Algunas de las piezas que están siendo recuperadas en el CAS de Cádiz
Algunas de las piezas que están siendo recuperadas en el CAS de Cádiz - A. Vázquez
Cádiz

Patrimonio subacuático: La herencia sumergida de Cádiz

El Centro de Arqueología Subacuática de La Caleta (CAS) abre sus puertas el próximo fin de semana para celebrar las Jornadas Europeas de Arqueología

M. Landeta
Actualizado:

La historia de Cádiz siempre ha estado ligada al mar desde su fundación por navegantes fenicios hasta la actualidad con la industria naval, el comercio marítimo, la pesca y los cruceros. Su estratégica ubicación geográfica, a caballo entre el Atlántico y el Mediterráneo, convirtieron a Gadir, a Gades, a Cádiz, en la puerta del comercio con América y también con Filipinas a través de la flota de Indias y el conocido como Galeón de Manila. El mar siempre ha sido una gran arteria de comunicación que ha servido para transportar mercancías pero, sobre todo, cultura.

Cádiz ha estado desde la antigüedad vinculada al mar, pero «el patrimonio subacuático es un gran desconocido para el gaditano y para la sociedad», explica la coordinadora del máster en Arqueología Náutica y Subacuática, Alicia Arévalo, un prestigioso postgrado de la Universidad de Cádiz que se engloba en la Escuela Internacional de Estudios del Mar, y que tiene una proyección y una demanda internacional.

Arévalo confirma que el Museo Provincial de Cádiz expone algunas piezas recuperadas del fondo marino pero en su mayoría «pertenecen a épocas antiguas y son fruto de hallazgos casuales». La catedrática indica que no existe una exposición específica que cohesione los descubrimientos y que de una visión integral como sucede en el ARQUA, el Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena. «Las personas que visitan Cádiz no se hacen una idea de todo el patrimonio cultural subacuático que hay en las costas gaditanas. Existe poca visibilidad de nuestra historia marítima», reivindica. Para Arévalo, desde la Universidad hay una preocupación por la formación y la especialización pero la transferencia de conocimiento debería ser más directa y un museo específico ayudaría «como catalizador de esas sinergias».

El reciente convenio firmando entre la UCA y el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) para actividades de docencia y formación en el ámbito de la arqueología subacuática, también ha puesto en el foco de la actualidad en la necesidad de recuperar y promocionar el patrimonio marítimo de la ciudad.

Pecios fascinantes

El litoral gaditano cuenta con 56 zonas inscritas como Bien de Interés Cultural en el catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, al estar constatado la existencia de pecios hundidos. Hay otras 42 zonas de servidumbre arqueológica, lo que quiere decir que, en estas áreas no existen certezas pero si hay indicios de que se pueden encontrar restos de valor. Y es que la gran mayoría de los galeones de Indias naufragados están en el fondo de la Bahía de Cádiz.

Carmen García Rivera es la directora del Centro de Arqueología Subacuática (CAS), la institución que se encarga de determinar las zonas de protección, además de localizar, estudiar, catalogar y, si es con garantías, recuperar los pecios.

García Rivera recalca que la arqueología subacuática es una disciplina científica y quiere desligarla de la idea romántica del «cazador de tesoros» que no tiene la conservación como su prioridad. El celoso trabajo de este centro fue el «culpable» de que la zona de la nueva terminal de contenedores se catalogara como de servidumbre arqueológica. Aunque nunca se habían encontrado restos, se presuponía que podían existir... y, efectivamente, aparecieron los pecios Delta 1,2 y 3. « La obra estuvo obligada a fijar cautelas arqueológicas y la draga contó con la presencia de arqueólogos que evitaron daños irreversibles en el patrimonio».

Muchos de los yacimientos estudiados por el CAS son de barcos de guerra, de los que se han extraído piezas de artillería. Por ejemplo, en las instalaciones de La Caleta se encuentra uno de los cañones de hierro de 12 libras que se han recuperado del mítico ‘Bucentaure’, el navío que capitaneaba el almirante Villeneuve y desde el que se daban las órdenes a toda la flota combinada en la batalla de Trafalgar allá por octubre de 1805. El ‘Bucentaure’ se hundió durante el temporal que barrió la Bahía de Cádiz días después de terminar la batalla que supuso, entre otras cosas, el fin del poderío naval de España.

Puertas abiertas

Los yacimientos y conjuntos arqueológicos andaluces harán actividades especiales los días 14, 15 y 16 de junio para celebrar las Jornadas Europeas de la Arqueología. El CAS ha programado dos visitas para el fin de semana destinadas a explicar en qué consiste la arqueología subacuática y el trabajo que realiza desde hace más de veinte años este centro dependiente al Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH).

El viernes y el sábado se realizarán dos visitas cada día que comenzarán a las 11 y a las 12 de la mañana y que permitirán conocer las instalaciones que se ubican en el Balneario de La Caleta. Cabe recordar que el número de participantes en estas actividades es limitado y es obligatorio inscribirse previamente.

Conocer el trabajo que se realiza desde instituciones como el Centro Andaluz de Arqueología Subacuática y la Universidad de Cádizpermite que la sociedad tome conciencia de importancia de cultural que tiene un patrimonio que –aunque sumergido–, debe tener un reconocimiento emergente porque es historia de la humanidad.