juan Manuel Pérez Dorao, ha denunciado la «chapuza» realizada en el pabellón Francisco Blanca al comprobarse tras su reapertura y puesta en servicio que «el complejo deportivo ha quedado anegado e inutilizado tras las primeras lluvias».

El concejal del grupo independiente ha declarado que, tras lo ocurrido enestas instalaciones deportivas que han estado durante años cerradas al público, los grupos de la oposición solicitaron un Consejo Rector extraordinario del IMD, el cual se celebró en la tarde del lunes para que «se nos diera explicación de los detalles de la reparación y nueva puesta en servicio de la infraestructura deportiva».

Pérez Dorao ha añadido que en dicho Consejo Rector se comunicó que la Oficina Técnica del Ayuntamiento planteó un proyecto de impermeabilización de toda la cubierta por un importe de 100.000 euros.

Finalmente, por una decisión política y no técnica, «se decidió ejecutar por razones económicas sólo una impermeabilización de las juntas que existen entre los paneles que componen la cubierta a dos aguas del edificio. Este arreglo costó 9.000 euros, lo que evidentemente ha supuesto un parche y no el arreglo idóneo».

El edil ha criticado los motivos expuestos por el concejal del área, Adrián Martínez de Pinillos, en el Consejo Rector del IMD para «excusar lo ocurrido en el pabellón tras su reapertura».

Según ha señalado, «Martínez de Pinillos nos dijo que él fue quien realizó las pruebas de estanqueidad para verificar que la cubierta había quedado suficientemente aislada echando agua con una manguera sobre el tejado y que quedó satisfecho con el resultado de la prueba realizada por él mismo».

Pérez Dorao denuncia que «se ha recepcionado la obra sin realizarse las pruebas de estanqueidad adecuadas y sin haberse realizado una comprobación por el experto correspondiente de que el edificio estaba en las condiciones idóneas, con el riesgo que esto supone para su uso público».

A todo lo expuesto anteriormente, el concejal del grupo No Adscrito ha incidido en que «a la chapuza que se ha hecho se añade que un técnico municipal corroboró en el Consejo Rector que no existían garantías de que no vaya a seguir entrando agua en el pabellón municipal».

Ante esta situación, el edil ha concluido manifestando que «seguimos sufriendo la falta de gestión del equipo de Gobierno y la falta de interés por hacer las cosas bien. Nos parece un despropósito que después de siete años que lleva el polideportivo cerrado se abra al final de mandato en estas condiciones».